Los juegos de Telltale siempre conllevan un vínculo emocional ya que somos los propios jugadores los que elegimos qué ocurre y cuándo ocurre en una historia pero dentro de los títulos de esta desarrolladora quizás el más emocionalmente agotador sea la saga de The Walking Dead.

spoiler_alert_by_chwen_hoou-d9tal96

Obviando el hecho de que nos encontramos inmersos en un mundo donde los zombies empiezan a devorar a todo el mundo, lo que conlleva que muera mucha gente, el hecho de ponernos en la piel de una persona que crea lazos con otras personas y que debe tomar decisiones muy difíciles hace que jugar a esta saga sea toda una experiencia emocional y que te deja descubrir quién eres (no de algún modo que solo un psicólogo podría analizar, pero eh, lo hace).
Nos hacen unirnos a los personajes desde el minuto uno:

  • En la temporada 1, donde juegan con lo fácil de hacernos ser los guardianes de una niña pequeña, adorable e indefensa a la que sí o sí vamos a proteger de todo mal, humano o zombie.
    Intentan que entendamos el pasado de Lee, el protagonista, que nos apeguemos a él y nos hacen sentirnos responsables de la vida de Clementine y de la del resto de personajes que nos vamos encontrando según vamos pasando por decisiones cada vez más difíciles de tomar y por situaciones límite, como la de la farmacia.

A cada herida, física o psicológica, de algún miembro del grupo y a cada muerte o abandono de alguien el nivel de pena y sufrimiento que podemos experimentar, aunque sea a uno muy bajo, va haciéndose más real poco a poco. Y entonces llega el final de la temporada 1.
Empieza mal, con Lee siendo mordido por un zombie cuando está despistado buscando a una Clementine desaparecida y desde ese momento sabemos que la evolución de esa historia no va a acabar bien. En este capítulo los genios de Telltale nos descubren que hay muchas formas de hacernos sufrir emocionalmente y que la suya además es lenta y angustiosa.

  • En la temporada 2 nos hacen controlar a la entrañable Clementine, de la que ya se encargaron de encariñarnos en la anterior temporada, y nos encontramos sin comerlo ni beberlo en la piel de una jovencita que es capaz de subsistir en este mundo apocalíptico incluso si se encuentra sola pero que añora la calidez de la compañía de otras personas. A lo largo de los capítulos podemos elegir cómo queremos que sea Clementine: que le quede algo de humanidad del antiguo mundo o que esté totalmente rendida al modo de vida del apocalipsis zombie.
    fb0b9acd4985e410ab57a1cbdb5c2b0d
    Fuente. El cambio de Clementine.

    En esta temporada somos capaces de reconocer un patrón en este mundo de no muertos, muerte y desolación que ya vimos en la primera temporada y es que no hay un sitio que vaya a permanecer seguro para siempre. Además, observamos el cambio que hay en el trato con personas ya que muchos consideran a Clementine una niña con suerte que sobrevive con la ayuda de los demás, menospreciando todas las habilidades que demuestra, incluida la capacidad de razonar con otras personas y llegar a animar a luchar por su vida a éstas.

Aunque en realidad se repite la misma situación que había cuando manejábamos a Lee: se espera que seamos capaces de tomar todas las decisiones difíciles incluidas las de elegir quién vive y quién muere.
Como cabe esperar el final de esta temporada es trágico y muy emocional además de dejar abierta la puerta a una tercera temporada que ya ha sido anunciada por Telltale.

Dentro de esta saga también se encuentran los tres episodios que tratan sobre Michonne, una de las supervivientes más duras del grupo de The Walking Dead.
La historia que se cuenta en The Walking Dead: Michonne ocurre después de los sucesos con Negan, recién presentado en la serie pero más que conocido en los cómics, y mezclan la historia de Michonne en el presente y el trágico pasado que lleva a la espalda.
Con este juego, Telltale ha añadido a su mecánica más quick time events y algunos tan impresionantes como pulverizar a varios zombies.

En estos episodios vamos comprendiendo la tristeza que consume a Michonne y por qué es tan reacia a las relaciones con otras personas además de poder observar las visiones que tiene, las cuales no dejan de recordarle que sus hijas ya no están vivas.

Con todo esto dicho, Telltale se lleva una enhorabuena y un gran aplauso por mi parte ya que he llorado con todos y cada uno de los episodios de este juego (y yo no soy de lágrima fácil) y les animo a que sigan haciendo unos videojuegos que enganchan tanto y que hacen vivir experiencias más allá de los cincos sentidos.

Los vídeos son propiedad de TheHushedGamer, RabidRetrospectGames y MKIceAndFire