A pesar de que el nombre de este artículo parezca el título de una película de serie b sobre zombis no va a tratar ni más ni menos que de la pandemia que empezó hace varios años sobre los zombis y todo lo relacionado con ellos, especialmente en cuanto a videojuegos.

Si es cierto que videojuegos sobre zombis hay para aburrir incluso al amante más aguerrido de esta temática, ¿cuántos pueden presumir de ser un verdadero juego de terror? Mi respuesta es “muy pocos”. Sí, todos pueden tener algún momento o monstruo especial que dé miedo (o algo parecido) y sí, todos describen, a su manera, el drama de la pérdida de vidas humanas en un apocalipsis zombi pero casi ninguno, por no decir que ninguno en absoluto, es capaz de reproducir, ni siquiera llegar a mostrar remotamente ni un ápice del terror que esta enfermedad produciría en la realidad. Pero vayamos poco a poco.
El primer videojuego que se basó en los no muertos fue Zombie Zombie (1984), desarrollado por Angela Sutherland, Sandy White y Spaceman Ltd. para ZX Spectrum, que nos ponía en la piel de un cazador de zombis en un entorno hostil donde debíamos utilizar un pequeño helicóptero para mover bloques de sitio y crear nuestra propia estrategia para acabar con los no muertos. A partir de aquí surgieron más y más juegos, cada uno cambiando aspectos como la estética, el tipo de zombis y el tipo de juego pero todos con el mismo tema: los zombis.

zombiezombie_1320093461
Fuente. Vaya, gracias.

La saga más famosa sobre zombis es Resident Evil de Capcom y la que más cambios ha sufrido desde su primer lanzamiento en 1996. Si bien la saga empezó centrándose más en el terror, poniendo a los personajes y a nosotros mismos en situaciones que ponen los pelos de punta y con sustos inesperados, a lo largo de los años ha ido decantándose por el estilo shooter de acción. Quiero señalar, con especial cariño y añoranza, dos de los juegos que más me han marcado de esta saga: Resident Evil 2 (1998) y Resident Evil 3: Némesis (1999).
En el primero fui una jugadora y una observadora que vivió con bastante miedo y curiosidad la aventura de la supervivencia en un apocalipsis zombi en una pequeña ciudad llamada Raccoon City de la mano de Leon S. Kennedy, controlado por mi hermano, y Claire Redfield, controlada por mí. A la temprana edad en la que me encontraba en este año fui testigo de lo que un virus creado con toda la mala intención del mundo podía ocasionar al mundo y del pánico y el terror que ocasionarían en todas las personas, incluso en las más valientes como lo son los protagonistas de esta entrega de Resident Evil. Pero mi curiosidad y mis ganas de hacer el bien hicieron que me enfrentara a todo ese miedo y me terminara pasando el juego, y fue ahí donde me convertí en una fanática de los zombis (a pesar del trauma que tengo con esta saga de juegos, todo sea dicho).
En Resident Evil 3: Némesis fui más una jugadora pasiva, siendo la ayudante moral y segundo par de ojos de un amigo, y nunca jamás podré olvidar todos y cada uno de los sustos que casi me provocan un infarto patrocinados por el bueno de Némesis.
Y, a pesar de que mi amor a esta saga acabó aquí, Resident Evil siguió sacando a la luz más y más entregas en distintas consolas y de distintas formas de juego pero ninguna transmitía el horror de los nombrados anteriormente. Al final del camino, con Resident Evil 6 (2012) y Resident Evil: Umbrella Corps (2016), la saga se ha convertido en un shooter de zombis y el miedo ha quedado en un tercer plano.

1778-re3-choices-png_2d00_610x0
Fuente. Una decisión difícil…

Pero esta visión del videojuego de zombis en el que nos pasamos las horas masacrando a hordas de ellos en vez de escondernos o huir no sólo pasa con la famosa saga de Capcom, la gran mayoría de los juegos de zombis están enfocados de esta manera.
Dead Rising (2006) trata sobre la creación de un virus a través de abejas parásitas que convierte a las personas en zombis con mente en colmena que se desencadena en un centro comercial de una ciudad de Estados Unidos. En la primera entrega estamos en la piel del periodista Frank West que además de sobrevivir tiene las misiones de ayudar a todos los supervivientes que se encuentre y desvelar quién es el responsable de este virus en el tiempo exacto de 3 días. Aparte de spin-offs, la saga continuó con Dead Rising 2 (2010) donde el protagonista es una ex-estrella del motocross llamado Chuck Greene que tiene como objetivo principal ayudar a sobrevivir a su hija pequeña que necesita una dosis de Zombrex, el antibiótico contra la enfermedad zombi, además de revelar al culpable de la fuga de zombies que se produce en esta entrega y de la que le culpan a él.
Y entonces llegó Dead Rising 3 (2013). Antes de continuar quiero recordar que una característica de esta saga es que en todos y cada uno de sus juegos los protagonistas pueden crear todo tipo de armas para machacar zombis y cada cual es más ridículamente asombrosa que la anterior.
Bien, sabiendo esto, en la tercera secuela manejamos a Nick Ramos, un joven mecánico que cuenta con la destreza suficiente como para crear vehículos masacrazombis. Esta vez no solo nos bastamos de armas tan increíbles como una doble sierra o un oso explosivo: contamos con vehículos de destrucción masiva.

2376450-8710961479-7zkmt
Fuente. “Vamos Señor Oso, acabe con ellos”.

No me iré sin mencionar a la también famosa saga Dead Island (2011) que aunque consigue escapar un poco más de la temática “mata-mata” añadiendo más peso en la supervivencia (porque es muy fácil morir en una horda de zombis, ojo) no deja de ser familia de los ya nombrados. Poco más que decir de estos dos juegos: la historia va muy bien en la paradisíaca isla de Banoi hasta que en una fiesta de borrachera, lujo y desenfreno alguien empieza a comerse a alguien y, en fin, el resto ya lo sabéis: el apocalipsis.

dead-island-many-bodies_110059-1920x1200
Fuente. Creo que paso de entrar a esta tienda.

Pero yo, personalmente, no perdí nunca la esperanza de que en algún momento de la existencia humana alguna desarrolladora o estudio independiente o una sola persona fuera capaz de sacar un juego que mostrara el terror y la desesperación que provocan estas criaturas no muertas después de que la única experiencia terrorífica que tuve con estos seres se diese en el 98. Y sí que apareció mi salvador, nada más y nada menos que en forma de juego en acceso anticipado y con estética pixelada: Project Zomboid de The Indie Stone.

14552
Fuente. “Hagan cola de manera ordenada o llamaré a seguridad”

Este juego de 2013 que aún está en acceso anticipado si bien no asusta mucho, aunque algún sobresalto sí que provoca, te deja bien claro desde el principio lo que hay: desesperación ante las hordas de no muertos, escasez de recursos, histeria y muerte. Porque sí, te adelanta que vas a morir sí o sí, pero de las dotes de supervivencia que cada uno tenga es de lo que depende la muerte que va a tener el personaje.
Que sí, que miedo, lo que se dice miedo no da, pero es el único de esta temática que se aleja de ser un slasher y ya está. ¿Tan escasos de imaginación están los game devs para crear un juego que dé un mínimo de miedo y en el que no todo dependa de masacrar de mil maneras distintas a hordas casi infinitas de zombis? Pues parece ser que es cierto, la imaginación y la creatividad están de capa caída últimamente y no solo en el mundo de los videojuegos, mirad también en el cine de terror lo que está pasando.

Aun así, después de recuperar un poco la fe en los game devs, los juegos de zombis seguían sin cambiar y yo, en la búsqueda de mi particular Edén de no-muertos, pasé por alto un juego de esta temática por el simple y llano hecho de que no poseía la consola para la que era exclusivo: ZombiU de Ubisoft (2012). Este título de WiiU es, para sorpresa de todos, uno de los mejores juegos de zombis que se han hecho en esta época. Sí, para mucha gente estaré exagerando o estaré simplemente loca pero ZombiU tiene todo lo que yo necesito de un juego de terror: terror.
No sólo cuenta con zombis que te persiguen, sino que la ambientación de una Londres apocalíptica con su característica niebla y casi sin luces para vislumbrar a tus enemigos o una salida le añaden un plus importante. Además, la supervivencia es mucho más importante que el combate con los zombis pues la salud de nuestro personaje es difícil de recuperar ya que los kits de primeros auxilios son objetos que se deben crear y los recursos no abundan precisamente.
Otro punto a favor de este juego es la permadeath: una vez que nuestro personaje muere, queda muerto o no-muerto, siempre puedes encontrarte a tu anterior yo intentando comerte con todos tus recursos en su espalda.

zombiu_640891
Fuente. Disculpe, creo que eso es de los señores que tiene detrás.

El terror es subjetivo, pero este juego sí ha conseguido sobresaltarme, sí ha conseguido ponerme tan tensa que he necesitado secarme las manos en los pantalones y sí ha conseguido devolverme la fe en los game devs definitivamente. Pero claro, no iba a poder conseguirlo si sólo estaba disponible en WiiU, hasta que Steam oyó mis plegarias.
ZOMBI (2015) es la adaptación para PC, PS4 y Xbox One de ZombiU y cuenta con todos los detalles del título salvo uno de los más jugosos: la capacidad de jugar con el pad de WiiU. Este pad que cuenta con una pequeña pantalla complementaria a la de la televisión que nos permite disfrutar de dos puntos de vista distintos en este juego: en el pad podemos observar los objetos que podemos coger u otra actividad que necesite de esta pantalla anexa y en la pantalla del televisor podemos ver a nuestro personaje ajeno a su alrededor, pero somos el ojo vigilante que es testigo de cómo los zombis se mueven mientras nuestro incauto superviviente sigue con lo suyo. Creedme cuando os digo que es realmente aterrador tener que coger varios objetos y ver como un zombi corre hacia tu personaje y no tener tiempo suficiente para reaccionar y salvarlo.

Vídeo propiedad del canal de Youtube de Ubisoft

A pesar de haber encontrado este singular Santo Grial de los juegos de zombis que no se dedican a matar sin sentido, el mercado va a seguir llenándose de los “mata-mata” y de los modo zombi en juegos tipo shooter y los dioses saben cuándo volverá a aparecer un survival de terror en el que tengas que sobrevivir de verdad, pero no hay que perder la esperanza. Mientras tanto, siempre nos quedará la Londres apocalíptica.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com