Hoy vengo a tratar un tema que es posible que pase mucho, muchísimo, en todos los ámbitos de la vida, pero como yo hablo de videojuegos me voy a centrar en este.

Empecemos dejando claras dos ideas:

  • Como debería ser obvio ya, cada persona es un mundo y piensan y actúan de maneras distintas. Con esto, existe la variedad en el mundo y no somos todos un rebaño de robots programados para regirse por las mismas ideas y motivaciones.
  • Jugar a videojuegos es una afición con la que se pasa un buen rato y se desconecta de la vida diaria, aunque ahora para muchos sea un trabajo, pero como no es el caso de toda la humanidad y los eventos de e-sports son puntuales, se presupone que se juega para disfrutar, se gane o se pierda o pase lo que pase.

Bien, pues dicho esto, voy al tema principal de este artículo: las Opiniones y consejos que no se piden y se dan (a partir de ahora OCNPD).
Tengo más que claro y estoy más que segura de que el 100% de la población que juega a videojuegos ha sufrido la aparición de OCNPD en más de una ocasión, incluso sin la necesidad de estar jugando a un juego online.
“¿Pero señorita, qué es una OCNPD?” Pues a pesar de que el nombre que le he puesto lo deja bastante claro os voy a explicar aún más y mejor qué son: son los pensamientos dichos en voz alta, o escritos y exhibidos en público, de algún individuo que no es uno mismo que tienen como misión comunicar una idea de dicho individuo, incluso cuando nadie le ha pedido que lo haga.
Un ejemplo es ese comentario de un amigo que lleva jugando más tiempo que uno mismo a un juego y que indica que su opinión formada por la experiencia le da la razón y le da poder para señalar qué forma de jugar es la correcta.
Os va sonando el tema, ¿verdad?

Es verdad que las OCNPD no tienen intención de molestar ni menospreciar a nadie pero, ¡sorpresa! lo hacen. Con esto no quiero decir que los típicos consejos que se dan por ayudar a mejorar sean absolutamente todos odiosos o que se hagan por demostrar superioridad, pero los que te vienen a indicar cómo disfrutar de un pasatiempo suelen serlo.
Si no, extrapoladlo a otra actividad: imaginad que estáis leyendo un libro o escuchando música y, de repente, una persona desconocida (o conocida) se acerca y os dice que ese libro se lee mejor en su idioma original o que esa canción es mejor acompañarla del videoclip oficial. ¿Qué le diríais? Pongo la mano en el fuego en que, por lo menos, le diríais que muchas gracias por el consejo, pero que preferís hacerlo como lo estáis haciendo. Y ¿si a esa contestación sin faltas de respeto os contesta con un “hazme caso, yo sé más”? O ¿“vaya imbécil, no tienes ni puta idea”? Y así subida de tono tras subida de tono hasta que acaba mentando a nuestra madre o algo parecido.

OW insulto
Fuente: Ka’alshya. Los healers también insultan.

Pues esa situación tan surrealista que en la vida real no se da, o al menos yo no lo he visto de esa manera tan absurda, sucede día tras día en cualquier juego y más aún si es online.
Voy a dar por hecho que se debe al poder que nos otorga el anonimato, el que nunca sabrán quiénes somos, pero aun así sigo sin explicarme la necesidad de entrometerse en el disfrute de alguien. ¿No juego como tú lo harías? Genial, así tenemos diversidad y dinamismo y podemos aprender el uno del otro y no hacer este juego aburridísimo y monótono. “Pero es que así vas a perder/morir”. Muy bien, ese es mi problema. Déjame aprender de mis errores pero, sobre todo, déjame disfrutar del juego.

También hay que matizar aquí una cosa: los trolls.
Todos nos hemos cruzado también con alguien al que simplemente le apetece hacer el tonto online y fastidia la partida a los demás o que, simplemente, su pasión es arruinar la experiencia de juego de los demás. Con esto os pongo de ejemplo a los jugadores de un MMORPG que están ya al nivel máximo y esperan a los recién llegados en una zona donde se les puede atacar y se quedan ahí hasta que se aburren ellos o los otros.

La diferencia entre ambos está en que los trolls lo hacen aposta, quieren estropear la diversión de los demás y es el objetivo final de sus acciones, sin embargo el de los primeros es simple y llanamente disfrutar de un juego y jugarlo a su manera sin intenciones de molestar a nadie.
También tengo que admitir otra cosa: yo lo he hecho y seguro que algunos de vosotros también.

Dishonor!
Fuente: Imgur. ¡Deshonra sobre mi vaca bien merecida!

Acortando un poco el párrafo bíblico que he montado aquí en un momento, solo decir que los videojuegos están hechos para disfrutar, incluyendo los online que además sirven como herramienta para socializar y crear amistades, cosa que se ve que se ha perdido del todo porque una gran cantidad de gente solo lo ve como un medio para ser insufrible.
Aquí os dejo una pregunta para reflexionar: ¿Dónde está el problema?

(El vídeo no es de mi propiedad y la fuente es anónima respetando la decisión del propietario)

Buy Me a Coffee at ko-fi.com