The Vanishing of Ethan Carter: un paseo demasiado largo

The Vanishing of Ethan Carter: un paseo demasiado largo

The Vanishing of Ethan Carter es uno de esos juegos a los que he querido jugar desde hace bastante tiempo, un walking simulator que prometía ser interesante y con una estética de las que te dejan embobado mirando la pantalla. Este walking simulator, desarrollado y editado por The Astronauts, salió a la luz ya hace más de cuatro años, lo cual es sorprendente si tenemos en cuenta su calidad gráfica, pero ya hablaremos de eso. Ahora vayamos a la historia. ¿De qué trata The Vanishing of Ethan Carter?

El jugador encarna el papel de un detective con habilidades sobrenaturales, Paul Prospero, que llega a Red Creek Valley como respuesta a la llamada de auxilio de Ethan Carter, un niño que también tiene un don especial. Aparecemos en la vía abandonada de un tren, rodeados de bosque y naturaleza sin saber muy bien qué hacer ni a dónde dirigirnos. Lo que sí sabemos es que algo malo ha pasado y tenemos que encontrar a Ethan antes de que sea demasiado tarde.

1.jpg

Lo primero que destaca de The Vanishing of Ethan Carter y que, en mi opinión, ha sido lo mejor del juego, es el apartado gráfico. El escenario es muy amplio, permitiendo que nos movamos a nuestro antojo por él sin restricciones, y todo lo que vemos es absolutamente precioso, tanto el uso de la luz como la composición de los paisajes, destacando las texturas, cuya calidad y minuciosidad roza la perfección (en serio, lo de las texturas de este juego es de otro universo). Nos moveremos por bosques, casas abandonadas, lugares subterráneos y otros parajes naturales que más de una vez nos obligarán a detenernos y mirar a nuestro alrededor un buen rato, sólo para apreciar el detalle y la belleza que hay en cada rincón de Red Creek Valley.

Como decía, The Vanishing of Ethan Carter nos ofrece un espacio bastante amplio por el que movernos, y esto es algo importante a la hora de hablar de sus mecánicas, ya que a medida que nos vayamos moviendo iremos encontrando puzles que tendremos que resolver, pero el juego no nos pide que lo hagamos en ningún orden completo, sino que podemos ir haciéndolos de manera no lineal. Estos puzles, en su mayoría, se basan en encontrar objetos que devolver al lugar al que pertenecieron para reconstruir, con la habilidad especial de Paul, una escena sucedida en el pasado. Cuando nos encontremos un punto clave del puzle iremos viendo aparecer pistas a modo de preguntas y deducciones en la pantalla como si fuera el hilo de pensamientos del protagonista. De esta forma, cada objeto encontrado será una pieza añadida al puzle que, al estar completo, abrirá para nosotros una ventana a lo que ocurrió en Red Creek Valley.

2.jpg

Lo positivo de estos puzles es la manera en la que suceden, ya que entremezclan la imaginación de Ethan con la realidad, de modo que muchas veces no sabremos si lo que estamos viviendo es parte de alguna de las historias que él escribía o algo que sucedió realmente. Todos esos momentos del pasado están de alguna manera impregnados de la fantasía del niño, lo que da un aire de irrealidad muy desconcertante al juego, pero también muy interesante.
Lo negativo es el tiempo que se necesita para completar cada puzle. Sé que esto es algo muy personal y que cada uno lo vive de una forma, pero en mi caso ha sido un lastre tremendo mientras jugaba y me he cansado bastante buscando los objetos por los escenarios, dando vueltas y más vueltas porque no los encontraba, lo cual ha acabado haciendo que me aburriera, me desesperara y perdiera el interés por lo que estaba pasando. De hecho, hubo una parte en la que casi abandono el juego, y es cuando nos adentramos en la mina. Los que hayáis jugado sabréis de qué hablo. Fue el horror más absoluto dar vueltas por esos túneles, y no fueron pocas las veces que cerré el juego, cabreada y sin ánimos de continuar.

Ya digo que esto es muy personal y lo es por varios motivos. Para empezar no todo el mundo es tan despistado como yo, y para seguir no todo el mundo tiene la misma paciencia para “perder” el tiempo, porque a este título no podemos jugar a la carrera, sino que hay que ir muy despacio, fijándonos en todo, y no apresurarnos, lo que implica invertir bastante tiempo sólo en recorrer los escenarios. A algunos es probable que eso no les suponga ningún problema y disfruten muchísimo de la historia, que es realmente interesante en sí misma, pero para otros, como es mi caso, puede que les suponga una traba que impida tener una buena experiencia jugable.

3.jpg

«I could feel two kind of darkness here, in Red Creek Valley. The first you walk into and, with any luck, you walk out off. But the other darkness was deeper, stickier, unknowable, and It wanna me to leave.»

Me ha molestado especialmente tener que “pasarlo mal” jugando debido a esto porque el juego tiene muchas virtudes y hay cosas de las que podría haber disfrutado el doble de no haber sido por la cantidad de horas empleadas en buscar cosas. Vivimos en una época de horarios y rutinas apretadas y la sensación de estar, literalmente, perdiendo el tiempo, no me ha ayudado nada a divertirme con The Vanishing of Ethan Carter. Por lo demás, es un walking simulator con una historia que tiene mejor desarrollo que final (el cual en parte me decepcionó porque ya me lo esperaba) y que destaca principalmente por su impresionante apartado gráfico.

Recomendable para todos los amantes más pacientes del género que quieran perderse en los misterios de un lugar tan precioso e inhóspito como es Red Creek Valley.

Cómprame un café en ko-fi.com

Laura Tejada
Laura Tejada @_LauraTejada

Escritora y creadora compulsiva de mundos imposibles. Vivo en un faro entre dos ciudades: una flota en las nubes, la otra está sumergida en el mar. Ad astra per aspera.

2 comentarios
Pablo Martínez
Pablo Martínez 24/06/2018 a las 12:22 pm

Buenas Laura. Para empezar felicitarte por tu forma de analizar y expresar lo que sientes cuando juegas a un juego. Me suelo identificar muy a menudo contigo, y digo suelo porque este análisis ha sido la excepción. Quería recalcar que efectivamente tanto la historia, gráficos, apartado artístico y jugabilidad son excepcionales. Y coincido contigo en la mayoría de apartados, salvo en el de que has perdido demasiado tiempo encontrando los objetos fundamentales para resolver diversos puzzles. No sé sí caíste en que cuando hay un objeto que debes encontrar aparecen una serie de letras con el nombre de ese objeto, que al ir desplazando el cursor por la pantalla estas se van concentrando hasta formar una sola. Eso ya te está indicando hacia la dirección donde debes dirigirte, pero es que ademas te muestra una imagen de dicho objeto y los puntos de referencia que hay a su alrededor para poder ubicarlo más fácilmente.
En cuanto a la parte subterránea es otro menester. Es verdad que es más complicado la cosa y es fácil desorientarte con facilidad. Pero salvo eso, me parece el mejor walking Simulator junto al Everybody’s gone to the rapture ( que por cierto lo analizarse de forma magistral). Un saludo y continua haciendo lo que se te da también, que es jugar, vivir y analizar los juegos 😉

Laura Tejada
Laura Tejada 07/07/2018 a las 4:21 pm

Muchas gracias, Pablo (^_^)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: