Vermintide 2: ¡No seas rata!

Vermintide 2: ¡No seas rata!

Los juegos siempre han formado parte de mi vida, tanto en formato digital como en físico, sobre tablero. Durante muchos años, uno de mis mayores entretenimientos fueron los mundos de Warhammer, tanto Fantasy como 40K, y es por esto que, cada vez que se anuncia una nueva adaptación a videojuego, mi corazón se acelera por la emoción de descubrir nuevas aventuras.

Ya sea en un futuro mecanizado como en Dawn of War o en un mundo caótico de fantasía como en Mordheim, lo que está claro es que Games Workshop ha sabido crear experiencias profundas y divertidas que explotan y popularizan el extenso universo que han desarrollado durante tantos años.

Aquí es donde entra Vermintide, un proyecto que sobre el papel parecía ser un éxito garantizado, pero que con el tiempo se quedó en poco más que una prueba de concepto. Con una jugabilidad que recuerda a los archiconocidos Left 4 Dead, elementos RPG y un mundo lleno de riqueza visual, se olía el pelotazo. Sin embargo, numerosos problemas de rendimiento y de conexión llevaron a que la comunidad de jugadores se dispersara y olvidara este título, que a menudo se hacía repetitivo por su falta de opciones.

Vermintide1[1]

No obstante, la segunda entrega se ha estrenado recientemente y no puedo más que expresar mi alegría al ver que se han solventado la enorme mayoría de problemas que comento, y es que Vermintide 2 es la antítesis de la monotonía.

Cada personaje ha recibido tres profesiones diferentes, cada una de ellas con sus propias habilidades especiales y su propio árbol de talentos, dando así 15 estilos de juego personalizables que aumentan la profundidad y la variedad. Además, los nuevos tipos de armas y efectos ofrecen soluciones (y también problemas) con los que afrontar los numerosos desafíos que se nos presentarán.

Eso sí, no sólo han cambiado los personajes, sino que los enemigos también han recibido un merecido lavado de cara y a las siempre presentes ratas Skaven se han unido las fuerzas del Caos, con hechiceros, guerreros, abominaciones y más, a la vez que se han añadido nuevas unidades y mecánicas a las ya existentes. Esto no sólo adereza las partidas desde un punto de vista visual, sino que cada vez que entremos a explorar un mapa estará aleatoriamente poblado de conjuntos de estos enemigos.

warhammer_vermintide_ii-3916445[1].jpg

Así se entiende que el modo de juego principal sean partidas multijugador en mapeados al azar: ninguna será igual que la anterior. Quizá la primera vez te encuentres en una ciudad infestada de ratas, que te aplastarán con su superioridad numérica y su agilidad, pero si vuelves a jugar en esa localización puede que esta vez sean los bárbaros del norte quienes ocupen las calles. Sin embargo, no deberías sonreír ante la perspectiva de que los seguidores del Caos sean menos abundantes: cada uno de ellos es mucho más fuerte y resistente que una rata común.

Además, conocer los mapeados y rebuscar cada rincón también tiene su recompensa. En cada nivel, además de las pociones, bombas y demás suministros, hay escondidos un total de cinco libros: tres tomos y dos grimorios. Recoger estos objetos hace las partidas más desafiantes, puesto que los tomos evitan que puedas llevar pociones curativas o vendas, y los grimorios reducen el total de vida de los aventureros hasta en un 70% si se llevan ambos encima. Sin embargo, al finalizar la partida con estos coleccionables obtendremos mejoras sustanciales en los tesoros recibidos. ¿Elegirás riesgo o recompensa?

Acción, supervivencia y exploración, unidos bajo un impecable despliegue gráfico, hacen de Vermintide 2 una experiencia imprescindible en cualquier grupo de amigos que busque pasarlo bien. Sus opciones de personalización ofrecen una alta rejugabilidad, su dificultad fluctuante os mantendrá pegados a la silla, y todo por un precio envidiable.

¿Qué más razones necesitáis para disfrutar de las intensas batallas de este grupo de aventureros?

Cómprame un café en ko-fi.com

darukucelsius
darukucelsius

Juego a todo lo que se puede y más. Dame un RPG y no salgo de casa. Ser fangirl no va conmigo, pero el hype nos cambia a todas.

1 comentario
BoKeRoN
BoKeRoN 02/06/2018 a las 3:06 pm

Me estaba resistiendo, pero me lo has vendido. Buen análisis.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: