Tyranny, ser el malo es muy complicado

Tyranny, ser el malo es muy complicado

La lucha entre el bien y el mal, ese concepto tan usado, machacado y repetido en todos los ámbitos del arte: la mitad de las películas tratan sobre eso, muchos libros basan su trama en un bando de buenos contra otro de malos, tenemos miles de pinturas y esculturas que representan al bien contra el mal y los videojuegos no son menos, ¿cuántos videojuegos podéis nombrar que no tengan un bando malo y otro bueno?
Bien, y ahora responded a otra pregunta: ¿en cuántos nos dejan ser los malos? Hay varios títulos en los que se nos deja tener un karma que tira a malo realizando acciones de una ética y una moral dudosas, como en Fable o Fallout entre otros, pero ¿en cuántos empezamos siendo uno de los malos? Respuesta: en Tyranny (Paradox Interactive y Obsidian Entertainment, 2017).

Tyranny 1 Nivel Oculto

Fuente: Nivel Oculto. La conquista de las Cotas

De la mano de los creadores de la saga Pillars of Eternity somos conducidos al mismo universo pero donde el mal ha vencido a pesar de los esfuerzos del bien. Una misteriosa figura de la cual sólo se conoce el nombre, Kyros, se ha lanzado a la conquista de Terratus, consiguiendo uno a uno cada rincón hasta que solo queda un lugar: las Cotas. Y aquí entramos en juego, nunca mejor dicho.
Tras explicarnos que Kyros ha creado todo un sistema bajo el que se debe vivir y existe una jerarquía muy rígida donde unos pocos son los afortunados de poder formar parte, también se nos da a conocer que nosotros somos uno de ellos: somos un forjadestinos, los encargados de hacer cumplir la ley e impartir la justicia de Kyros.
Tras esto, podemos crear a nuestro personaje en un limitado pero vistoso creador de personajes en donde además del aspecto y nuestras habilidades, podremos elegir la historia que llevamos a nuestras espaldas y nuestro estandarte dentro del ejército de Kyros.

Personaje 1

Personaje 2

Fuente: Elaboración propia. Forjadestinos salvaje

Otro plus de este juego es que nos permite definir el papel que ha jugado nuestro personaje durante la conquista de las Cotas a través de la toma de decisiones sobre cómo actuar en cada escenario y también en qué lugares queremos estar. En este punto ya encontramos la primera decisión importante: a cuál de los dos cuerpos del ejército de Kyros en las Cotas queremos apoyar, a los Agraviados o al Cántico Escarlata. ¿Algunos de los dos es bueno? No. ¿Uno de los dos es menos malo? Tampoco. Depende de cada uno de nosotros. Tras esto, comenzará el juego en sí y las decisiones que hayamos tomado tendrán consecuencias en el mundo y los personajes que nos encontremos, dejándonos saber su opinión sobre nosotros a través de opciones de diálogo o con un diálogo especial que saltará cuando hablemos con ellos.Spoiler-AlertEsto nos lleva al sistema de facciones y relaciones de Tyranny. En cada opción de diálogo se nos hará saber qué consecuencia va a tener, si es que la tiene, y si va a ser positiva o negativa, además de si afecta a alguna facción o a la relación con algún NPC. ¿Que cuántas facciones nos vamos a encontrar? Pues desde los ejércitos de Kyros hasta poblaciones de las Cotas, pasando por tribus de mujeres bestia: en resumen y para no spoilear más, un montón. En cuanto a las relaciones la cosa se complica bastante, ya que tendremos que tener en cuenta cómo nos puede afectar que nos teman o que nos respeten nuestros compañeros y que nos odien o nos amen NPC importantes en la historia de Tyranny.

Relaciones

Fuente: Elaboración propia. Cuando tu jefe no sabe si amarte u odiarte

Cada relación, incluyendo también las que tendremos con facciones, desbloquea según avanza, tanto para mal como para bien, habilidades para nuestro personaje, por lo que a primera vista parece no importar que la cosa se nos vaya de madre y nos comportemos como el supuesto tirano que somos… ¿o sí que importa? Ya sabemos lo que dicen, hay que tener amigos hasta en el infierno.

Cabe añadir que a pesar de que podamos ser fieles a Kyros, el juego también nos ofrece la oportunidad de escoger otras vías. Una es la contraria, obviamente, la de ser el good guy; la otra es la apodada anarchist route por los jugadores. ¿Que por qué ese nombre? Porque mandamos todo a paseo: a los Agraviados, al Cántico Escarlata, a los rebeldes de las Cotas e incluso podemos mandar a paseo a Kyros. Solo importamos nosotros y nuestra sed de poder y nos va a ayudar a saciarla alguien muy cercano a Kyros…

Bleden Mark

Fuente: Fireden. Estúpido y sensual asesino…

Decidamos lo que decidamos, deberemos llevarlo hasta el final lo mejor que podamos y, a ser posible, sobreviviendo a todo lo que nos llegue. Eso no quiere decir que todo el mundo tenga que sobrevivir, nosotros decidimos quién viene y quién se queda, y eso incluye a los compañeros. Nada en este juego está predeterminado y podemos no reclutar a nuestros acompañantes, incluso acabar nosotros mismos con ellos, y seguir el camino completamente solos, pero ¿quién quiere estar solo en un mundo devastado, en guerra y con miles de enemigos por todos lados? Como ya sabemos, se necesitan amigos para todo (no, en serio, los necesitamos).

A lo largo de la historia se nos irán revelando hechos que nos harán preguntarnos quiénes somos y qué es lo que está pasando. Pero hagamos un pequeño paréntesis. La fuerza principal de Kyros es, aparte del misterio que le envuelve, su capacidad de crear edictos: palabras escritas que invocan poderes. Bien, sabiendo esto, no nos sorprenderá que todo el mundo esté asombrado de que nosotros seamos capaces de leer sus edictos y hacerlos reales y poder aplacarlos (ya que Kyros nos lo permite) pero la cosa empieza a ser sospechosa cuando somos el único forjadestinos que pronuncia y resuelve más de uno. Y esto va empeorando cuando entran en escena las Agujas: grandes construcciones de una misteriosa civilización anterior que responden ante nuestra presencia y nos permiten crear nuestros propios edictos. Boom. Ahora tenemos el mismo poder que Kyros y, dependiendo de cómo hayamos actuado en la historia, podemos contar con más o menos aliados que nos apoyarán, algunos de ellos incluso pueden abandonar a Kyros para apoyarnos si conseguimos convencerlos. Somos más poderosos que Kyros.

Y, decisión tras decisión, aventura tras aventura, llegaremos al final, a la última decisión que tomar y, probablemente la más difícil: ¿seremos fieles a Kyros hasta el final, obviando la lucha de los rebeldes que hemos conocido por el camino y los eventos que nos ponen en el centro del conflicto como una fuerza que puede hacerle sombra, o elegiremos plantarle cara como el enemigo poderoso que somos?
La elección es, como siempre, nuestra.

Cómprame un café en ko-fi.com

MissFreakAlice

Amante de los juegos, la comida, la cerveza y los animales. Mi planeta no me necesita, así que me quedo aquí escribiendo y jugando.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: