La problemática de la sexualización masculina

La problemática de la sexualización masculina

30/06/2019 | Nix | 4 comentarios

¿Qué es sexualización masculina?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es sexualización masculina? ¿Y tú me lo preguntas?

Sexualización masculina… no, Kratos, no eres tú.

Si hay un debate que se repite más que el ajo es el de qué es sexualización masculina. Generalmente, nos encontramos con gente que no quiere entenderlo (porque la que ya lo entiende comprende nuestras quejas sobre la sexualización femenina), da igual cómo intentes explicarlo porque siempre acaba con la misma frase: “Pues Kratos está igual de sexualizado y de eso no os quejáis”. De todo esto ya habló alto y claro nuestra Jefa en este otro post, y sin embargo parece que todavía no ha calado muy bien la información. La línea de fantasía de poder y sexualización es algo invisible para mucha gente (Señores™, sobre todo), pero de verdad que os puedo asegurar que no es tan complicado verlo, sólo hace falta una pequeña aclaración.

“Oye, pero eso ya lo explicó la Jefa”, pensaréis. Y tenéis razón, por eso no voy a explicarlo, sino a demostrarlo, a ver si con dibujitos nos entendemos mejor. Por una parte, tenemos la fantasía de poder. Ahí tenemos a Kratos, y es inamovible. En algún momento alguien dirá: “Pero a mí me parece que Kratos está bueno, y me gustaría ligar con él”. Y tiene todo el derecho del mundo, cada quien tiene sus gustos, pero eso no elimina esa clasificación de fantasía de poder. Al fin y al cabo, Kassandra (Assassin’s Creed: Odyssey) también sería una fantasía de poder, y la quiero mucho, es muy guapa y me voy a casar con ella.

kratos-kassandra.png

Con esto parece que el requisito para ser una fantasía de poder es ser griego, pero no. Tenemos a Big Boss (Metal Gear), a Dante (Devil May Cry), a Altaïr (Assassin’s Creed), a Duke Nukem (Duke Nukem), a Geralt de Rivia (The Witcher)… ¿Veis el patrón ahí? Hombre fuerte, imprescindible, imparable, que sabe qué hay que hacer y cómo hacerlo, y si tiene que patear cabezas, pues lo hace. Para qué mentir, eso está muy guay. Esa fantasía hace que nos sintamos héroes épicos, poderosos y con el mundo bajo nuestros pies, aunque sea de forma digital. Perdón, hace que se sientan. Ellos. Los hombres que pueden sentirse representados. Y es que esa fantasía de poder por norma general muestra a un hombre de mediana edad, blanco y hetero. Esto no me parece mal, pero me gustaría mucho más si además nos pudiésemos encontrar más personas de otras razas, y sobre todo mujeres.

señores.png

Pero no nos vayamos por las ramas, que yo vengo aquí a hablar de sexualización. Como veis, en algunos de esos personajes se les marca la silueta, o se le ve el pecho, o incluso en cierto momento nos lo encontramos en la bañera. ¿Que lleven menos ropa significa que están sexualizados? No. Rotundamente no. La sexualización no depende de la cantidad de ropa que lleves encima, es más bien su actitud. Tú no ves a Snake en su época de llevar mallas y piensas que quiere mojar, y lo quiere ya. Es cierto que te puede resultar atractivo y que Kojima le dedicó numerosos planos a su culo, pero la actitud del personaje no da pie a considerarlo exclusivamente un hombre sexualizado. Sin embargo, ves a Bayonetta con unas “mallas” similares y te encuentras con un letrero de neón que dice SEXO. Y eso es lo que es difícil de encontrar, a señores con ese mismo letrero de neón, porque en cuanto alguno deja entrever un mínimo de sexualización en algún juego AAA la gente se echa las manos a la cabeza y comienza la insinuación de que es un hombre gay (como si tuviese algo que ver la cosa), porque ese hombre no se está comportando como lo hacen los machos, sino como una mujer. Mujer sexualizada, claro, la única válida para esa misma gente, esa gente que pone el grito en el cielo por ese mínimo de sexualización mientras se descarga el Dead or Alive Xtreme 3. Y es que esa sexualización masculina, como la suelen asociar a los juegos con contenido no-hetero y porno, les molesta, porque se ven representados como meros objetos sexuales y… claro, eso no les gusta. Pero cuando nos quejamos nosotras, resulta que “es que nos ofende cualquier cosa”.

doa-larrycroft.png

Es muy difícil encontrar hombres sexualizados en videojuegos de gran presupuesto, por eso he tenido que utilizar como ejemplo comparativo a Larry Croft. Puedes encontrar hombres atractivos, hechos teniendo en mente el canon de belleza de Hollywood, como Leon Kennedy (Resident Evil), Nathan Drake (Uncharted) o Adam Jensen (Deus Ex). También puedes encontrarlos con su atractivo pero saliendo ya de ese canon de “hombre blanco perfecto”, como Dorian Pavus, Krem (Dragon Age: Inquisition), Gabriel Reyes o Baptiste (Overwatch). Pero para encontrar sexualización con todas las letras tienes que salir prácticamente de todos los géneros de videojuegos, es dificilísimo encontrar personajes sexualizados al mismo nivel que cualquier personaje femenino que puedes encontrar en un Tales of…, en un Final Fantasy, un Metal Gear, un Soul Calibur, un LOL… y una lista interminable de juegos superventas. En el caso masculino hay que dirigirse a juegos hipersexualizados de forma más general, como TERA o Forsaken World, o a unos nichos muy específicos, como los otome, los eroge, y algún que otro indie porque bueno, la gente ya está cansada de tener siempre el mismo tipo de sexualización, así que empieza a hacer un poco lo que le da la gana y lo que querría jugar pero nadie más le da.

kratos incubus.png

Volvamos a las comparativas, otra vez con Kratos. Si lo ponemos al lado de unos personajes que más o menos tienen su misma estética y músculos pero están sexualizados, vemos una diferencia abismal. Dejando a un lado el 3D vs 2D (que básicamente significa que uno tiene un gran presupuesto y los otros no), vemos que, al contrario que la posición dominante y agresiva de Kratos, en To Trust An Incubus tenemos actitudes inocentes, tímidas, lascivas e incluso una también dominante, que esta vez se traduce en que… bueno, que no quiere jugar al parchís contigo, precisamente.

Esa misma actitud nos la encontramos en Fashioning Little Miss Lonesome, con una sexualización que, aunque no esté hecha para lo que se suele considerar el canon de atracción sexual de las mujeres heterosexuales, no se puede negar la intención erótica con la que se presentan sus personajes en algunas ocasiones (como opinión personal de mujer bisexual: por favor, dadle más visibilidad a la lencería masculina).

ss_4d52e8f2861fd525647cbd9076573296ea32904e.1920x1080.jpg

Suelen acusarnos de que por culpa de ese “malvado y horrible feminismo” las mujeres tenemos que sacrificar nuestra femineidad y nuestra sexualidad, que por algún motivo pretendemos “castigar” a los hombres vistiéndonos como personas normales y acostándonos sólo con quien nos da la gana (o con nadie, o incluso con todo el mundo excepto un tipo de hombre en concreto, todo depende del criterio del que acusa porque somos las mujeres de Schrödinger). No nos cansaremos de repetir una y otra vez que lo que queremos NO es eliminar el sexo de la faz de la Tierra, sino igualar las representaciones de ambos sexos. Queremos mujeres y hombres fuertes, fantasías de poder en las que todo el mundo pueda sentirse representado, pero también queremos hombres y mujeres siendo bellezas que den libertad a ciertos pensamientos smut (y a fanfics y fanart, para qué mentir). ¿Queréis tener sexualización femenina en algunos* de vuestros jueguicos? Pues dadnos también la misma cantidad de sexualización masculina, COBARDES.

*No, en todos no, que no necesitáis que todo esté relacionado con el sexo, que no es el centro del universo y no es imprescindible para contar cualquier historia.

Cómprame un café en ko-fi.com

Nix

I run on coffee, sarcasm and lipstick. Hace años le vendí mi alma a Bioware y me convirtieron en la Shadow Broker. Tengo un papelito que dice que soy N7, pero no quieren darme mi propia nave. Me gusta llevarle la contraria a la gente y por eso soy una Inquisidora enana y pelirroja.

4 comentarios
N
N 30/06/2019 a las 1:40 pm

Muy buen artículo. Es la primera vez que leo sobre la sexualización femenina ( y ya era hora de que leyera sobre eso). No sé si será un caso de sexualización, pero a mí sí que me dio esa impresión por el rápido pensamiento que se me pasó por la cabeza al ver a su protagonista masculino. Me refiero a Lost Odissey, un juego triple A, y el personaje de Kaim. Al inicio del juego se muestra una larga cinemática de batalla en el que nuestro protagonista luce sus habilidades, pero lo primero que pensé fue «Venga, otro juego con un personaje femenino llevando una armadura que no cubre ni protege, que es solo de adorno». Que no, que era un hombre. La armadura marca las caderas (y el pelo largo tapándole la cara y la oscuridad de la cinemática no ayudan mucho). Tan acostumbrada a mujeres con armadura de pega que no me paré a pensar que no era una mujer.
Aquí una imagen: http://images.gamersyde.com/image_lost_odyssey-7344-790_0004.jpg (A lo mejor no es para tanto y yo estoy loca)
¡Un saludo!

Bokeron
Bokeron 30/06/2019 a las 4:21 pm

Te has acordado de Duke Nukem, mis dieses, like + suscribe, te pongo un aire acondicionado.

Katty
Katty 30/06/2019 a las 6:20 pm

Fan de las mujeres de Schrödinger xD genial artículo, de acuerdo con todo++ ojalá se entendiera que no es lo mismo de una vez por todas. Me encantaria que pusieran a personajes masculinos que creen sexualizados haciendo posturitas de personajes femeninos que SI lo están realmente… En fin quien lo quiera entender lo entenderá, pero no podrán decir que no está bien explicado aquí xD Bien hecho.

.KATTY.
@Musajue

Ana
Ana 03/07/2019 a las 11:06 am

GRACIAS este artículo era muy necesario.
Sois las mejores.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: