Dangerous Fellows, el apocalipsis millennial

Dangerous Fellows, el apocalipsis millennial

A pesar de lo que pueda dar a entender el título de este texto, no, no vengo a hacer una crítica voraz de nuestra sociedad y la generación millennial que está pasando a tomar el control de la situación poco a poco y que tanto asusta a las generaciones anteriores. Vengo a hablaros de un juego de móvil protagonizado por millennials que se ven envueltos en un apocalipsis zombi de origen misterioso. Y a dejar unas quejas, pero en menor medida.

Dangerous Fellows (Lucydream, 2018) nos pone en la piel de la protagonista, como siempre sin un nombre concreto ya que podemos llamarla como queramos, que se encuentra sola sobreviviendo al apocalipsis zombi. Sin compañía, la protagonista se tiene que encargar de encontrar suministros y lugares seguros para pasar la noche por sí misma hasta que un día se topa con un grupo de zombis y, con ellos, un grupo de chicos que deciden llevarla a su escondite. Para sorpresa de la protagonista, estos chicos no están solos: son parte de un grupo más grande que está atrincherado en un instituto de la zona y que consiguen sobrevivir a base de cooperación, organización y confianza. No os voy a contar absolutamente toda la historia ya que, como buen otome que es, tiene eventos diferentes en función de a qué muchacho os queráis agenciar como pareja apocalíptica, aunque la mayoría de los sucesos son comunes para todos y, además, parte de su encanto es que hay un misterio que resolver, por lo que si os revelo datos os estoy estropeando lo mejor que tiene. ¿Que lo mejor que tiene es el misterio y no los romances, siendo un otome? Pues os voy a ser sincera, no sé cómo son los romances porque el principal problema de este juego es que se necesita ser millonaria o tener mucho, mucho tiempo libre para conseguir ligar con los chicos. Tampoco os voy a engañar con el misterio, para resolverlo pasa exactamente lo mismo que con los romances: apoquina dinero o hipoteca tu tiempo libre en ver anuncios para conseguir gemas gratuitas limitadas por día.

A este punto volveré más tarde, así que prosigo con el tema principal: la historia. La protagonista tiene que demostrarle al resto del grupo que es de confianza, haciendo tareas como buscar recursos, patrullar el instituto o tareas de mantenimiento, que son una actividad extra que proporciona objetos para ganar puntos con nuestro amor en tiempos de zombis. Asimismo, tendrá que socializar con el grupo y mantener la paz, cosa que no va a ser fácil porque nada más entrar por la puerta una de las integrantes de dicho grupo va a intentar que la echen como si le fuera la vida en ello. Al no conseguirlo, vamos a tener que vivir un drama adolescente como los que les gusta en Hollywood: chica guay y popular intenta abusar de chica tímida porque es una amenaza para su reino de terror. Sin embargo, la protagonista va a tener más valor del que se puede ver de costumbre en las protagonistas de este tipo de juegos y le va a plantar cara, llegando a hacer que la abusona no sepa qué más decirle y se vaya entre murmullos de enfado, aunque hará alguna tontería que otra para que la deje en paz de una vez por todas, como pasearse por pasillos infestados de zombis a buscar la vaselina de la reina del drama.

 

Otro detalle inusual es la total naturalidad con la que todos los personajes actúan y mantienen la calma, unos mejor que otros, en una situación tan peligrosa y surrealista hasta el punto de dejarnos momentos tan cómicos como un comentario irónico al entrar en la biblioteca sobre la inteligencia de uno de los candidatos amorosos al no ser un lector de libros asiduo, entre otros muchos. Además de todo esto, hay una dinámica del juego que resulta muy graciosa si nos paramos a pensar en el contexto del juego: la de elegir el conjunto ideal para la protagonista. ¿Que para qué sirve esto? Para obtener unas escenas extra en la trama de la historia que nos permiten ganar más puntos con los muchachos que nos han robado el corazón. El apocalipsis no es una excusa para perder el estilo y el glamour. Pero sin duda, el punto más desternillante y extravagante de este juego es, como ya os he adelantado antes, necesitar dinero para todo. Y cuando digo todo es todo. Para poder elegir algunas acciones especiales del juego necesitamos tener gemas que se pueden conseguir comprándolas con dinero real, viendo vídeos de anuncios o completando tareas como instalar aplicaciones o rellenar encuestas. Como es lógico, el número de gemas gratuitas que se pueden conseguir está limitado, en este caso concreto a 15 por día pero solo las que se adquieren viendo anuncios, las otras son una recompensa por una acción que se puede hacer solo una vez. Ya sé que he dicho que había que ser millonaria para conseguir gemas y estaréis pensando que estoy loca por decir eso cuando existe la opción gratis, pero creedme, cuando tienes que reunir una cantidad estúpidamente alta de gemas para conseguir un avance, la opción gratis deja de ser una opción. Desde 100 gemas hasta 450 es lo que necesitaremos desembolsar por cada opción especial, evento o modelito, para poder conseguir los finales de los chicos y esta cantidad, a base de conseguir 15 gemas cada día, requiere invertir demasiado tiempo en un juego cuya recompensa, en teoría, es algo que ya debería formar parte del juego, como es el final en este caso.

Tristemente ha llegado el día en el que no solo tenemos que pagar por contenido extra, por mejoras o por mensualidades para tener un servicio, sino que tenemos que pagar por jugar y por descubrir la trama del juego en su totalidad. No estoy en contra de que las empresas, sobre todo los estudios independientes, saquen DLC para sus juegos mientras no sea obligatorio para completar un juego por el que ya se ha pagado, ya que estamos hablando de empresas y todos sabemos que necesitan sacar beneficio. Con esto me refiero a los DLC de contenido estético o de mejora de armaduras/armas e, incluso, de misiones extras que no añaden nada importante a la trama principal de la historia. Pero lo que me enfada y me hace sentir estafada son los DLC necesarios para conocer la historia completa del juego (te miro a ti, Dragon Age: Inquisition), y el caso de Dangerous Fellows, que casi te obliga a pagar por el juego que está en Google Play de manera gratuita. Si he pagado por el juego, lo mínimo es recibir toda la historia completa y tener opción a ampliar sucesos extra pero que no son relevantes para poder entender la historia o continuar una saga, y si es un juego gratuito, para colmo, no debería tener que plantearme siquiera que no voy a poder pasarme el juego entero por no querer pagar y no tener tiempo libre de sobra que invertir. Hay muchas maneras de generar beneficios sin hacer sentir estafada a la gente que adquiere un juego.

Dejando de lado las quejas sobre DLC, contenido extra y demás, Dangerous Fellows tiene potencial como visual novel y como otome, tanto por el misterio que intriga desde el minuto uno como por el comportamiento tranquilo y relajado de los personajes que provoca más de una risita tonta, pero que pierde su encanto al tener que dedicarle demasiado tiempo o demasiado dinero si no se tiene paciencia, tiempo ni ganas.

Cómprame un café en ko-fi.com

MissFreakAlice

Amante de los juegos, la comida, la cerveza y los animales. Mi planeta no me necesita, así que me quedo aquí escribiendo y jugando.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: