Yo sólo quiero ver el mundo arder

Retro análisis de Little Inferno

Retro análisis de Little Inferno

El mundo de los videojuegos está lleno de tipos de juegos distintos y para todos los gustos: tenemos RPGs para perdernos en aventuras fantásticas, terror para pasar un rato lleno de adrenalina y gritos, de carreras para sacar al pandillero calvo musculado que llevamos dentro, de lucha para machacar botones en vez de a personas reales y así con una larga lista que llevaría mucho tiempo e investigación para completar sin dejar ningún tipo atrás.

Para sorpresa de alguien, si es que es posible, también existen juegos que nos hacen sacar facetas un tanto peculiares, como nuestra parte pirómana, que se encuentra bien encerrada en lo más profundo de nuestra alma, y uno de estos juegos es Little Inferno (Tomorrow Corporation, 2012) disponible para PC, en las tiendas de Google y Apple, para Wii U y para Nintendo Switch. Por muy agresivo que suene el nombre no, no aparece Satanás, ni se viaja por el inframundo, ni nada por el estilo; la temática del juego es bastante más simple: quemar cosas. Bajo la surrealista premisa de haber adquirido un juguete nuevo llamado, ni más ni menos, Little Inferno Entertainment Fireplace, nos ponemos manos a la obra con él y, como nuestra piromanía bien sabe, no hay otro modo de jugar con una chimenea que no sea lanzando cosas a su interior.

Mediante los catálogos de juguetes de la empresa Tomorrow Corporation (qué chispa) iremos comprando diferentes tipos de objetos con temáticas distintas que nos harán ganar más dinero para comprar más juguetes y… bueno, ya sabemos cómo funciona el capitalismo, ¿no? También podremos ganar sellos que harán que los envíos se realicen de inmediato y, como siempre, cuanto mayor sea el plazo de entrega, más sellos serán necesarios. Pero no temamos, podemos ganar sellos realizando combinaciones de objetos, ¡para que el consumo no acabe nunca! Además, las combinaciones de objetos también nos harán ganar más dinero aparte de suculentos logros y habrá juguetes que afectarán de alguna manera al fuego de la chimenea o provocarán algún tipo de efecto dentro de ella como, por ejemplo, un sol atrayendo todo a su centro y quemándolo, o fuego compuesto por código binario.

Por si no teníamos suficiente con siete catálogos llenos de juguetes que lanzar sin misericordia alguna hacia su ardiente final, el juego también nos da la oportunidad de quemar imágenes que sean nuestras. ¿Tenemos una foto que desearíamos que no existiera pero no podemos destruirla en la vida real porque es la favorita de nuestra abuela? ¡Al fuego con ella! ¿Queremos probar el vudú de mentirijilla con una fotografía de alguien que nos cae regular? ¡A la chimenea que va! La máxima de este juego es que mantengamos el calor y tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano para conseguirlo. Dejando a un lado la parte divertida y risueña del juego, que es en realidad su parte superficial, Little Inferno esconde un mensaje muy profundo que choca con la apariencia inocente que nos presenta. Como se suele decir, nada es lo que parece. Spoilers tras la imagen.

Little Inferno collage

¡Yo sólo quiero ver el mundo arder!

Como es normal, hay varias interpretaciones alrededor del mensaje que Little Inferno quiere mandar a su público, pero la que más peso tiene es la de, si nos paramos a analizar todo el juego, la única mecánica que existe es la de quemar cosas para ganar dinero y así comprar más objetos para seguir quemando y así sucesivamente, todo eso mientras esperamos a que lleguen los juguetes que van a ser lanzados a dicho fuego. Es una distracción de la vida real, de las responsabilidades que todos tenemos e incluso de las relaciones sociales que a veces nos cuesta tener, en definitiva, es un agujero negro que absorbe nuestro tiempo, un tiempo que es limitado. A medida que vamos incinerando juguetes también vamos recibiendo cartas de algunos personajes como Azucarilla, que es nuestra vecina a la que nunca hemos visto, o Miss Nancy, que es la mandamás de Tomorrow Corporation e inventora de la dichosa chimenea. Y no respondemos a ninguna, por supuesto, estamos quemando cosas y necesitamos toda la concentración posible.

Mientras vemos nuestra vida pasar quemando juguetes en una chimenea, nos enteramos de diversas noticias como el tiempo en la ciudad gracias al Hombre del tiempo y también, gracias a él, nos enteramos de una noticia muy impactante: la muerte de Azucarilla en un incendio provocado por la misma chimenea que estamos usando en nuestra casa. A raíz de este incidente, un personaje misterioso nos envía cartas crípticas hasta que nos pide quemar cuatro objetos clave que no son otra cosa que cuatro objetos que Azucarilla nos pide a lo largo del juego y, contra todo pronóstico (o no), nuestra chimenea también explota y nos deja sin casa, lo que nos deja ver a nuestro personaje por primera vez y comienza la parte de exploración y el final de nuestro viaje por Little Inferno. Conocemos al cartero, que nos recuerda que nos ha entregado los paquetes sin que apenas hablemos con él, a varios trabajadores de Tomorrow Corporation con sueños muy dispares a sus trabajos actuales y a la misma Miss Nancy, que nos da una charla profunda y un poco deprimente sobre aprovechar el tiempo y cómo ella se arrepiente de no haberlo hecho por trabajar para su empresa. Termina marchándose en un cohete, puesto que la ciudad, y el planeta, están condenados a sufrir un frío implacable que no puede pararse. Finalmente, como buena noticia, conocemos que Azucarilla no murió y lo que hizo fue irse de la ciudad a lugares más cálidos y nos anima a que hagamos lo mismo: vivir la vida con todo lo que conlleva y aprovechar nuestro tiempo. Tras conocer todas estas historias, nos dirigimos a los límites de la ciudad y aparece el Hombre del tiempo en su característico globo aerostático, que nos ofrece llevarnos todo lo lejos que queramos ir con la condición de que, una vez decidamos bajarnos del globo, estaremos solos y el viaje será cosa nuestra.

Con este final y este mensaje en forma de bofetada psicológica para despertarnos de nuestro letargo, Little Inferno deja caer su telón y decide dejarnos pensando en cuánto tiempo hemos perdido y cuánto tiempo más estamos dispuestos a quemar y si, cuando nos demos cuenta, será demasiado tarde como para remediarlo.

Cómprame un café en ko-fi.com

MissFreakAlice

Amante de los juegos, la comida, la cerveza y los animales ❤. Generadora de energía infinita. Neutral good tirando a chaotic. Mi planeta no me necesita, así que me quedo aquí escribiendo y jugando.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: