Análisis de Xenoblade Chronicles Definitive Edition

Análisis de Xenoblade Chronicles Definitive Edition

No importa cuántas veces hayas visto la cinemática inicial, la epicidad te asalta de nuevo en su versión para Nintendo Switch en cuanto comienzas tu andadura, ahora con mejores gráficos, en Xenoblade Chronicles Definitive Edition. Este remaster, lanzado el 29 de mayo, rescata íntegramente el original de Monolith Soft​ lanzado para Wii allá por 2011. Y es una vuelta bien merecida, ya que fue uno de los mejores JRPG de su generación. Pero yo no voy a ser tan magnánima solo por que ya tenga unos añitos y muchos fans. Agárrense que viene EL ANÁLISIS.

 

Un buen JRPG necesita una buena historia

Xenoblade Chronicles destaca, obviamente, por su historia. Nada más empezar nos tira a la cara un universo extraño donde dos mundos en forma de titanes luchan hasta detenerse. En ellos prospera la vida, pero también el enfrentamiento de los seres que han surgido en uno y otro lado. Tenemos un mundo llamado Bionis donde crece la vida orgánica, entre ellos los humas, similares a humanos. Estos luchan por repeler el ataque de los seres mecanizados del mundo Mekonis, llamados mekons, máquinas de guerra que intentan invadir a sus vecinos. En lo más encarnizado de esta guerra tomamos el control del héroe Dunban, un huma que tiene en sus manos a Monado, la única arma capaz de dañar a los mekons (muchas comillas aquí porque sí que puedes con otras armas y en ciertos casos, aunque cueste más). La espada parece ser la mismísima arma usada por Bionis para luchar contra Mekonis, y no acepta a cualquiera, es más: Dunban, aunque lucha con ella, lo hace a costa de su salud. Una vez nos hacemos un poco con los controles, la batalla termina de forma dramática pero con la victoria huma.

No será hasta un año más tarde cuando continúe con nuestro protagonista, Shulk, un joven que ansía descubrir los secretos de Monado sin saber que es su auténtico heredero y que combatirá contra un nuevo ataque mekon con máquinas más potentes, resistentes e inteligentes. El ataque a su colonia será el motivo para empuñar la espada, pero para obligar al héroe a salir en su viaje harán un “señora en la nevera” de manual. El comienzo de la historia se muestra así tópico y vulgar, movido por la venganza. Por supuesto todo es mucho más complejo de lo que conocemos en un principio, el origen de estos enfrentamientos entre los dos mundos, por ejemplo, es desconocido. La información te llegue poco a poco, pero en algunos casos no es que se desconozca, es que no se plantea por parte de ningún personaje. Dando pie así a que le chilles a la pantalla por qué a nadie le parece raro esto o se plantea lo otro, cosas más que obvias, y no solo porque el espectador pueda tener información extra. Lo que sí se plantea muy bien es qué pasa cuando pierdes el motor que es la venganza, lo grotesco de que tus supuestas buenas acciones tengan solo este motivo y si lo alcanzas, quedas estúpido y vacío.

Xenoblade Chronicles DE Dunban

Las secuelas de la guerra

Acción con un par de mecánicas más de la cuenta

Otro de los aspectos en los que destaca Xenoblade Chronicles DE es en las mecánicas de combate. Alabadas por muchos, para mí fueron un obstáculo en su versión de Wii y a día de hoy en Switch me siguen pareciendo incómodas, además de que al principio suponen una montaña de explicaciones, ¡cuando yo lo único que quiero es pegar espadazos! Dispones de una barra de habilidades, llamadas artes, que en muchas ocasiones tienen plus de daño si las usas en los momentos o posiciones adecuadas. En el caso del protagonista, Shulk, adquiere una segunda cuando consigue a Monado. Aunque casi siempre vas en grupo, de los dos o tres miembros manejados por la IA debes conocer sus artes para poder usarlas correctamente en los momentos de ataques conjuntos o en cadena, que adquieres una vez llenas tres barras de grupo.

Las barras se rellenan poco a poco usando las artes cuando tienes “ocasión” y también con los QTE o eventos de reaccionar rápido. Una vez consigues tener disponible una cadena la puedes usar cuando creas mejor. Todo el combate es acción en tiempo real excepto estos momentos de combo. Está enfocado a que te resulte un reto y puedas crear tu propia estrategia debido a que debes elegir a qué tres personajes llevar activos (los demás te acompañarán en modo reserva y ni siquiera es obligatorio llevar a Shulk), qué artes tener puestas en la barra de acción (tienes más de las que puedes llevar disponibles), dónde gastar tus puntos de habilidad (a más mejoras más daño hacen), el orden de los miembros de grupo influirá también en la cadena a realizar, qué armas y armaduras… Y esto sin hablar de que solo los miembros activos suben afinidad, necesaria para compartir capacidades de los árboles de poderes.

No tienes que controlar todo desde el principio pero no quita que sea un sistema un poco complejo y caótico de primeras, y sin embargo una vez que lo entiendes incluso se vuelve simplón porque puedes limitarte a lo que te funciona y ya, y todo se vuelve inútil si tienes suficiente nivel porque matas con nada. Para ello han implementado el Modo Experto con el que restringes tus subidas de nivel, para que los enfrentamientos no se vuelvan aburridos si haces demasiado contenido que te dé experiencia. También hay Modo Relajado para pasarte los combates contra jefes sin despeinarte lo más mínimo, por si no quieres dedicarle mucho tiempo al juego. Porque si quieres puedes dedicarle muchísimo, es un pozo sin fondo si nos ponemos completistas.

Quien se aburra es porque quiere

Y hablando de completismo, no solo vamos a tener a nuestra disposición un número indecente de misiones secundarias (bastante aburridas porque la mayoría son mata X cosa), también hay un sistema de afinidad entre los NPCs de los pueblos que tendrás que descubrir hablando con ellos en su horario (no están siempre en un único lugar), o haciendo las misiones que te ofrezcan. En cuestión de objetos, que aparecen como puntos de luz dispersos por las zonas, podremos llenar la colecciopedia y obtener interesantes recompensas con ello. Las diferentes regiones también nos invitan a ser exploradas desbloqueando su mapa, que se abre solo a medida que recorramos el territorio en cuestión, con partes de difícil acceso marcadas como zonas secretas y puntos clave con conversaciones entre miembros de nuestro equipo. Estas conversaciones requieren un nivel de afinidad que solo se sube luchando juntos, y no es fácil de subir, además de que cuando te acomodas a un grupo concreto no quieres cambiarlo solo por la afinidad y desbloquear conversaciones íntimas. ¿O sí? También puedes ayudar a Colonia 6 en su reconstrucción aportando materiales o invitando a personajes a vivir allí. O puedes echar tus ratos con los retos del modo contrareloj que te propone el gran sabio nopon (anciano perteneciente a otra de las razas de Bionis). Ah, y por supuesto hay logros y puedes rejugar el juego en modo Partida Avanzada Nueva tras finalizarlo. ¿He dicho pozo? Pues pozo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una aventura para ir bien acompañada

Llegaremos a conseguir que se unan a nuestro grupo hasta siete miembros de los que podremos disponer a nuestro gusto. Configuraremos sus artes, sus árboles de poderes, sus armas y armaduras, aspecto, etc. Hay personajes enfocados al daño, otros a la defensa y algunos a la cura. Como no podría ser de otra manera no falta la sagrada trinidad en este JRPG. Aunque Shulk sea el protagonista no es obligatorio llevarlo activo en el grupo, puedes cambiar a los tres miembros que vayan a entrar en combate sin restricción. Eso sí, contra los mekons ya mencionamos que sus habilidades con Monado son especialmente buenas, y es casi obligatorio tenerlo si quieres sobrevivir. A mí personalmente me gusta controlar a Shulk para asegurarme de que las habilidades de la espada se usan correctamente, que la IA hace las cosas más rápido que yo pero el tema estrategia lo lleva regular, eso sin contar la tendencia al suicidio en zonas estrechas con posibilidad de caída o cuando te rodean lagos venenosos. También en medio de los combates podremos controlar las acciones de nuestros compañeros con órdenes básicas y eligiendo sus acciones en caso de cadena, pero nada más, serán completamente autónomos, así que configura todo con sabiduría, es parte del encanto del juego.

Y entre los personajes algo que llama muchísimo la atención es la sexualización de las señoras, wat a surprais. Los personajes femeninos no solo tienen ropas muy sexis, usen la armadura que usen, sino que además algunas animaciones son exageradamente ridículas, como correr con las piernas hacia dentro, eso es que es malo para la espalda y para la supervivencia en general, ¡por favor! Y las cinemáticas enfocando pecho, bueno… Por supuesto las clases a distancia y de curas están más presentes entre los personajes femeninos, manteniendo así los tópicos tanto en aspecto como en función. Y también desinfla un poco la historia ver tanta relación hetero metida con calzador. ¿No quieres representación LGTB? Queda feo pero ok, ¡pero que la soltería también existe y no solo para la gente mayor!

Yo me mudo aquí a vivir

Pero pasemos de lo pocho, porque tengo que mencionar una de las cosas más maravillosas de este juego, sus escenarios. Son hermosísimos a tantísimos niveles que me dejan sin palabras. Son enormes y amplios, y aunque cada zona esté separada, estas son muy grandes y con varias alturas siempre, llegando a ser imprescindibles los puntos de teletransporte que funcionan como autoguardados (gracias por implementarlo, gracias) y el marcado que te guía hacia tus objetivos de misión, porque es que hay momentos en los que no sabes si tu objetivo está arriba o abajo.  ¿Ves ese peaso de catarata allí a lo lejos? Pues no es de pega, puedes ir allí y tirarte si quieres. Como ya hemos mencionado esto nos invita a investigar, descubrir, coleccionar y abrir mapa. Además hay gran variedad de escenarios y cambian según la parte del mundo en la que nos encontremos, desde amplias zonas verdes pasando por bosques fantásticos a montañas nevadas. Cada zona tiene su propia fauna y flora, muy diversa y acorde. Las bestias incluso cambian, tanto de tipo como de nivel, dependiendo de si es de día o de noche. Esto y que los NPCs tengan un horario hace útil la opción Reloj, que te permite cambiar el momento del día en el que te encuentras. Los monstruos también tienen diferentes características como ser pasivos, agresivos, atacar al sonido o explotar pasado un tiempo. Incluso los hay raros con nombre propio que son más grandes y duros que sus semejantes, pero dan más recompensas y afinidad al grupo.

Todo está enfocado para perderte, olvidarte de la vida real y dejarte absorber por el mundo tan vivísimo que han recreado en Xenoblade Chronicles DE. Todo esto acompañado por una banda sonora epiquísima que te sigue a cada paso, con tono melancólico cuando paseas y tensión y emoción cuando estás en cinemática, aunque a veces un poco alta respecto a las voces (sí, incluso después de ir a ajustes de sonido). Respecto a las voces tenemos inglés o japonés con una muy buena interpretación por parte de los actores de doblaje, y los textos del juego están perfectamente traducido al castellano. Destaco en la traducción las conversaciones entre los nopons, una raza pequeña y peluda que conseguiremos tener como compañeros de viaje, y que son superdivertidos por su carácter despreocupado e infantil. Básicamente las mascotas del juego.

Xenoblade Chronicles DE Combo de ponspectores

¡Combo finalizado con éxito, señor!

Algo viejo con algo nuevo

Entre las novedades que trae este título cabe destacar, además de las obvias en el aspecto gráfico, estético, etcétera, la historia extra añadida al final tras completar la ya conocida historia principal. Una vez terminemos el juego original podremos acceder a Finales Conectados, donde continuaremos con la historia pero tras un lapso de un año. Algunos personajes se mantienen pero otros serán completamente nuevos, no quiero entrar en detalles para no hacer spoiler. Aquí el juego conserva su renovado aspecto y mecánicas en general (estas un poco más simplificadas en algunos apartados) pero tiene un cambio importante, se elimina el ataque en cadena para ser sustituido por uno más poderoso y divertido: combo de ponspectores (prospectores de raza nopon).

Se seguirá conservando la barra de grupo, pero ahora darán lugar a tres acciones posibles por parte de nuestros nuevos compañeros nopones: daño (grupo rojo), curas (grupo azul), y limitar y debilitar al enemigo (grupo amarillo). Una vez elijas cuál de las tres acciones es la que mejor te viene en ese momento saltará una divertida cinemática con QTE para aumentar la eficiencia de esta acción. Esta nueva habilidad no estará disponible desde el principio, pues es necesario que encontremos a los ponspectores desperdigados por el mapa para que se unan a nuestro equipo y nos acompañen con sus increíbles habilidades. Estos nos darán una misión como condición para unírsenos. Cada ponspector pertenece a uno de los tres grupos de color mencionados, deberemos tener al menos uno de cada color para disponer de esa habilidad y opción en el combo. Son doce, pero no necesitaremos todos para completar la historia principal, disfrutar de sus beneficios y de todo lo que nos ofrece esta nueva historia.

Conclusiones

Xenoblade Chronicles DE te trae ese juegazo enorme que revolucionó los JRPG por correr en una consola tan poco potente como fue la Wii y se agradece muchísimo, pero se le notan los años en las mecánicas tan innecesariamente complejas o en una historia que pide más cuidado en los detalles de coherencia. He disfrutado mucho de su mundo tan enorme, lleno de monstruos y de gente, con luchas épicas, con una banda sonora preciosa, y con esa historia extra llena adorables nopons, y sin embargo los personajes con los que he vivido todo esto se han quedado ahí, como algo más, visto tan solo de pasada, tan poco complejos y sin evolución, tan poco memorables. Se les quiere, pero flojito, y eso me duele porque hemos pasado muchas horas y sufrimientos juntos. Puedo perdonar los demás defectos pero este no, los personajes son el alma del juego, son los que viven la historia y te la cuentan a través de sus ojos, nunca se deben descuidar.

A pesar de todo es un juego muy recomendable y que disfrutaréis muchísimas horas (mu-chí-si-mas) y ahora se ve aún más precioso y va más fluido que nunca. Además, como buen RPG, si subes suficiente de nivel puedes pegarle tremenda paliza a cualquier monstruo que te mire mal. Y recordad, cuando estéis en el Mar de Eryth es obligatorio darse un chapuzón nocturno para disfrutar al máximo de la lluvia de estrellas.

Este artículo ha sido posible gracias al apoyo y los votos de nuestros patrones.

Cómprame un café en ko-fi.com

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: