Vuelveeee al pozo vuelveeeee

Volviendo a Stardew Valley

Volviendo a Stardew Valley

Las navidades pasadas salió la nueva actualización de Stardew Valley. En medio de un torbellino de Triples A que no salen terminados, un crunch constante en la industria y, en general, una situación mundial que no anima mucho, Stradew Valley nos trajo un regalo maravilloso que anima a volver a tiempos mejores. 

Mi primer artículo en Todas Gamers fue sobre Stardew Valley. En 2017 ya andaba obsesionada con todo lo que me tenía que ofrecer, desde reconstruir el centro comunitario a encontrar a mi media naranja en Pueblo Pelícano. Es un juego muy entretenido, que hace pasar el tiempo rápido y no implica matar a nadie, ya que incluso los enemigos de las mazmorras son peleas opcionales. Es un remanso de tranquilidad donde cualquiera puede desconectar y sentirse bien. Pero hasta estos espacios de tranquilidad necesitan moverse, actualizarse. Y en ese aspecto ConcernedApe siempre ha cumplido con las demandas y deseos de sus fans. Esto, además, es algo que muchos han agradecido en plena cuarentena.

Desde que escribí ese primer artículo en 2017, Stardew Valley ha pasado por muchas transformaciones sin perder la esencia del juego que pretendía ser. Se han añadido localizaciones, escenas, nuevas recetas, animales, tipos de granja, multijugador… Expandiendo poco a poco un universo que parecía tan pequeño como el pueblo, Stardew Valley se ha mantenido como un juego constante en el que cada nuevo elemento te impulsa a volver a jugar para descubrir qué nuevos elementos se han introducido. 

Stardew Valley Robin

Esto fue precisamente lo que me ha pasado con la actualización 1.5, que estaba siendo muy esperada por la gente interesada en el juego porque se decía que iba a ser la más grande hasta la fecha. Las principales novedades de este gran paquete que me han impulsado a desempolvar mi copia digital de Stardew Valley y ponerme a jugar con un nuevo tipo de granja y una isla para explorar. Y, cómo no, he vuelto a caer en el pozo sin salida que es granjear en este juego. 

Evidentemente, estas actualizaciones se aplican a partidas anteriores y podría haber continuado con cualquiera de las múltiples granjas que ya tengo, pero tenía que pasar por esta nueva experiencia empezando de cero. Así, comencé una nueva granja para no perderme ni uno solo de los nuevos elementos que se incluyen en esta actualización.

Y, aunque las actualizaciones se han centrado más en el endgame del juego (es decir, tras reconstruir el centro comunitario), hay pequeños detalles aquí y allí que, para una granjera reincidente como yo, son más que notables. 

El encanto de Stardew Valley no solo reside en las diferentes posibilidades que tenemos desde que nuestro avatar llega a la granja. Para mí, Stardew Valley es una forma sana de evasión dentro de lo que tenemos en videojuegos últimamente. Aunque no he jugado nunca de forma asidua, creo que es algo similar a lo que la gente a la que le gusta Animal Crossing siente. Un juego sin violencia, que aunque tiene un objetivo concreto (restaurar la granja de tu abuelo y reconstruir el centro comunitario, en el caso de Stardew Valley), hay muchísimas formas de conseguirlo. Y aun cuando consigues ese objetivo, el juego no deja de tener cosas que hacer o más logros que alcanzar. 

Aparte de lo que el juego base nos ofrece, también hay que quitarse el sombrero con la cantidad de mods que hay disponibles. Si hay algo que se eche en falta en Stardew Valley tal y como ConcernedApe lo concibe, tened por seguro que habrá un par de mods que se asemejen a lo que estemos buscando. 

Stardew Valley Estrella en la noche tormentosa

Es increíblemente fácil perderse en Pueblo Pelícano. Puede que, cuando tu avatar comience un nuevo día, tu intención sea la de cortar madera para construir algo nuevo con Robin. Y te pones a ello hasta que, no sé, te acuerdas de que tienes que ir a recolectar arándanos por todo el pueblo porque es la época y se venden muy bien. Así que dejas la madera para el día siguiente del juego, y así hasta que te dan las 3 am en la vida real y has pasado de primavera a invierno en el juego. Y esos momentos de desconexión me hacen no concentrarme en cosas que tal vez me han quitado el sueño por las noches. Y después de haber estado unas horas sin pensar en esas cosas que ocupan mi mente constantemente, siento que incluso puedo enfrentarme a esos problemas con una perspectiva más descansada. 

Stardew Valley me hace volver a la vida real como si viniera de vacaciones, con la mente más despejada y tranquila. Porque no solo se trata de que las actualizaciones te den más oportunidades de evadirte y pasarlo bien, sino que es además una forma de hacerte reflexionar mientras estás haciendo algo relajante, ofreciendo un punto de vista que, tal vez, no puedes visionar cuando estás en una situación de estrés o ansiedad que no te deja ver con claridad. 

Y, aunque evidentemente hay problemas que no son posibles de solucionar aunque te alejes de ellos a través del videojuego, el hecho de que haya cosas de las que me puedo apartar y pensar sobre ellas en un ambiente donde me siento tranquila y no me cree estrés adicional es algo que agradezco mucho.

Por eso y por ser un pozo interminable de los buenos en los que es muy fácil entrar pero no salir, ¡gracias Stardew Valley por ofrecer ese remanso de paz en esos momentos que lo necesito! 

Cómprame un café en ko-fi.com

akusokozan
akusokozan @crisiscrisis_

Reina de la procastinación. Juego a cosas, escribo de cosas y leo sobre cosas. The Witcher 3 me absorbió el alma y desde entonces no he sido la misma.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: