Cuando el plató es el videojuego

08/10/2018 | No hay comentarios

No existe nada que no sea susceptible de ser transformado en un videojuego y el oficio del cine no iba a ser menos. Más allá de las adaptaciones imposibles y los homenajes improbables, el cine también ha tenido su protagonismo más metalingüístico en el mundo gamer. Desde títulos ambientados en legendarios sets del celuloide a obras mucho más conscientes de sí mismas que convierten el frío código de los videojuegos en un elaborado backstage. Hoy os propongo tres ejemplos de videojuegos que, a su particular manera, intentan capturar la magia del cine que ocurre tras las cámaras. Como apunte final, la columna de esta semana no habría sido posible sin la inestimable ayuda de la genial Kitsune, que me ayudó a encontrar las referencias que me faltaban.

The Deadly Tower of Monsters

Los comentarios del director han sido un fenómeno muy grato surgido a partir del establecimiento del DVD como formato estándar de comercialización, que permitía añadir más de una pista de audio para acompañar la película al contrario de los VHS que solo permitían una. Pues bien, The Deadly Tower of Monsters toma este mismo concepto y lo traslada al lenguaje del videojuego simulando que estamos viendo la re-edición de una película de ciencia ficción clásica inventada para la ocasión con los comentarios de su director activados. Desde las primeras pantallas de crédito, el director nos irá ofreciendo sus jugosas anécdotas sobre el rodaje, los actores o cualquier cosa que se le pase por la cabeza, estableciendo un delicioso juego meta entre nuestras expectativas como cinéfilos pero también como jugadores. Desde puyas a los decorados de cartón piedra o jefes finales que simulan el movimiento stop-motion de los monstruos de Ray Harryhausen, iremos avanzando por la trama mientras el director suelta su perorata con un estilo muy The Stanley Parable, cuestionándose comportamientos típicos gamers, como destrozar cualquier cosa que veas por el escenario, y llevarlo a la parodia del cine y sus rodajes. Un divertimento de escasa duración indispensable para fans del fantástico.

L.A NOIRE

Pese a sus críticas agridulces, L.A Noire ya se puede considerar un título de culto de la pasada generación, dejándonos momentos memorables como la misión ambientada en el set abandonado de Intolerancia, una de las obras malditas de la historia del cine dirigida por el más que cuestionable D.W Griffith, considerado como uno de los pioneros del lenguaje cinematográfico y las superproducciones hollywoodienses pero también un racista declarado y misógino convencido. Porque todo hay que decirlo. Intolerancia fue una película ambiciosísima para su época, con un presupuesto millonario que venía avalado por el éxito de la anterior película de Griffith, El nacimiento de una nación. Pero, a veces, el mundo puede ser justo e Intolerancia fue un fracaso tal que arruinó a Griffith hasta el punto de que se pasó pagando deudas el resto de su vida. Algo que no desaprovechan en L.A Noire ambientado en 1947, 30 años después de la película, donde nos muestra uno de sus sets más famosos, el gran muro de Babilonia, completamente ruinoso y decadente, símbolo de una América de escandalosa ostentosidad que ha desaparecido un pos de la austeridad que marcó el final de la Segunda Guerra Mundial. Team Bondi no solo se molestó en reconstruir videojuegilmente el decorado, si no que también decidió que fuera el escenario de una de las mejores misiones del juego, una frenética persecución entre estas ruinas modernas que funcionan como legado histórico de la joven Estados Unidos.

Dr. Langeskov, The Tiger and the Terribly Cursed Emeral

Con un título que podría rivalizar con el Dr. Strangeloved en caractéres, los creadores de The Stanley Parable se marcaron este micro-divertimento meta donde se hace un paralelismo entre el código que hace funcionar a los videojuegos y el backstage de cualquier película. Con el particular sentido del humor que caracterizó a su primera obra, seremos un desafortunado jugador que ha acabado, vayasé usted a saber por qué, en el backstage de un videojuego de robos. Como todos los empleados se han declarado en huelga, seremos nosotros, guiados por una caótica voz en off quienes deberemos ir activando todos los efectos meteorológicos, tigres y atrezzo necesario para que quién juega de verdad pueda seguir avanzando. Una deliciosa matrioska de unos quince minutos de duración que es mucho más compleja de lo que podría parecer a simple vista.

¿Qué más juegos conocéis que emulen el oficio del cine?

Cómprame un café en ko-fi.com

adamantai
adamantai

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: