la violencia inherente del sistema que sufre Darkor por querer hablar del Kingdom Hearts