Ni una entrada de música sin Kaals dando por saco