No vamos a hablar de furris ni de creepypastas