Y parecía que Gandalf encasquetaba marronas épicas