Con este juego aprendí algo muy importante: las sugerencias de tus amigos no tienen por qué ser acertadas.

Hace un tiempo, un compañero de clan me recomendó el To The Moon. Me habló maravillas de él, de cómo un juego hecho con el RPG Maker o un motor similar estaba tan logrado. Me habló de su entrañable historia y la profundidad de sus personajes. Me aseguró que era una obra maestra que no podía dejar de probar.

Muy bien, mi pareja lo obtuvo en un Humble Bundle y yo lo empecé a jugar (al menos no tuve que pagar por él). Pese a que mi partida no dura más de 8 horas, pues es un juego bastante corto, lo he tenido que jugar en varios días. No por aquello de hacer pausas y descansar, no. Es que no lo aguantaba más de una hora seguida. Sinceramente, para lo que es este juego, no sé cómo le tengo tantísimo asco.

Vayamos por partes: To The Moon es una aventura gráfica creada por Freebird Games. Hasta ahí todo bien, he jugado varias y sé como son. El problema es que lo único que podemos hacer es movernos y recoger esferas de recuerdo, ya está. Ah, y ver historia. Nunca tenemos opciones, nunca elegimos nada, porque nosotros sólo estamos observando. ¿He dicho que me gusta tener opciones?

ttm 4
Abajo podemos observar la barra de recuerdos llena. El tren de juguete es el memento en que los usaremos.

La jugabilidad se me atraganta. Es tan repetitiva que te dan ganas de estampar el teclado contra la pared (no sé cómo conseguí contenerme). El juego consiste en ir recogiendo recuerdos en forma de esferas de colores para ir a colocarlos en un memento*, el cual nos permite retroceder más en la memoria del paciente. Una vez localizado, hemos de desbloquearlo haciendo un puzle. El puzle consiste en voltear los recuadros que conforman su imagen, de forma que queden todos boca arriba, mostrándolo. Esto lo vamos a repetir cada 5 minutos más o menos, en cada etapa de la vida de John. Es aburrido, es repetitivo y acaba cansando.

memento flores
Esto es uno de los cientos de puzles que tendremos que resolver.

El menú es una pantalla con tres pestañas: personajes, lista de objetos y notas. Si al menos pusieran una descripción de cada personaje que vas conociendo, pero no. Sólo nos muestran a los dos que manejas, que en principio eran intercambiables y luego dejan de serlo. La lista de objetos se reduce a 4 y las notas apenas contienen información. Para hacer eso mejor que no pongan nada. Parece que esté hecho con desgana. De verdad, esta pantalla sobraba, poned una tecla para guardar como en otros juegos y nos ahorramos este sinsentido.

Pasemos a hablar de la historia. La trama es sencilla, manejas a los doctores Eva Rosalene y Neil Watts, dos médicos cuyo trabajo consiste en meterse en los recuerdos de personas moribundas para hacer que puedan cumplir un deseo que no fueron capaces de realizar en vida. La historia comienza cuando van a casa de John, un anciano cuyo último deseo es ir a la Luna. Durante la trama se descubrirán las motivaciones de dicho deseo, pues en el estado en que está el anciano ni él mismo lo sabe. Hasta aquí todo perfecto. La historia nos la van mostrando de forma retroactiva, retrocediendo más y más en los recuerdos de John para saber cómo fue su vida. Su historia tiene momentos tiernos y otros que te dan mucha pena, pero ese no es el problema.

ttm 5
En la parte superior se ve la etapa de la vida de John en la que nos encontramos.

El problema son Eva, Neil y su don de la inoportunidad. Este par se dedica a comentar, criticar y hacer bromas de todo lo que ve, a hablar con condescendencia de la vida de John o a burlarse y menospreciar sus recuerdos. Una absoluta falta de respeto en mi opinión, que denota la poca profesionalidad de ambos. Están allí por la pasta y su trabajo les importa una mierda. Te lo dejan bastante claro cada vez que abren la boca, aunque hacia el final del juego digan de una forma melosa y falsa “yo entré en esto porque quería hacer feliz a los viejos.” Para colmo, Neil es un machista de aúpa, tiene cada frase que te dan ganas de arrancarle la lengua.

Creo que la historia de John es preciosa pese a no ser una gran historia: es la vida de un hombre normal, sus alegrías y penurias y nada de lo que ves te deja indiferente. Hay muchas escenas de lágrima fácil. Sin embargo, los personajes que manejas lo estropean todo. Si simplemente no comentasen nada sería mucho mejor.

ttm 8
El conejo de origami que hizo River, es verlo y llorar. Ya sabréis por qué.

Finalmente hablaré de la banda sonora del juego. La música está bien para escucharla una vez, no las cuarenta puñeteras veces que se repite y se repite mientras buscas el maldito recuerdo de turno que te falta para continuar. En ese momento no sólo quieres arrancarte los tímpanos; es que te replanteas lo de estampar el teclado, pero contra el compositor. No sé que estilo es, sólo sé que a mí no me ha gustado para nada. El tema que da nombre al juego está bien, pero sólo eso.

A mi parecer, lo único pasable de este juego es la historia (siempre y cuando ignoréis a Neil). Si creéis que podréis soportar lo anteriormente mencionado, vosotros mismos. Yo seguiré esperando que me devuelvan mis 8 horas.

*Un memento es un objeto personal que tiene ligado un gran valor sentimental. Ello se debe a que está profundamente relacionado con una situación o persona de tu vida.