Star Tap, hasta el infinito y más allá

27/05/2018 | 1 comentario

Hay días en los que el trabajo, los estudios, la vida e incluso los propios videojuegos nos sobrepasan. Nos piden demasiadas cosas, nos exigen demasiado tiempo y lo único que queremos es desconectar. Por ese mismo motivo aparecieron en los formatos móviles esos juegos simples y sin exigencias que, a pesar de todo, nos enganchan. Uno de esos juegos es precisamente el que os traigo hoy: Star Tap.

Este juego que podéis encontrar gratis en Android e iOS es un juego de inactividad disfrazado de clicker que, como su propio nombre indica, consiste simplemente en no hacer NADA. Pero no os vayáis, que aun así os va a gustar. Su objetivo principal es ayudar a Stella en su viaje a través del espacio, y eso lo conseguimos a base de clics y mejoras en su nave. Un funcionamiento sencillo pero absurdamente adictivo.

 

 

Comenzamos nuestra partida despegando en una pequeña astronave, dejando atrás la Tierra para lanzarnos a la aventura y… encontrarnos con el primer alien. Está claro que no salimos de nuestro planeta para perder el tiempo. Sin embargo, ese pequeño hombrecillo azul no viene a atacarnos (menos mal), sino a ayudarnos, porque nos quiere guiar y proteger. No sabemos por qué quiere eso ni qué son esas pistas que nos va dejando con sus pensamientos, pero ahí está la gracia del argumento de este juego. Que tiene argumento y todo. Y ahí nos vamos, a perseguir a un señor azul de hito en hito, empezando por la Luna.

Realmente podríamos dejarlo ahí y simplemente entrar de vez en cuando a ver por dónde va nuestra nave y en los primeros días veríamos pasar unos cuantos planetas. Sin embargo, tal y como pasa en el mundo real, los planetas están cada vez más lejos y cuesta más llegar a ellos, dejándonos ver fácilmente tiempos de 170 años hasta la llegada al próximo hito. O más. Para evitar esto, el juego nos permite hacer mejoras a nuestra nave y comprar drones: unos robots majísimos que nos van dando recursos automáticamente y cuantos más tenemos, más autosuficiente es nuestra nave.

 

 

¿Y qué pasa con los clics (o “taps”, que seguimos hablando de móviles)? Pues que, como os iba diciendo, no son imprescindibles, pero sí que le dan velocidad a la nave y al aumento de recursos. A pesar de que el juego funcione solo, os encontraréis más de una vez aporreando la pantalla del teléfono mientras pensáis cosas como: «Venga, un poquito más y puedo subir de nivel el tercer dron, que ya tiene el 1990 y a los 2000 me sale un upgrade». Y sin que te des cuenta, llevas la mitad del camino a Plutón dando toquecitos.

En definitiva, podemos encontrarnos miles de clickers, pero por norma general el aburrimiento acaba venciendo al completismo. Yo misma he jugado a miles y he abandonado otros miles, y sin embargo todavía sigo enganchada a este. Quizá sea por la curiosidad de no saber a qué parte del universo nos envían una vez que salimos de la Vía Láctea o por querer saber por qué ese alien nos estaba esperando desde el principio o incluso por qué tenemos una bola que brilla y que parece que oculta algo. Sea por lo que sea, pienso llegar hasta GN-z11 para desvelar todos los misterios de este juego si es necesario *taptaptaptap*.

Cómprame un café en ko-fi.com

Nix

I run on coffee, sarcasm and lipstick. Hace años le vendí mi alma a Bioware y me convirtieron en la Shadow Broker. Tengo un papelito que dice que soy N7, pero no quieren darme mi propia nave. Me gusta llevarle la contraria a la gente y por eso soy una Inquisidora enana y pelirroja.

1 comentario
Darkor_LF
Darkor_LF 27/05/2018 a las 7:08 pm

Ay, me lo voy a volver a instalar y todo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: