los Rot son los bichines videojueguiles más cuquis que se han hecho jamás