¡Atención! Cuquicidad extrema: manejar con cuidado

Análisis de Kena: Bridge of Spirits

Análisis de Kena: Bridge of Spirits

Si hace poco os decía que Lost in Random había sido amor a primera vista, no sabría definir cómo me enamoró Kena: Bridge of Spirits frame a frame. Incluso me atrevería a decir que lo esperaba con muchísimas más ganas, aunque solamente sea porque lo descubrí antes y he seguido de cerca las pequeñas actualizaciones que hacían del proceso del juego y los inevitables aplazamientos de su salida —aunque siempre es mejor eso que el crunch—. Sin lugar a dudas, para mí septiembre de 2021 ha sido una experiencia en lo que a videojuegos se refiere. ¡Veréis qué risa cuando me toque elegir el GOTY de este año!

Kena: Bridge of Spirits es una aventura llena de acción y exploración, donde encarnaremos a una guía espiritual cuya labor es ayudar a las almas perdidas. Nuestros primeros pasos en este título servirán a modo de tutorial para que podamos familiarizarnos con los controles —podemos jugar tanto con ratón y teclado como con mando—, conocer a los Rot y ver cuál es la labor de Kena. Ya que, para ayudar a los espíritus, recorreremos el mapa en busca de reliquias relacionadas con ellos, acompañadas por los Rot y equipadas con una máscara y nuestro bastón mágico. El cometido de la máscara será principalmente mostrarnos cosas que no se ven a simple vista y, aunque no podamos caminar con ella puesta, esto nos será de gran ayuda en alguna que otra ocasión. Asimismo, los Rot no solo se encargarán de robar nuestros corazones con sus innumerables muestras de adorabilidad, sino que se convertirán en nuestros mejores compañeros de aventuras tanto a la hora de explorar como en combate. 

Kena meditando con los Rot

La trama se desenvuelve en forma de pequeños objetivos, por lo que podremos explorar tanto como queramos y continuar sin miedo a perdernos. Además, en determinados puntos del recorrido encontraremos unas piedras muy bien situadas que nos permitirán viajar a zonas ya descubiertas. Esta posibilidad de viajar rápidamente por todo el mapa, sumada a la cantidad de cosas que se pueden descubrir en cada zona, es la invitación perfecta a dejarnos llevar, apartar a un lado la historia principal y beber del impresionante trabajo audiovisual que es Kena: Bridge of Spirits. Con el plus de encontrar un montón de sombreros boniquísimos para los Rot que tendremos ocasión de comprar y equipar luego en los múltiples carritos de sombreros que descubriremos, de tal forma que podremos llevar a nuestro ejército de pequeñas bolitas de pelo vestido igual, a modo de uniforme, o cada cual con su gorrito. Y por si los sombreritos o sus animaciones no fueran suficientes, Kena podrá sentarse rodeada de estos pequeños seres e interactuar con ellos con una serie limitada de acciones que, sin embargo, serán suficiente para rematar nuestro corazón. Asimismo, si las capturas de pantalla se nos han quedado cortas, también contamos con un modo foto para que dediquemos una cantidad considerable de horas de juego cambiando ángulos y poses. Está claro que Ember Lab ha sabido explotar al máximo la existencia de los Rot y el fantástico mundo y escenarios que han creado, y no seré yo quien se queje.

Kena: Bridge of Spirits es espectacular a nivel audiovisual. Ya no solo es que se han currado estéticamente cada detalle de los personajes y escenarios, con tanto mimo que veremos incluso magulladuras en Kena durante los combates. Es que tanto la melodía como los sonidos que acompañan cada momento y acción lo harán de forma ideal, aportando redondez. De hecho, tanto es así que, cuando encontremos círculos de meditación con los que ampliar la vida de Kena, nos resultará muy difícil no permanecer en ellos largos momentos simplemente viendo la animación una y otra vez y dejándonos envolver y relajándonos con ella. Sin embargo, se echa en falta que el mundo esté más vivo, ya que apenas encontraremos personajes que no tengan una función específica en nuestra aventura, seres con los que interactuar (o no) que simplemente llenen con su presencia unos escenarios que, por otro lado, están estremecedoramente vacíos. Aunque quizás ésta sea precisamente la intención de los desarrolladores.

Durante nuestras largas horas de exploración, contaremos en todo momento con la posibilidad de consultar un mapa y ver nuestro objetivo principal, cuya dirección podremos situar en el escenario al colocarnos la máscara de espíritu, y pequeños objetivos para encontrar en cada zona como, entre otras cosas, un número variable de Rot, sombreros para ellos, correo de espíritu que deberemos entregar en la aldea o cofres malditos que se nos permitirán acceder a su contenido una vez superemos un pequeño reto de combate.

Kena luchando contra un jefe

En cuanto a los enfrentamientos, he de admitir que ha sido un punto agridulce, ya que si bien tienen una dinámica interesante, no basándose solo en aporrear el mismo botón una y otra vez, lo cierto es que pueden llegar a ser tremendamente frustrantes incluso en un modo intermedio de dificultad —cuenta con cuatro dificultades: modo historia, guía espiritual, guía espiritual experto y guía espiritual maestro, que podremos cambiar en cualquier momento—, lo cual puede llegar a afectar a la experiencia. En determinados puntos del mapa, encontraremos pequeñas hordas de enemigos con diferentes características que nos obligarán a adaptar nuestra forma de luchar, debiendo escoger entre golpear con el bastón, utilizar el arco, lanzar una bomba o incluso combinar estas armas. También podremos protegernos invocando una esfera de energía alrededor de Kena e incluso utilizar a los Rot, reuniéndolos y enviándolos hacia un enemigo o llamándolos a imbuir nuestras armas para dar un golpe más fuerte. Sin embargo, algunos enfrentamientos se vuelven ridículamente difíciles, haciéndonos caer una y otra vez y quitándonos las ganas de volver a levantarnos. No hacer tanto daño como nos gustaría, recibir más del esperado o en el momento menos oportuno, e incluso que la energía de nuestro escudo se agote antes de poder evitar el golpe crítico de una cadena que hemos aguantado a duras penas pueden convertir un frenético combate que aspira a ser un reto interesante en un enfrentamiento injusto y demasiado frustrante. Además, el salto de dificultad entre unos rivales y otros puede ser demasiado grande, sobre todo al combinar diferentes enemigos en un espacio reducido. Y los bosses, especialmente los espíritus que debemos salvar tras reunir sus reliquias, son especialmente duros. Tampoco ayuda demasiado que nuestra única forma de curarnos sea enviar a los Rot a un número bastante reducido de flores o que a menudo tengamos que decidir si es mejor utilizar dicha acción de los Rot para atacar a un enemigo o restablecer nuestra salud. Y eso si logramos enfocar el punto exacto con el que mandar a los Rot, tanto contra un enemigo como hacia una flor, mientras corremos por nuestra vida. Por su parte, para tratar de hacer estos enfrentamientos más llevaderos, tanto Kena como los Rot cuentan con un pequeño árbol de habilidades que iremos desbloqueando según obtengamos karma y subiendo de nivel. Además, cuantos más Rots encontremos, más acciones podrán llevar a cabo.

Kena: Bridge of Spirits nos presenta una historia sencilla, pero emotiva, envuelta en una ambientación única y que invita a sumergirse horas y horas descubriendo cada rincón. En este título podremos elegir en qué idioma queremos ver la interfaz y los subtítulos, mientras que las voces estarán únicamente en inglés. Y a pesar de que el combate puede llegar a nublar la experiencia, la realidad es que los puntos positivos compensan con creces y sigue siendo un juego que merece la pena. Además, nadie dijo que ser guía espiritual fuera a ser fácil o todas las almas tan puras como los Rot.

Este juego se ha comprado gracias al apoyo de la gente de nuestro Patreon. Hazte mecenas desde dos euros al mes.

Cómprame un café en ko-fi.com

Aonia Midnight
Aonia Midnight @AoniaMidnight

Curiosa, reflexiva y torpe // Palomitas y cerveza // Psicóloga porque lo dice un título // Mi mente está llena de mundos en los que evadirme // Nothing is true, the cake is a lie

2 comentarios
Tijerín
Tijerín 12/10/2021 a las 2:18 pm

Me ha encantado el analisis, gracias por el trabajo Aonia, a mi tambien me enamoró desde le principio y lo jugue de asalida; fue una pasada. Tengo muchas ganas de ver lo siguiente de Ember Lab.

Aonia Midnight
Aonia Midnight 13/10/2021 a las 12:25 am

¡Gracias por tu comentario! Es un juego maravilloso, merece cada segundo invertido ^_^

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: