Primeras impresiones de Path to Mnemosyne

Primeras impresiones de Path to Mnemosyne

Hoy me apetece hablar de un maravilloso juego que tuve el privilegio de probar durante el Valencia Indie Summit. Se trata de Path to Mnemosyne, del estudio indie Devilish Games.

Es un juego cuya mecánica central se basa en resolver puzles. Su duración estimada según los desarrolladores será de unas 3 horas. En él manejamos a quien parece ser una muchacha joven de cabellos cortos y negros, la cual va ataviada con una simple túnica blanca y camina descalza por un pasillo que se extiende ante nosotras.

Los controles son muy simples. Podemos desplazarnos a izquierda y derecha, avanzar, retroceder y saltar. Todo ello con teclado y ratón, pues de momento no hay soporte para mando. Mientras avanzamos por un camino que parece no tener fin guiados por una voz en off masculina, nos encontramos con dos tipos de puzles: de lógica y de perspectiva.

Los de lógica se encuentran a lo largo de los niveles y consisten en pulsar unas baldosas en un orden concreto o en girar una serie de piezas cilíndricas gracias a unas flechas en el suelo. Las piezas cilíndricas mueven el suelo sobre el que estamos, el cual está construido a base de secciones que se conectan entre sí, permitiéndonos llegar a nuevas secciones. Las baldosas generalmente abren puertas que nos impedían el paso.

En algunas de estas secciones encontraremos y recolectaremos unas esferas incandescentes de color azul que no son otra cosa que fragmentos de los recuerdos de nuestra protagonista. Hay alguna sección que cuesta un poco de resolver, pero ahí radica la gracia de los juegos de puzles. No te lo van a dar todo mascadito. La verdad que en líneas generales la curva de dificultad es progresiva y está bastante equilibrada, aunque seguramente no sea la definitiva.

onqgod1vmke3isecaqre

Una vez hemos recolectado todos los fragmentos dispersos por el nivel y colocado los mecanismos en la posición correcta llegamos a una pared con unos símbolos grabados. Este es el puzle que marca el final del nivel y es un puzle de perspectiva. Consiste en encajar los fragmentos y completar el recuerdo, cuya imagen compuesta por líneas y nodos se asemeja a una cadena de ADN. Nuestro objetivo es mover las piezas de forma que las líneas conecten todos los nodos entre sí sin que se solapen. Parece enrevesado de explicar pero es muy intuitivo a la hora de resolverlo. De hecho, me quedé un poco parada cuando me encontré con el primero pero empecé a toquetear y enseguida supe qué debía hacer.

Sobre la música, poco puedo decir salvo que es música electrónica con un toque tétrico. ¿Quizás a mitad de camino entre el desasosiego y la nostalgia? O esa impresión me provoca a mí, pues tiene un aire oscuro y perturbador que, si estoy en lo cierto, pega mucho con la realidad del escenario donde nos encontramos.

La estética del juego es muy simplista pero efectiva, dando la impresión de que tanto los escenarios como la protagonista (hechos en 2D) son ilustraciones monocromáticas con un efecto de ruido. Lo único con un toque de color son las esferas de recuerdos que poseen una vibrante tonalidad azulada.

Los diversos escenarios se suceden ante nuestros ojos de manera peculiar gracias a la técnica del zoom infinito. Así, tenemos la impresión de que nos movemos por un camino que no se acaba nunca. Esta estética me llamó la atención porque me recuerda a las ilustraciones de algunos cuentos clásicos. Y el efecto de ruido añade (en mi opinión personal) un puntito de mal rollo, dando ese toque de tensión inquietante. Esto lo comento porque estoy acostumbrada a encontrarme ese efecto en algunos juegos de terror y cuando lo veo en otros juegos me suscita de manera involuntaria miedo y tensión.

Ahora viene la parte por la cual este título captó poderosamente mi atención. En primer lugar tenéis una pista en el propio nombre Mnemosyne. En la mitología griega (helenismo), Mnemosyne es la titánide que encarna la Memoria y el Recuerdo. Es hija de Urano y Gaia y por ello se la considera además una deidad del tiempo. Asimismo, Mnemosyne también es el nombre de uno de los ríos que surcan el reino del Hades. Concretamente, es el río del que se incitaba a beber a los iniciados a fin de que no olvidasen su vida anterior, como sí hacían el resto de almas al beber del rio Lete.

jw4oytouj9vcdz3clivr

¿Y qué está haciendo nuestra protagonista? Recolectar recuerdos y recuperarlos, pues cada vez que resolvemos un puzle de recuerdo una escena en plan flashback se muestra ante nosotros, desbloqueando parte de lo sucedido antes de llegar a donde estamos. Yo sólo he visto dos de ellas y tengo muy claro de qué va el juego, pero no puedo desvelar dicha trama. Sólo os diré que está fuertemente relacionado con la mitología de la religión helénica y que, como practicante de este culto, me encanta ver representaciones respetuosas del mismo. Comenté mi hipótesis con los chicos de Devilish Games que estaban en la sala de juegos y me dijeron que era la primera que acertaba de pleno sobre el devenir de la trama con tan poca información sobre la misma.

Así pues, sólo me queda esperar a su salida, que será a mediados de este año según la página del juego en Steam, para ver si la totalidad de mi hipótesis sobre su historia es acertada. Lo que sí tengo claro es que me lo compraré en cuanto salga y que grabaré un Let’s Play en mi canal.


Las imágenes que acompañan al texto son propiedad de Devilish Games.

Cómprame un café en ko-fi.com

Catherine Wyrd
Catherine Wyrd

Amante de las aves. Novelista aficionada. Pintora con acrilicos. Gamer asidua de Overwatch y GW2, jugadora de consolas y PC en general.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: