Void Tyrant, blackjack con pasos extra

06/01/2020 | No hay comentarios

Me gustan los juegos de cartas, dijo para sorpresa de nadie. Es por eso que siempre que alguno me llama la atención procedo a descargármelo y probarlo y en este caso las razones fueron dos: el arte del juego parecía bonito y es gratis. Hale, ya lo he dicho, podemos pasar a los siguientes puntos.

 

Void Tyrant, de los estudios de Armor Games, es un RPG con mecánica de cartas disponible tanto para Android como para iOS que nos sitúa en una galaxia hecha un cristo: mercenarios, robots malvados y un número bastante elevado de enemigos variados están causando el caos y sobre nuestros hombros recae la responsabilidad de dejarlo todo arreglado, que para algo esto es un RPG. Como RPG que es además contaremos con varias clases para ir desbloqueando poco a poco, y por ende diversas formas de atajar el problema, todo bastante clásico: guerrero, mago, ya sabéis.

Pero todo esto con un toque futurista, así que ya solo por el cambio de escenario pasa a ser interesante.

 

La mecánica central, como ya he dicho, son las cartas. Concretamente, una especie de blackjack del espacio. Por si alguno no sabe más o menos como va el blackjack, consiste en ir pidiendo cartas hasta quedarnos lo más cerca posible de 21 sin pasarnos, o perdemos automáticamente. En este caso no serán 21 sino 12, y el número en el que decidamos rendirnos marcará nuestro ataque esa ronda, convirtiendo el 12 en un crítico y, como en el blackjack, nuestro enemigo también hará lo propio, así que tendremos que mantener un equilibrio entre no pasarnos de 12 y conseguir un número superior a él, o ganará la ronda y nos atacará. Si alguno sabe contar cartas supongo que este es vuestro momento de brillar.

Esta sería, como ya he dicho, la mecánica central, pero no la única: tendremos habilidades propias de nuestra clase y, según avancemos en el juego, nuestra raza. Esta segunda baraja de cartas nos permitirá planear jugadas más complejas que sencillamente esperar y tener suerte (o, de nuevo, contar cartas, supongo): podremos paralizar a nuestros enemigos para evitar que saquen más cartas, reforzar nuestros ataques e incluso trampear la baraja para sacar los valores que necesitemos para sumar 12, entre otras cosas, lo cual hace que un juego de más o menos azar pase a ser algo que podemos controlar y planear, evitando frustraciones.

La historia está dividida en varios planetas que tendremos que visitar para conseguir varios MacGuffins y poder devolver el orden al universo, con enemigos distintos, varias rutas alternativas a seguir y secretos para desbloquear. Todo esto, sumado a los desbloqueos de razas y clases, las posibles mejoras para nuestro personaje, que son acumulativas, y el hecho de que es más complicado de lo que parece, le da un nivel de rejugabilidad bastante alto. Ya no solo porque tendremos que reempezar la partida varias veces tan solo para conseguir llegar al final, que es como el juego está planteado, sino porque la posibilidad de conseguir mejoras y cartas nuevas tras reiniciar las partidas hacen que, a veces, merezca la pena.

Pese a todo ya os digo que es un juego que brilla más por su mecánica que por su trama y yo acabo recurriendo a él como minijuego para echar los ratos muertos como quien abre el solitario y, sinceramente, considero eso algo bueno. Al fin y al cabo, es un juego de cartas.

Como extra quiero comentar lo dicho al principio sobre el arte: es bonito, los enemigos son cuquis y curiosos, y en general es agradable a la vista, que siempre se agradece. Y bueno, es gratis, así que en serio, probadlo. Es más divertido de lo que creéis.

 

Y contar cartas es más complicado de lo que parece.

Cómprame un café en ko-fi.com

Glitched Ghoul
Glitched Ghoul

Juego a cosas y muevo cadáveres.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: