Ya hace casi un mes que estoy muy enfadada.

Concretamente desde el último E3 en el que (de nuevo) tuve que ver como a mi género (un 50%  *oscilante* de la población mundial) se lo volvía a dejar de lado.

Sí. Hablo del Battlefield 1.

Hablo de esa vergüenza de declaraciones en que aseguraban que el motivo por el que no ponían personajes femeninos en el juego era “que los jugadores masculinos no VEÍAN CREÍBLE que ahí hubiese mujeres”.

Ni siquiera decir “no las hubo”, sino “sí, sabemos que las había pero es que a ver si los dudebros se nos van a poner nerviosos”.

Lo jodido es que estoy convencida de que no ha sido ni por machismo, ni pensando en sus amados niños rata.

Lo han hecho para ahorrarse el coste de regrabar diálogos, hacer skins y demás trabajo que supondría esto. El problema es que al usar esta excusa han sacado de sus cuevas a todo el variopinto plantel de impresentables que ahora andan libres y bramando “claro, es que no hubo mujeres en la WW1”.

enfermeras guerra 1
Aquí enfermeras de guerra muy lejos de la trinchera.

Algunos, los más despiertos, sensibilizados o cómo queráis llamarlo nos concenden que sí, que hubo enfermeras y algún que otro batallón puntual o, como me dijeron a mi “en el bando ruso unas pocas, y una británica que se alistó haciendose pasar por hombre… unas 300”.

Y aquí me permitiréis que dé un pequeño salto a hablar un segundito de otra cosa, para poner un más que posible motivo de que las mujeres crecieran como setas en la segunda gran guerra si se habían perdido la primera parte: el fotoperiodismo.

La humanidad lleva siglos haciendo el tonto con cámaras oscuras, eso lo sabemos todos y no me extenderé. Que se empezó a retratar gente por allá al final de 1800 pues también es algo que quién más quién menos todos hemos oído. Pero en aquellos años, pese a que se retrataba gente era muy difícil hacerlo porque las emulsiones tenían sensibilidades muy bajas por lo que necesitaban aquellos fogonazos de flash de magnesio que hacían que el fotógrafo fuese cualquier cosa menos discreto (sumadle además el tamaño de la cámara, el trípode etc…).

El primero en crear el género “fotoperiodismo” (o “foto live”) tal como hoy en día se conoce fue Erich Salomon, en Alemania. Corría el año 1925 cuando aquel señor pudo empezar a fotografiar personas sin los clásicos posados arreglados (fotos había, poquísimas, muy estáticas y desde luego desde primera línea de fuego casi nos podemos olvidar). Y fijaos vosotros, qué coincidencia, que a partir de la siguiente guerra, la WW2 ya habían mujeres en el frente e incluso aquí en España Cappa, Agustí Centelles… fotografiaron milicianas. ¿Queríamos salir “arreglás pero informales” en la foto?

AgustiCentellesmilicianas.jpg
Foto de milicianas españolas, por Agustí Centelles.

¿Vosotros pensáis de verdad que en una guerra que asoló a prácticamente todo el continente y movilizó a 65 millones de soldados sólo 300 mujeres cogieron un fusil? ¿Que ninguna enfermera de guerra con la trinchera a punto de caer rendida tomó un arma y se puso a defenderla? ¿Que con soldados enemigos a punto de tomar su aldea, pueblo o ciudad ninguna de ellas decidió ir a defender una posición? (sabiendo además que fue una guerra especialmente cruel con las mujeres capturadas).

Si creéis que esto es así deberíais echar un ojo al extraordinario trabajo de contención que están haciendo las milicianas kurdas contra Isis.

387px-Maggi_George-2-258x400
Aquí, sin más, una foto del año 1960 de Margaret George Shello, una guerrillera kurda echada al monte a la que lograron retratar. Para que veais que ni esto es nuevo.

Que sean estos 300 los números oficiales, o que sea la cantidad de mujeres inscrita legalmente como soldado, tal vez pueda llegar a creerlo.

Porque en aquellos años mandar mujeres al frente quedaba mal (más que nada porque te vendían aquello de “lucha por nuestras mujeres”)… menos si estabas en Rusia, que a Rusia siempre se la ha traído todo muy floja y por eso es de los pocos países que tiene destacamentos femeninos conocidos en aquel conflicto.

No voy a extender más la clase de historia (que se podría) porque en el fondo lo que intento hacer es una reflexión.

Y es que aunque fuera verdad que ninguna mujer pisó un frente en esa guerra y en este videojuego quisieran ponerlas ¿qué más da? da igual lo que digan. No van a buscar rigor histórico. Poquísimos videojuegos lo buscan a ese nivel y sin concesión alguna.

Y battlefield 1 tendrá miles de concesiones. ¿Sabéis porqué? por el mismo motivo por el cual los videojuegos de este género sobre la WW1 son tan escasos como los unicornios: fue una guerra de trincheras en las que prácticamente murió más gente de asco, gripe, y fusilada por deserción que en batalla. Buscad el “motín de la primavera del 17”, “el invierno alemán de los nabos” y después veremos cuántas de estas cosas muestra el videojuego en su “gran realismo”.

Puede que ahora saquen un parche, un arreglo, una chuchería para que nos callemos, “habrá un personaje femenino en historia/multijugador/cosa”. Da igual. Después de este vendrá otro.

Y por eso os pido que no os dejéis llevar por la opinión que parece mayoritaria sólo porque chilla más. Las mujeres estamos aquí. Hemos estado aquí toda la historia. No permitáis que nos hagan desaparecer.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com