Aquí Morwen de nuevo, que esta vez os trae otro título de terror que en 2014 tuvo muy buena acogida y fue bastante popular entre los “let’s players”: Among the sleep.

El juego fue desarrollado por los noruegos Krillbite, quienes después de lanzar una demo pusieron en marcha una campaña de Kickstarter para poder hacer el juego completo, recaudando algo más de  248.000$ de los 200.000 de objetivo. Esto les permitió además lanzar un DLC a modo de precuela, de la que hablaremos más adelante.

Among the sleep es un juego en primera persona, somos un niño de dos años y todo el mundo que nos rodea está adaptado a nuestra perspectiva (todo es enorme, todo potencialmente da miedo). Los gráficos no son la octava maravilla del universo, pero ni falta que hace, además que para el presupuesto que manejaron y teniendo en cuenta de que no son un estudio grande, me parece que han hecho un buen trabajo. La mecánica vuelve a ser muy parecida a la que encontrábamos en SOMA: podemos mover objetos, subirnos a ellos, cogerlos y lanzarlos por los aires. Podemos andar de dos maneras: de pie, más torpes y lentos, o a gatas, lo que nos permitirá ir más rápido y escondernos debajo de lo primero que pillemos si es necesario (y lo será). Lo que más nos ayudará a meternos en la atmósfera, es sin duda el sonido, el cual se han currado bastante. Aquí tenéis un pequeño “teaser” del gameplay que os encontraréis.

Among the sleep gameplay

El planteamiento me parece de lo más original, dentro de lo que cabe decir. No guardo muchos recuerdos de cuando era un moco, pero los pocos que me quedan desde luego podrían casar perfectamente con cómo vemos el mundo a través de los ojos del protagonista.

La historia comienza en la celebración de nuestro segundo cumpleaños. Estamos en casa con nuestra madre zampando tarta cuando de repente alguien llama a la puerta, y lo primero que a mí me llamó la atención fue el sustaco que se pega ella: aquí pasa algo. Cuando mamá va a atender la puerta, se oye cómo empieza a discutir con una voz masculina, entonces el juego nos enseña una nueva mecánica, porque en cuanto mamá alza la voz, la vista se emborrona y los sonidos se hacen mucho más estridentes (¿os suena?). En este caso, además de advertirnos de la presencia de un monstruo, refleja el miedo del niño protagonista.

En cuanto ella vuelve, lo hace con un regalo en la mano. Ya arriba en nuestra habitación descubrimos que es un osito de peluche parlante, que se presenta como “Teddy”. No sé vosotros, pero mi mente sucia de adulta me jugó una mala pasada cuando, después de estar un poco con él, lo primero que nos pide el osito es meternos con él en el armario.

teddy
Teddy quiere que le acompañes a lo oscuro…

Pero descuidad, es simplemente enseñaros una última mecánica del juego, y es que cuando entramos en el armario (que resulta ser una enorme habitación llena de gabardinas largas que parecen fantasmas) nos enseña que cuando tengamos miedo, le abracemos para sentirnos más seguros, y así de paso nos ilumina el rincón donde estemos. Habrá momentos en que esté todo tan oscuro, que os hará falta.

Una vez pasada la introducción, el juego comienza de verdad cuando nos medio-despertamos en mitad de la noche y algo se está llevando a Teddy de nuestra cuna. Nos volvemos a dormir, y poco después despertamos con esa misma mano invisible moviendo la cuna por la habitación para a continuación volcarla con nosotros dentro. Entonces empezaremos a movernos por la casa, buscando a nuestro osito, a quien encontraremos en la lavadora.  Al rescatarle, nos advierte de que algo no va bien, y que debemos encontrar a nuestra madre.

Nos meteremos entonces en un mundo onírico, diría que literalmente, porque muchos escenarios no tendrían sentido en la vida real pero a muchos de vosotros seguro que os evoca un sueño, como una biblioteca en medio de un bosque. Tendremos que encontrar a nuestra madre a través de esos escenarios buscando cuatro recuerdos felices que nos llevarán hasta ella. Sencillo, ¿eh? Bueno, si ignoras la “backstory” es muy imaginativo, divertido (si eres de los que se lo pasa pipa con el terror), da miedo —o al menos desasosiego— como promete y es cortito, muy redondo. Pero si prestáis atención a los detalles del juego (no os perdáis los dibujos infantiles que iréis encontrando en folios y paredes) terminaréis el juego con una sensación bastante diferente a la que en principio pudiera esperarse.

dibujito

Como dije antes, hay un DLC gratuito que hace de precuela para el juego. Es bastante corto, sirve más que nada para ponernos en antecedentes y aclarar alguna cosa (aunque deja casi más dudas de las que resuelve), además de hacer un guiño a una película de 1990 que no revelaré para no haceros spoiler, pero que muchos identificaréis en seguida.

Si queréis echar una tarde-noche con este juego, diría que no os vais a arrepentir. Aunque no os dé miedo, apuesto a que los escenarios o la mecánica os gustarán. Pero sobre todo, lo que no os va a dejar indiferentes, es la historia de este niño de dos años.

Empiezan los spoilers. Si queréis que todo os pille de sorpresa, dejad de leer aquí.

¿Nos acaban de estampar un caso de maltrato + maltrato infantil en la cara y no nos hemos terminado de enterar?

Como he dicho, eres un niño de dos años. Por lo que revela el principio del juego, tu madre se acaba de divorciar de tu padre, se ha mudado a su propia casa y estáis solos. Hay mucha discusión sobre si quien le trae el regalo al niño es su padre intentando verle o servicios sociales. Personalmente, después de haber visto también el DLC,  me inclino a —o quiero—pensar más en un asistente social, ya que al final del juego nos volvemos a encontrar con la voz masculina que le dice “Hey little one!” y me da la impresión que un padre le llamaría antes por el nombre, pero es opinión personal. Además, el osito tiene la misma voz que ese hombre, y visto lo visto no estoy convencida de que el niño se sienta 100% seguro con su padre, ya que en teoría uno de los monstruos es una interpretación de cómo le ve el niño. El hecho de que no se revele quién es, creo que está hecho a propósito para dejar la conclusión al juicio del jugador.

Pero, como decía, en el DLC precuela nos encontramos al niño dando vueltas por otra casa diferente, rememorando precisamente un momento anterior al divorcio y posterior mudanza de nuestra madre. Lo que me inclina a pensar que está interviniendo servicios sociales antes que el padre, es esta escena:

wtf dad

No sé, muchas dudas no me quedan. Sólo la posición de la mano ya revela que una simple discusión porque el padre quería proteger al hijo de la madre, no era. No he encontrado comentarios de los desarrolladores a este respecto, porque lo que es la historia queda bastante incompleta (si alguien los consigue, encantada de escucharlos). Según avanzamos en el juego principal, descubrimos que nuestra madre tiene un problema con la bebida y eso hace que se convierta en uno de los dos monstruos que nos persiguen la mayor parte del juego. Por eso hay quienes piensan que el padre quiere proteger al hijo de una madre alcohólica, pero sinceramente no creo que la historia sea tan “simple” (la mano, no olvidéis esa mano).

mommy
Mami ha tenido un mal día

¿El problema venía de antes o empezó a raíz de los malos tratos? El caso es que ello hace que la madre se vuelva a su vez abusiva con su hijo. Las subidas de tono que tiene le acojonan, que es lo que ocurre al principio del juego, y cuando ya has desvelado todo el tomate, la frase “Tienes que dejar de esconderte de mamá”, que nos dice cuando salimos del armario con Teddy la primera vez, toma un ominoso sentido.

Algo que me ha sorprendido es que en muchas de las reviews este aspecto del juego pasa bastante desapercibido, todo el mundo se centra en si les ha dado miedo o no, que si es muy corto o si les ha gustado la perspectiva de un niño de dos años. Para un juego existente que nos enseña una situación tan oscura como esta, desde la perspectiva del propio niño, creo que se ha “corrido un tupido velo” y por eso quería mostrároslo, para que saquéis vuestras propias conclusiones.