Si conoces a alguien que jugó a Pokémon en sus inicios, con la “Game boy ladrillo” o la color, seguramente habrás oído de esa persona que Pokémon molaba mucho más antes, que los diseños de los Pokémon eran más bonitos y, vamos, que ahora no vale nada. Si tú mismo lo jugaste por los 90, puede que compartas esa opinión, pero en mi caso, pese a jugar desde Pokémon azul, creo que no es tan simple.

Pokemon game boy
Charmander, el favorito por casi todos

Pokémon fue una gran innovación en su día. Para mí, fue de los primeros RPG que jugué, ya que por aquel entonces yo era más de aventura-plataforma, y aunque los combates por turnos me cansaban un poco (lo siguen haciendo) el atrapar todos los Pokémon y entrenarlos me parecía súper divertido. También es cierto que el usar el cable game link, aunque engorroso si lo pensamos ahora, por aquel entonces era la leche.

¿Cuál es el problema? Para mí dos factores fundamentales: la nostalgia y la falta de innovación.

El factor nostalgia nos afecta mucho, y tendemos a pensar en la mayoría de los casos que una saga de videojuegos en sus inicios era mejor, y a medida que van saliendo nuevas entregas va perdiendo la magia. Fijémonos en dos sagas que siguen teniendo sus seguidores pero que tuvieron un Boom en momentos similares: Final Fantasy y The legend of Zelda. Las opiniones varían, pero son muchos los que ponen a Final Fantasy VII y Ocarina of Time como los mejores, y da igual cuántas entregas posteriores salgan, ninguna igualará a éstas. Pero ¿realmente son tan buenos? Hay una característica que se cumple en ambos juegos y que quizás ha sido lo que inconscientemente ha influido: El salto al 3D. Ambos juegos fueron el inicio de los juegos en tres dimensiones, y los recordamos con un cariño especial. Recuerdo jugar al Ocarina of Time en la sección de juguetes del Toys “R” Us y pensar que iba a ser imposible superar esos gráficos. Después salió el Majora’s, Wind Waker… pero ninguno me causó la misma sensación. Se me ocurre también el ejemplo del Mario 64, juego que a mi parecer está bien pero me gustó más el Sunshine o el Galaxy, y aun así pocas personas lo verán de esta forma, aunque curiosamente le ocurre lo mismo: Mario 64 fue el cambio al 3D.

Pero lo principal de esta saga es la falta de innovación a mi parecer. Para empezar, sigue sin tener una historia decente. Solamente en Pokémon blanco y negro intentaron crear un juego más adulto, y aunque a mí me gustó ese cambio, al público infantil que juega a Pokémon, y que es numeroso, le daba exactamente igual. ¿Conclusión? No ven necesario currarse una historia porque no la valorará ni la mitad de jugadores. A mí ya me cansa la típica organización que quiere destruir, dominar o cambiar el mundo, y encima con enemigos bastante planos. ¿Sobre los diseños de los Pokémon? Bueno,  analizándolos más detenidamente, considero que siempre ha habido Pokémon que me hacían preguntarme en qué estaban pensando los creadores. Quizás sí que algunos diseños se repiten, y ya podríamos decir que hay una categoría para los Pokémon “Pikachu”, pero siendo el más famoso de todos, es normal que quieran sacar tajada.

pokemon-x-and-y
Y mira que ahora es así de bonito, pero hay algo que falta

Hablando sobre la innovación en el gameplay, Nintendo intenta añadir cosas nuevas, como los combates dobles, la megaevolución y ahora han reinventado el diseño de algunos Pokémon que cambia según la región… ya podía habérseles ocurrido antes, porque en todas las regiones que hemos visto no cambian y en ésta sí… anda que no da el cante, pero esto va como va, tampoco comprendo cómo no inventaron una pre-evolución para Kangaskhan, que sale de un huevo y ahí tiene al bebé en la barriga.

Hablando sobre los Pokémon, a mí me ocurre una cosa, y es que inventan tantísimos nuevos que para mí el “hazte con todos” ya no tiene sentido. Ya hemos visto con Pokémon GO que no es necesario incluir tropecientos Pokémon, y es que a la gente realmente le gusta lo de atraparlos todos, pero ahora que debe de haber como 700 se quitan las ganas. Es que lo analizamos y de legendarios antes había tres y luego uno o dos más, pero ahora inventan tantísimos que tener un Pokémon legendario es tan típico como ir a comprar el pan.

¿Qué podrían añadir en Pokémon para que recuperase el éxito de sus inicios? Una historia trabajada, personajes humanos más carismáticos y que se unieran al grupo de forma permanente (cada uno podría tener su propio equipo Pokémon) y regiones un poco más grandes (recordemos que oro y plata incluían Kanto y Johto) es lo primero que se me pasa por la cabeza, e incluso así no estoy segura de que todos los jugadores que jugaban a azul y rojo quedasen contentos. ¿Qué le añadiríais vosotros? ¿Cómo creéis que les irá con Pokémon Sol y Luna?