Tengo ciertos juegos a los que les echaba horas y horas de pequeña, a pesar de no tener realmente mucha idea de cómo jugarlos bien (los malabares con las opciones para que fueran lo más fácil posible eran guapos guapos), y a los que vuelvo periódicamente. Me paso una semana viciándome como una posesa y los dejo de nuevo durante meses o años, hasta que me dé el venazo otra vez. Me pasa con Los Sims, Civilization III y Roller Coaster Tycoon 2.

Podría hablaros del juego sin más, de las cosas que tiene y cómo funcionan. Pero siendo un juego tan viejuno, tan sobado y tan complejo, creo que voy a hacer otra cosa. Os voy a hacer un tour guiado por el parque de atracciones que monté antes de dejar el Roller Coaster Tycoon 2 aparcado (hasta que me dé el venazo dentro de mil meses), y os voy a contar cosillas sobre el juego basándome en eso. ¡Bienvenidos al parque de la Gran Muralla China! O algo así.

De todas formas, por si no conocéis el juego, os resumo. Roller Coaster Tycoon 2 es un juego de DOS MIL DOS (madre mía la vejez) publicado por Infogrames. En él gestionas un parque de atracciones, donde podrás construir tus atracciones y cositas mientras intentas, con mayor o menor éxito, que no se forme un desastre con lo que has construido antes, además de ir ganando dinero, visitantes, y tal. Y conseguir los retos, si es que te gusta eso.

Hablando de esos retos, intenté esta última vez que jugué ir pasándome los retos de cada uno de los mapas, sabiendo que si no los cumplía podría continuar con el parque igualmente (de pequeña ignoraba los retos del todo, yo iba a mi bola). Pero llegué al mapa “Asia – Mejora turística de la Gran Muralla China”, donde vas a una sección de la muralla y montas tu parque, y no pude pasármelo. El reto en cuestión era llegar a los 800 visitantes y que la puntuación del parque no bajase de 700. Sin límite de tiempo, así que pensé: qué fácil. JA. La puntuación por algún motivo bajó rapidísimo de 700, yo ahí con mi triste Tiovivo y Tobogán, y me dijo el juego: o recuperas la puntuación de 700 o te chapamos el parque en cuatro semanas.

Así que bueno, acepté mi amarga derrota, el parque se cerró, Internet me dijo que era imposible abrirlo de nuevo, así que ni corta ni perezosa abrí la partida guardada en el editor de mapas, y aunque no deja cambiar demasiado los escenarios a partir de partidas guardadas, sí pude inventarme el reto. Le puse uno que NO TE CIERRA EL MALDITO PARQUE PARA SIEMPRE (y ya que estaba, con dinero infinito) y empecé una «nueva partida» ignorando el objetivo. Ahora mi reto era personal. ¡A construir una atracción de cada! ¡Y a ponerlo todo lo bonito que pudiese! Aquí empezamos el tour de mi parque absurdo.

Aquí tenemos la entrada, efectivamente eclipsada por ese batiburrillo de construcciones. Como en la entrada no había casi espacio puse atracciones que ocupaban poco suelo: la Caída libre, el Circo, el Tobogán, la Noria fulgurante (es esa cosa de ahí naranja y amarilla tan hortera que gira y se levanta), el Monorraíl… Puse una zona de comida, globitos, puestos de información, baños, lo normal. Y una caseta de primeros auxilios a la salida de cada atracción que marease, para nada en absoluto, porque los visitantes son idiotas y prefieren vomitarme todo el suelo.

Una de las cosas que más risa me da de este juego, y de las expansiones en concreto, es que añaden mapas, construcciones y adornos de «los cinco continentes». Así que hay un pack de decoración de «Asia». Que incluye cosas de cultura china, pero también india, japonesa y árabe. Y te dejan ponerlo todo en el mapa de la Gran Muralla China. Lo cual no sé si llega a ofensivo de lo ridículo que es, pero es que mirad. Toda decoración que se añada a una atracción subirá su nivel de «entusiasmo», que hará que más gente quiera subirse, así que yo me veo obligada a poner adornos porque sí. Y con tal de no repetir elementos acabo colando una estatua de Shiva, un Buda, y una geisha aleatoria. Al lado del Monorraíl. Porque mira, yo qué sé. Y encima la entrada a la atracción es de estilo japonés, porque el juego no tiene ninguna china.

Que por cierto, los visitantes son seleccionables (puedes moverlos por ahí si te apetece, con unas pinzas, aunque como no son muy listos dará igual que los metas delante de la caseta de primeros auxilios, van a vomitarte el suelo igual), y puedes ver su información, como el nivel de hambre, sed o náuseas; o el dinero que llevan y han gastado, o su atracción favorita. Y todos tienen un nombre aleatorio, pero me dio muchísima risa que todos tuvieran nombres que podrías encontrarte normalmente en EEUU. Que tenía sentido en el juego base, porque todos los parques son de allí. Pero esto era la Gran Muralla China, y todos guiris. Igual no se acerca ningún chino por las mierdas ofensivas que he puesto al lado del Monorraíl.

Aquí mi primera montaña rusa, llamada Mariquitas, porque los vagones tienen forma de eso. La más sencilla que se me ocurrió, porque estaba empezando y quería probar con algo básico. Al menos aquí intenté ser ligeramente consecuente y le puse sólo adornos japoneses, lo cual NO PEGA EN LA GRAN MURALLA CHINA, pero mira, palante, que el parque no se hace solo.

Por cierto, supongo que por la temática original del mapa (se supone que tienes que montar el parque de atracciones para mejorar el turismo de la Gran Muralla), en este escenario está prohibido cambiar el terreno. Así que todas las cuestas te las tienes que comer con patatas, y hacer malabares con las montañas rusas, que son bastante tediosas de construir. En la incomodidad se nota que el juego está viejuno.

Pero además hay una cosa que me saca de quicio: los hierbajos. ¿Los veis por TODA la hierba? El juego pretende que contrates a un jardinero para que los corte, pero es lo más ineficaz del mundo y mira que hay cosas ineficaces en este juego. Había un truquito que consistía en usar el cursor de modificar el terreno, cuyo funcionamiento es el siguiente: haces clic, dejas pulsado, y depende de si mueves arriba o abajo, elevas o hundes el nivel del suelo (a cambio de dinero). Sin embargo, si sólo haces un clic y no elevas ni hundes, pones hierba gratis y se te borran todos los hierbajos inmundos. PERO OH, MI GOZO EN UN POZO, pues en este escenario no puedes hacer ni eso. En cuanto haces un clic te dice mec, no puedes modificar el terreno, y ni truquito ni leches.

Giremos un poquito para que se vea mejor (y justo al hacer la captura se puso a llover, mecagüen). Utilicé esta parte llana para meter más atracciones que ocupan poco, Coches de choque, Casa inclinada, el Tiovivo, la Noria fulgurante (que ya visteis antes), y puestos de comida y bebida. Además aquí, como aún estaba empezando, me empeñé en adornar los caminos con paredes, pero la construcción de paredes de este juego es increíblemente incómoda (sorpresón) y según el sitio te puedes tirar la vida y no te va a salir bien. O crees que te ha salido bien, pero giras y está en la quinta puñeta el cacho de pared. Maldita perspectiva isométrica, aquí engañando. Así que llegados a un punto, y sobre todo en caminos elevados, pasé de poner paredes.

También hice un aburrido recorrido de la atracción acuática Botes locos (a la que llamé Botes tolocos) que no he capturado, pero ahí tenéis la entrada. Este juego te obliga a poner en cada atracción una entrada y una salida, que ocupan un cuadrado y parecen una casita. La salida da igual cómo la conectes con el resto del parque, pero la entrada tiene que tener un tipo de camino especial para que la gente haga cola. Es ese de color gris y amarillo que veis. Y sí, es INMENSO. Normalmente hay que dejar espacio para que quepa una cola grandecita, sobre todo si la atracción tiene éxito, pero el motivo de que sea tan enorme este concreto es que no había manera de que coincidiera la altura del camino con la de la entrada EN ESTE MAPA INFERNAL que no permite elevar o hundir el suelo. Que te tienes que aguantar con las irregularidades del terreno.

Giramos de nuevo, no os perdáis. Ahí en amarillo tenéis el Monorraíl. Otras dos atracciones que ocupan poco, Cometa luchadora y Columpio de junco chino (que juraría que es simplemente una skin alternativa del Barco pirata. Y el otro de otra cosa, pero no recuerdo de cuál). Normalmente pongo nombres shitposteros, pero este era mi ¿quinto? mapa y una se acaba cansando de renombrarlo todo. No os preocupéis, que otras sí tienen tonterías en el nombre.

Básicamente esta zona es todo un camino hacia la siguiente, que ya venía construida (y es bastante bonica). Esa aldea que veis ahí al fondo ya venía por defecto, por ejemplo, yo sólo hice los caminos elevados hasta allí. Y puse un trillón de papeleras, también.

Otro giro y quitamos zoom. Ahí a la esquina la aldea que decía antes. Y aquí la nueva zona: un porrón de bambú. Osos panda incluidos. Además de un edificio con un montón de suelo por delante. Decidí aprovechar lo que ya venía, y construí alrededor. Hice una atracción acuática similar a los Botes locos, llamada Bosque de bambú, que simplemente daba la vuelta a la plaza esta. Y por algún motivo a mis visitantes les flipaba. PUES BUENO. SOIS VOSOTROS LOS SOSOS. También hice una torre de observación, que sólo ocupa en vertical, la cual pinté de verde y llamé El bambú gigante.

Pero ahora la mejor parte. Decidí aprovechar la plaza esa tan maja, así que bueno, planté un camino hacia ella. Puse un puesto de información, baños, comida, bebida, bancos y papeleras. Pero cuál fue mi sorpresa cuando me olvidé de esta zona, me puse a construir mis cosas, y de repente el nivel del parque era bajísimo. Miré en los pensamientos de los visitantes (agrupados por gente que piensa lo mismo) y vi que había un montón de personas superenfadadas, supertristes y superpreparadas para MORIR EN ESE MOMENTO en mi parque. Y fui a mirar y estaban todas en la plaza.

¿Haciendo qué? ANDANDO SIN RUMBO. Cuando en este juego pones un sendero más ancho que dos cuadrados, los visitantes, que son idiotas, se pierden. No ven nada más allá de seguir el camino, supongo. Así que estaban todos allí, atrapados en la plaza porque sí, dando vueltas hasta el infinito, pensando «quiero salir del parque». Tuve que prohibir la entrada a la plaza (dejé permitidas un par de filas cerca de la entrada, para aprovechar los puestos de comida) y sacar uno a uno a los visitantes con las pinzas que os dije antes. Porque claro, prohíbes la entrada a una zona y tampoco son lo bastante listos como para irse automáticamente. Setenta y pico muñequitos tuve que mover hasta la entrada del parque para que se fueran y se recuperara la puntuación.

Justo al lado de este despropósito está la zona de comidas. En general pongo puestos por todas partes, ya que los visitantes, de nuevo, se pierden porque sí, y no les gusta andar hacia las zonas guays, pero simplemente por gustarme cómo queda, siempre hago una zona donde pongo todos los puestos de comida disponibles juntos. De nuevo, como con los adornos, aquí hay un batiburrillo cultural muy ofensivo y lo raro será encontrar comida china de verdad.

Como veis hay otra plaza, más pequeña, donde pensé que no iba a pasar lo mismo que en la grande. Craso error. Ahí hay un puesto de información y un baño abandonados, porque aquí pasé de aprovechar la entrada y lo cerré todo. Total.

Subiendo la escalera y andando por un pasillo llegamos a la siguiente zona.

Otra de mis partes de idiotez favorita. Este juego tiene las atracciones separadas por categorías: transporte, seguras, montañas rusas, de riesgo, acuáticas, y tiendas y puestos. Las de transporte puede parecer que sirven para transportar a la gente, pero de nuevo los visitantes son idiotas y no las ven como transporte, sino como atracciones sin más.

Así que creé un ascensor con la intención de que se paseasen un poco por los caminos de arriba, mirasen, les pareciera bonito, y bajasen. Pero resulta que, al tomárselo como una atracción, en vez de usarla para bajar, piensan «Uy, ya me he montado aquí. No quiero repetir.» y se quedan para siempre dando vueltas por el camino de arriba, que no está conectado a nada. ES EL DESASTRE DE LA PLAZA ALL OVER AGAIN. Así que tuve que crear más caminos que lo conectasen todo, y que quedan francamente horribles.

Conectada a la zona de la comida está la Montaña rusa de madera de los cerezos amarillos, llamada así porque 1) no tengo imaginación y 2) me dio risa (porque soy una weeaboo) que los cerezos fuesen amarillos y no rosas. Sobre por qué estos árboles, pues porque no sabía con qué otra cosa adornar y se ven mucho. Es la primera montaña rusa en la que me rallé un poco más por incluir las funciones que traía.

Por cierto, mis montañas rusas no suelen ser nada guays, los diseños predefinidos (algunos son de montañas rusas reales) son mil veces mejores y aprovechan mucho el espacio. Pero aunque las mías sean tirando a extensivas, me divierto haciéndolas y sobre todo terminándolas, viendo cómo el vagón se mueve y cae y los muñequitos de dentro pegan chillidos. Es básicamente un Scalextric virtual y bastante menos decepcionante.

Colina abajo, y al otro lado de la zona de comidas, tenemos otra montaña rusa, la VIRUGINIA, que se llama así porque la predeterminada era «Danza de Virginia», y como soy tonta voy y le pongo un par de geishas y le escribo el nombre en Engrish. Esta no tenía mucha complicación, más que nada porque en esta atracción el editor no tenía demasiadas funciones raras.

Ya que estaba conecté la primera zona (la de las atracciones pequeñas del principio) con esta mediante un camino elevado, que si dejas el parque muy poco conectado se te ponen pesados los visitantes.

Seguimos el camino que traía el escenario ya construido y nos vamos a una zona que tiene todo un ejército de terracota de adorno. Y como es muy cuqui yo hago lo propio: estropearlo con un montón de puestos de comida, de información y baños. Y de vómitos, porque esto está rodeado de montañas rusas y recordemos que es el hobby de mis visitantes pasar de las casetas de enfermería y ponerme el suelo bonito.

Quitamos zoom, justo al lado de los cerezos amarillos (pero accediendo desde la zona del ejército de terracota) tenemos la Montaña bala, que por lo visto tiene los vagones como el tren bala de Japón. Because yes.

También tenemos un camino enorme que tracé desde el ascensor, y que va conectando la zona de comidas con la muralla. ¡Sí, ahí está la muralla! Ya era hora de que apareciese.

Pero aún me quedaba espacio por rellenar antes de llegar a eso. Aquí tenemos la montaña rusa Impulso inverso del camino. Del camino porque está de camino a la muralla. Yo qué sé.

Esta está guay porque impulsa a toda leche el vagón parriba y luego se deja caer. Y seguro que en la vida real no me subo ni aunque me paguen, pero como simulador de cochecitos está muy chulo. Además, ocupa muy poco y me vino fetén.

Aquí llegamos al punto álgido de mi tontería. Esta AMBICIOSA montaña rusa se llama «Totally not what it seems» y es exactamente lo que estáis pensando. Con los colores propios. Y el vagón blanco.

No me miréis a mí, es que ya llevaba muchas atracciones y mi niña interior (de cinco años) quería shitposting del más simple.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y ahora sí, llegamos a la muralla. Fuera, en el bosque de detrás de la muralla, había una especie de campamento (¿enemigo?) bastante bonico, así que decidí conectarlo con el resto del parque. Que además tiene un dragón flama y eso hay que aprovecharlo. Así que monté el Telesilla, con una estación en la muralla y otra en el campamento. Pero de nuevo: no te puedes fiar por culpa de la Estupidez Artificial de este juego, así que por si acaso hice un camino largo y aburridísimo para ir a patita.

En esta nueva zona aproveché el pedazo de bosque para plantar las montañas rusas que me quedaban por construir. Esta de aquí se llama Laboratorio porque los vagones tienen forma de ratón. Hasta los hice blancos (menos uno, que es negro). Muy sencillita y muy compacta, que era algo que quería probar en un diseño mío.

Al otro lado del campamento hice la Montaña rusa del dragón, que probablemente también sea otra skin de una del juego base con los vagones en forma de dragón. Pero no sé, quería que fuera más o menos especial, así que la reservé para esta zona concreta y así me hacía juego con la estatua esa. Me flipé un poco, lo cual siempre es divertido.

Más allá y pegada a la muralla hice Montaña rusa pa críos, originalmente Montaña rusa infantil. Sin ninguna clase de gusto, porque sí, por rellenar, porque empezaba a estar harta de todo con el maldito parque, que es enorme. Y sólo me ha servido para tener la salida llena de vómitos.

Tuve que conectar cada uno de los segmentos de camino de la muralla, porque a pesar de ya estarlo visualmente con las torres, éstas no son atravesables por los visitantes. Así que nada, a cargarnos la arquitectura histórica, que mis minions tienen que pasar. Intenté que quedase lo menos horrible posible, simplemente bordeando las torres con caminos elevados, eso sí.

Y por último, llegamos a mi magnum opus. Junto al Telesilla, fuera de las murallas, adentrada en la selva. Hice una montaña rusa volante a la que llamé «Mira, yo qué sé ya», donde me entretuve en hacer todos los giros, piruetas y movidas raras posibles, con veintemil subidas y bajadas. Y por supuesto, veintemil intentos.

Ya con las montañas rusas en general en este juego pasa eso, que la montas (asumiendo que te han quedado a la primera a la misma altura la última vía y la estación para que puedan enlazarse), la pruebas y no funciona. Resulta que le has hecho la segunda cuesta demasiado elevada, y no tiene fuerza para moverse. Y no en todas las secciones puedes hacer que se eleve por sí misma. Y ahora tienes que rehacer esa parte, que ahora no enlaza con la siguiente, así que también tienes que rehacerla. Y la pruebas otra vez y tampoco anda.

En esta desesperación me tiré un buen rato, mientras mi parque se iba un poco al garete al no estar pendiente de él (cosa que me dio igual porque para eso le puse un reto ignorable). Y al final conseguí que anduviese. Aunque en algunas zonas va muy lento el vagón y probablemente nadie se divierta. Aunque sea excesivamente larga. Aunque efectivamente en las estadísticas ponga que apenas tiene puntos de entusiasmo y ni Cristo venga a montarse. ME DA IGUAL. Si le puse ese título fue porque lo único que me importaba era el Scalextric virtual. Y bien que me lo pasé.

Mientras tanto, no importa cuántos limpiadores o mecánicos contrate (recordemos que tengo dinero infinito), cada uno con zonas pequeñas para patrullar: constantemente mi parque está sucio y las atracciones estropeándose. Y, con una lógica que me da mucha risa, cuando una zona del parque está excesivamente sucia, los visitantes se enfadan y rompen cosas (como bancos o papeleras).

Actualmente tengo dos mil y pico visitantes pero la puntuación ronda los 500, así que no me pasaría el reto original ni de broma. Este juego no está bien hecho para los parques de estas dimensiones, lo cual es una pena, porque son los que más me divierten. Ni siquiera hay un verdadero modo sandbox, sólo retos ignorables que se le parecen. La IA es estúpida, el juego es injusto e incómodo, y se nota en todo que es lo más viejo. Que no te deja ni jugar en modo ventana. Pero sí te deja poner que la moneda del parque sean pesetas.

Aun con todo, sigue siendo un juego de mi infancia, con el que me he familiarizado y al que le sigo teniendo cariño cuando lo retomo. Tiene fallos a cascoporro, pero sigue pareciéndome muy divertido y adictivo, al menos hasta que se acaba el venazo, pero ya volverá. Siempre vuelve. Ahí está, acechándome, haciéndome perder horas y horas, y haciéndome pasar del porrón de juegos de Steam que tengo ahí sin estrenar. Si tenéis algún juego así, por favor, alejaos de este. No quiero arruinar más vuestras vidas.

Y se ha quedao buena tarde para retomar el Skyrim.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com