Loom – Tejedores de altos vuelos

Loom – Tejedores de altos vuelos

Corría el año 1990 cuando LucasFilm Games decidió iniciar una trilogía llamada La Trilogía de los Grandes Gremios con el título Loom —al que seguirían Forge y The Fold (o no)—, una aventura gráfica, ideada por Brian Moriarty y movida con el motor SCUMM, con mucho que ofrecer.

Loom es un juego que no ha envejecido nada mal, ya que sigue resultando bastante jugable a pesar del paso de los años. Este título vio la luz antes de que yo naciera y desconocía totalmente su existencia, pero nuestros mecenas de Patreon son sabios y conocen buenos títulos que quieren que juguemos, así que, aunque me mostré un poco reticente a reseñarlo yo misma, he de decir que me ha sorprendido para bien.

Rise, son of Cygna.

It is the dawn of your seventeenth year.

I am sent by the Elders to summon you.

The High Council awaits your presence in the Sanctuary.

Historia

Loom comienza con el despertar de Bobbin Threadbare —un joven huérfano miembro del Gremio de Tejedores— el amanecer de su decimoséptimo cumpleaños, siendo convocado por los Ancianos del Gran Consejo por un extraño brillo. Bobbin decide no perder un segundo en acudir a su llamada y, al llegar al Santuario, nos encontramos con una acalorada discusión entre nuestra mentora, Hetchel, y los Ancianos.

De esta forma descubrimos que Bobbin es un muchacho injustamente marginado por ridículas supersticiones, al que han prohibido incluso formarse en los poderes del gremio para evitar los terribles resultados de una misteriosa profecía.

También descubrimos que Lady Cygna —madre de Bobbin— probablemente murió por desafiar a los Ancianos y somos partícipes del desenlace que la acalorada discusión entre Hetchel y los Ancianos supone para el destino de los habitantes de la isla.

Tras este desarrollo de acontecimientos y todavía un poco desorientados, conseguiremos el bastón del anciano Átropos e iniciaremos nuestra aventura, en la que recorreremos algunas de las tierras habitadas por los diferentes Gremios: Tejedores, Cristaleros, Pastores, Herreros y Clérigos, conociendo a algunos de sus integrantes y aprendiendo sobre sus poderes, estilos de vida y demás.

LoomDragon

Comprensible

Jugabilidad

La versión de Loom que he jugado —porque al parecer existen varias— se emulaba automáticamente en DOSBox, lo cual resulta muy cómodo para no tener que pelearse con las compatibilidades.

Loom es un juego basado en la dinámica point and click, donde no necesitaremos en absoluto el teclado del ordenador, aunque sí es importante tener al alcance bolígrafo y papel —o muy buena memoria— para tener siempre a mano los diferentes hechizos que deberemos utilizar para avanzar en nuestra aventura. Steam tiene disponible en la página de la tienda del juego una copia en .pdf del Libro de Patrones para poder apuntar las diferentes notas en su correspondiente hechizo y, por lo visto, en su día, este Libro acompañaba al juego físico. Me parece una forma muy simpática de inmersión, ya que el propio libro te hace partícipe de la historia e incluso te advierte de que utilices lapicero en tus anotaciones —esto se debe a que, al parecer, la secuencia de los hechizos cambia en cada partida—. Yo, personalmente, utilicé una libreta para anotar los diferentes conjuros.

Por su parte, se trata de un juego lineal y muy corto, con una duración de apenas 2-3 horas. Bien es cierto que puede resultar poco intuitivo y, por tanto, que acabemos recorriendo la misma zona de arriba a abajo más de una vez en busca de aquello que nos permita continuar, pero con un poco de atención y perspicacia, no resulta complicado seguir la trama. Además, el juego cuenta con un número limitado de elementos con los que interactuar, lo que ayuda a agilizar ligeramente las cosas.

Lo más curioso de Loom es su sistema de hechizos, ya que se basa en tocar una serie de notas musicales —representadas en notación anglosajona: C, D, E, F, G, A, B y C’— con nuestro bastón. A lo largo de la aventura, podremos interactuar con diferentes elementos, apuntando con el bastón, y realizar nuestro hechizo para obtener un resultado más o menos esperado. Al principio conoceremos únicamente cuatro notas, pero según avancemos en la aventura, desbloquearemos el resto y aprenderemos nuevos conjuros. Además, en determinados momentos deberemos invertir el hechizo para obtener un resultado diferente. De ahí que sea tan importante anotarlos. Por su parte, dispondremos de libertad absoluta en el uso de hechizos —siempre y cuando tengamos el bastón y un objetivo—, ya que no contamos con un límite de magia. Y, cada vez que realicemos un hechizo, el juego nos indicará si resulta efectivo o no.

Loom cuenta con tres dificultades —Práctica, Estándar y Experto—, cuya diferencia reside en la notación musical. En el modo Práctica aparecerán las notas del hechizo en la pantalla; en el modo Estándar no veremos las notas, pero sí se iluminarán en el bastón y dependeremos un poco de nuestra memoria; y por último, en el modo Experto deberemos agudizar nuestro oído, ya que sólo recibiremos el sonido de la nota.

La aventura sucede en un entorno de pixel art, mágico y muy cuidado en detalles, envuelto en una paleta de colores que, si bien nos puede parecer reducida, supuso un avance en su momento. Cuenta, además, con un apartado sonoro espectacular que incluye fragmentos del conocidísimo ballet El lago de los cisnes, del músico ruso Piotr Ilich Chaikovski. Anecdóticamente, en la versión que jugué resulta que la música desaparecía en determinados momentos, pero ello no afectó a la experiencia en absoluto. Sin embargo, he de admitir que he disfrutado especialmente con el sonido asignado a los hechizos, sobre todo cuando el conjuro es válido.

LoomCristaleros

Bobbin no puede esperar más

A decir verdad, Loom es un juego estupendo que sigue atrapando a sus jugadores. Si bien la jugabilidad es algo más lenta de lo que venimos acostumbrando, ello no impide disfrutar de la historia y sus dinámicas. El sistema de “tejer hechizos” me parece realmente original y curioso y he disfrutado enormemente anotando los diferentes conjuros a lo largo de la aventura, pensando cuándo utilizar cada uno y de qué manera —invertidos o tal cual los conseguí—. Se trata de un juego agradable y sencillo tanto para quienes lo descubren ahora —como fue mi caso— como para los más nostálgicos.

Cómprame un café en ko-fi.com Become a Patron!

6 comentarios
Radagast
Radagast 05/02/2020 a las 9:41 pm

¡Vaya recuerdos!
Ésta fue la primera aventura gráfica a la que jugué, siendo apenas un mico. Qué nostalgia me está entrando de que lo reseñéis, chicas. Creo que voy a buscarlo en steam…

Aonia Midnight
Aonia Midnight 07/02/2020 a las 4:56 pm

¡Hazlo! Si lo jugaste en su momento y te encantó, te aseguro que rejugarlo no te va a dejar indiferente, ¡ha envejecido bastante bien!

Ñbrevu
Ñbrevu 07/02/2020 a las 4:08 am

Me da la impresión de que, en la memoria del jugador estándar de aventuras gráficas, este juego está totalmente eclipsado por otros que hizo LucasArts más tarde (Monkey Island, El día del Tentáculo, Atlantis…) y eso es muy injusto; parece que la gente sólo se acuerde de él por el chiste de «Ask me about Loom» del Monkey Island, y la verdad, no lo entiendo. Este juego puede ser ligeramente más arcaico en lo puramente técnico, pero en lo demás es muy bueno. Estéticamente es la hostia, y además de tener una interfaz muy interesante y original, como aventura gráfica está también muy bien hecho, con puzzles interesantes, porque es como la típica aventura de LucasArts con la caja de 3×3 comandos, sólo que con cada hechizo que aprendes ganas un comando nuevo (o dos, si es reversible).

Este juego, por sí solo, es una de las principales razones por las que siempre he sido, y sigo siendo, tan aficionado a las aventuras gráficas.

Aonia Midnight
Aonia Midnight 07/02/2020 a las 4:59 pm

¡Estoy contigo! El sistema de hechizos es muy original, ya solo con eso debería ganarse el corazón del gamer más retro.

Javier Romero
Javier Romero 14/02/2020 a las 3:38 pm

Qué malas son las canas; me ha emocionado que pudieras descubrir un título que ya existía antes de que nacieses y que, además, hayas comprobado lo bueno que es. Fue uno de mis primeros juegos comprados originalmente para PC con mis poquísimos ahorros y nunca olvidaré la emoción que sentí cuando lo jugué y disfruté. Recuerdo abrir la caja, leer el libro de Patrones y usar las gafas rojas que venían como protección anti-copia xD. Fíjate si estaba tan flipado con el juego que, al menos en la edición original, si lo jugabas en modo experto, tenías una animación extra que en el resto de modos no aparecía. Pues, con ayuda de un programa de captura de pantalla, la grabé fotograma a fotograma para tenerla como pequeña animación. Creo que en la edición que venden ahora, aparece en cualquier dificultad.

Aonia Midnight
Aonia Midnight 14/02/2020 a las 10:48 pm

¡Muchas gracias por tu comentario! La verdad es que el jueguico me encantó y me parece que ha envejecido bastante bien. ¡Disfruté muchísimo jugándolo!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: