¡VEO EL SONIDO, TÚ!

[Review] Altavoces GXT 611 WEZZ de Trust

[Review] Altavoces GXT 611 WEZZ de Trust

Utilizar auriculares está bien, sobre todo en cuanto a inmersión se refiere. Pero a veces el cuerpo las orejas piden liberarse un poco y disfrutar de lo que estamos escuchando sin ataduras. Y si bien mi pantalla cuenta con altavoces integrados, la verdad es que no hay nada como tener unos externos. Una vez más Trust ha escuchado mis plegarias y hoy os traigo los nuevos altavoces GXT 611 WEZZ, ¡que se iluminan al ritmo de la música!

Lo primero que llama la atención es lo sencillo del empaquetado. Altavoces y regulador de volumen ocupan casi la totalidad de la caja, ahorrando residuos innecesarios. Los únicos elementos extra que encontraremos serán los envoltorios protectores del producto y un cartón que asegura los componentes para evitar sorpresas desagradables. Además de la escueta guía de usuario y la información legal que suele acompañar este tipo de periféricos sobre su correcto uso y reciclaje.

Asimismo, los altavoces GXT 611 WEZZ no requieren de una toma de corriente, dado que se conectan directamente al ordenador. Tampoco hace falta instalar programas externos o configurarlos. Es tan sencillo como buscarles un sitio en la mesa, conectarlos, encenderlos y comenzar a escuchar lo que queramos.

Y aunque pensaba que necesitaría algún software centrado en los diferentes modos de iluminación, no existe tal cosa. Ajustaremos luces y sonido de forma rápida y sencilla desde el mando con cable, disponiendo de tres tipos de juegos de luces. Por un lado, un arcoíris con una pequeña oscilación central de abajo a arriba. Por otro, patrones de cambio de color, donde si pulsamos el botón cuando aparece nuestro tono favorito, congelaremos su movimiento. Es decir, si queremos mantener el insolente color rosita, solo tendremos que seleccionar este modo y pulsar cuando aparezca.

Sin embargo, el modo más jugoso es aquel en el que la iluminación se mueve al ritmo del sonido. Bien es cierto que no siempre se adapta perfectamente a las pulsaciones de lo que estamos escuchando, sino que más bien reacciona a estas. Un poco como intentar conseguir la puntuación perfecta de juegos como Just Dance o Guitar Hero. ¿Hacemos los movimientos? Sí. ¿Los clavamos? A veces. En cualquier caso, está muy logrado y merece la pena seleccionar este modo.

Imágenes de los altavoces GXT 611 WEZZ de Trust

En cuanto al sonido, debo admitir que no me fijé en dónde estaba la hendidura para el dedo que indica el volumen y me di un susto considerable. Pero gracias a mi torpeza puedo deciros que los altavoces GXT 611 WEZZ tienen mucha potencia y mantienen la calidad del sonido incluso en niveles no recomendados para la salud auditiva. Ideal si queremos reproducir algo en el ordenador mientras nos movemos por el resto de la casa. O si nos apetece pegarnos unos bailes.

También cuentan con un diseño sencillo, pero aparente. No ocupan demasiado espacio, pero tampoco son tan pequeños o ligeros como para peligrar su integridad. Es más, su peso se siente robusto, aunque no pesado. Es decir, son muy manejables, en caso de que queramos limpiarlos o cambiarlos de posición, pero no se vencerán al mínimo movimiento, obligándonos a recolocarlos continuamente. Y lo mismo ocurre con el mando con cable.

Por su parte, los cables no son excesivamente largos, sino lo suficiente para alcanzar la torre. Incluso si la tenéis bajo la mesa, como es mi caso. Además, no tienen recubrimiento de malla, pero son lo bastante gruesos como para que a mis cobayas no les dé por morderlos. De momento. Y cuentan con la flexibilidad necesaria para que resulten cómodos de adaptar al espacio disponible.

Visualmente, los altavoces GXT 611 WEZZ no pasan desapercibidos cuando su iluminación está encendida. Ni siquiera de día. Su frontal con rejillas metálicas proporciona una protección extra y, junto con el logo de la marca en relieve, aporta cierto atractivo al producto. Por la noche no resultan molestos ni a la vista ni al oído. Y si bien no podemos regular la potencia de la luz, sí podemos ajustar el volumen del sonido a niveles casi imperceptibles.

Sin ningún lugar a dudas, nos encontramos ante un producto que merece la pena tener en cuenta a la hora de pensar en unos altavoces de sobremesa de estética gamer. Los altavoces GXT 611 WEZZ resultan cómodos de colocar, instalar y manejar, y su diseño evita que desentonen independientemente de dónde elijamos situarlos.

Además, la iluminación RGB, si bien no siempre se adapta a la perfección al sonido, resulta agradable y atractiva. Y su potencia, junto a su amplio espectro de volumen, los convierten en una buena inversión. Especialmente si buscamos cierta relación calidad-precio, ya que se encuentran disponibles a un PVP de 39’99€. Dicho lo cual, procedo a reproducir una vez más Walk, de Pantera. ¿Qué? ¿Pensabais que iba a decir Shakira || BZRP Music Sessions #53?

Humble Bundle Instant Gaming

Cómprame un café en ko-fi.com

Aonia Midnight
Aonia Midnight @AoniaMidnight

Curiosa, reflexiva y torpe // Palomitas y cerveza // Psicóloga porque lo dice un título // Mi mente está llena de mundos en los que evadirme // Nothing is true, the cake is a lie

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: