La paradoja bootstrap

01/10/2018 | 2 comentarios

La paradoja bootstrap, junto con las profecías autocumplidas y las historias contadas en flashback o a saltos, son de las formas narrativas que más me gustan. La paradoja bootstrap recibe su nombre por la historia corta de Robert A. Heinlein (sí, el de Starship Troopers) de 1941, By His Bootstrap. No la he leído, así que no sé como resumirla en condiciones, pero esta paradoja es bastante recurrente, así que ahora vamos a full de spoilers, así que id con ojo para después del salto.

Un ejemplo muy claro son dos capítulos del Doctor Who moderno, el episodio de «Parpadeo» y «Antes de la marea». En este último, el Doctor explica que es la paradoja bootstrap: una persona viaja al pasado a conocer a Beethoven y se lleva las partituras de sus obras para que se las firme. Pero, en el pasado, Beethoven no existe, así que la persona del futuro copia las partituras para que la música de Beethoven exista, por lo que la pregunta es: ¿quién escribió la Quinta Sinfonía? Y siguiendo un poco más con Doctor Who, la existencia de la propia River Song es una paradoja de este tipo, aunque con algunas cosas mejorables de Moffat liándola.

Un ejemplo muy bueno de esta paradoja es Los Cronocrímines, de Nacho Vigalondo, o 12 monos, de Terry Gilliam; o el momento de Johnny Be Good de Regreso al Futuro. En literatura, la saga de Thursday Next de Jasper Fforde contiene múltiples paradojas de este tipo (leed Thursday Next, de nada); o volviendo a Heinlein, Todos vosotros zombies, que tiene adaptación en cine con Predestination. O la parte final de Harry Potter y el prisionero de Azkaban, cuando Harry se salva a si mismo.

En videojuegos también hay unos cuantos casos, quizá el más claro sea en la saga de Prince of Persia, cuando se termina el juego de Las Dos Coronas y el Príncipe empieza a narrar a Farah su historia:

«Todos creen que el tiempo es como un río que fluye fuerte y seguro en una sola dirección, pero yo le he visto la cara al tiempo y os puedo asegurar que no es así. El tiempo es como un océano en la tormenta. Os preguntareis quien soy y porque digo esto. Venid y os contaré una historia como nunca antes habréis escuchado otra…»

Que no es más que la frase de inicio de Las Arenas del Tiempo, el primer juego de la trilogía.

También está la saga Soul Reaver, que aquí y aquí, Caty Cordero lo explicó muy detalladamente. Y barriendo para Final Fantasy, estaría el VIII, y la creación de los SeeD. Y siguiendo con Square, Chrono Trigger también se basa en esta paradoja para avanzar la trama.

En Bastion, se justifica el Nuevo Juego+ con esta paradoja, y en Bioshock Infinite la trama es una paradoja bootstrap.

Me he dejado muchos casos, y podéis dejar más ejemplos en los comentarios, aunque no sé si me atreveré a leeros a todos, ya que Spoilers, Sweetie.

Cómprame un café en ko-fi.com

Darkor_LF

Difusora de la palabra de Pratchett a tiempo completo. Defensora de causas pérdidas e inútiles. Choconiños o barbarie. Hipster por necesidad. Tengo una pipa falsa. +50 en pedantería.

2 comentarios
Zak
Zak 01/10/2018 a las 4:18 pm

Me encanta este recurso, y por fin le pongo nombre *__*

Darkor_LF
Darkor_LF 02/10/2018 a las 8:34 am

Creo que yo lo descubrí con el episodio de Doctor Who que menciono y *.*

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: