Sinceramente, lo último que esperaba era volver a escribir un artículo tan pronto, y aún menos que no fuese un análisis (tengo varios en proceso, pero implican rejugar los juegos y eso lleva tiempo); pero, a raíz de una serie de comentarios vividos en twitter recientemente me he decidido.

CmsOSWlXgAAlnAA
Dibujo cortesía de @Hovenduck feat. mi cara de asco el otro día

La cuestión es que, a día de hoy, mucha gente aún no se cree que haya mujeres jugando a videojuegos. Esto sigue siendo un territorio de hombres y por más que digas que juegas tú siempre serás la excepción (eso o lo haces para llamar la atención de hombres, o algo así, no sé, el ser humano es extraño).

De ahí la pregunta que lanzo al aire. ¿Quién juega a videojuegos hoy en día?

Mientras escribía esto he preguntado eso mismo en mi twitter y he recibido respuestas de lo más variado, pero es obvio que mi seguidores no son una fuente fiable para esto. No es una muestra representativa. Pero podemos probar otra cosa: si buscas en google imágenes “playing video games” o similares puedes encontrarte una idea más general de quién se presupone que juega más.

Predominan niños, adolescentes y, en general, hombres menores de 30 años. Hay alguna chica por ahí perdida y alguna persona más que sale de ese rango pero principalmente es eso.

La cuestión es, ¿de verdad esa es la clase de persona que más juega a videojuegos o como suele pasar, tenemos una idea un poco distorsionada de la realidad?

Al parecer, sí.

Según la Entertainment Software Association (cuyos miembros son dignos de tomar en cuenta) un 42% de la población de EEUU juega a videojuegos con una frecuencia de al menos 3 horas a la semana. Y la edad media dista mucho de ser la de un adolescente. Es más, la propia ESA da como edad media los 35 años y, si nos vamos a los datos concretos podemos ver que tan solo el 27% de todos los estadounidenses que juegan de forma habitual tienen menos de 18 años.

Otro dato también de la misma fuente nos indica también algo curioso que, si bien nosotras ya sabíamos, a algunos parece que no termina de entrarles en la cabeza: las mujeres conforman el 41% del total de jugadores. Es curioso como acercándonos cada vez más a un 50% (los informes de años anteriores dan % menores de mujeres que aumentan poco a poco) sigamos siendo la figura invisible del mundo de los videojuegos.

Es más, el porcentaje de mujeres de 18 años o más que juegan habitualmente a videojuegos (31% del total de ambos géneros) supera con creces al porcentaje de chavales adolescentes (17%)  y aun así, ellos siguen siendo el foco del mercado.

1
Informe ESA 2016

Pero miremos otras fuentes. El Pew Research Center nos proporciona un par de datos, uno de ellos de lo más curioso:

A majority of American adults (60%) believe that most people who play video games are men – a view that is shared by 57% of women who themselves play video games. But the data illustrates that in some ways this assumption is wrong: A nearly identical share of men and women report ever playing video games (50% of men and 48% of women).

Es decir, un 60% de la población norteamericana adulta cree que la mayoría de los jugadores son hombres (algo que nosotras mismas terminamos por creernos, un 57% de la población femenina que sí juega también lo cree). La realidad es otra: según el informe del PRC, del total de la población estadounidense, un 50% de los hombres y un 48% de las mujeres juegan habitualmente a juegos.

Puedo pasarme así un buen rato.

La ESA canadiense nos da datos similares: un 54% de los canadienses juegan a videojuegos, de los cuales un 52% son hombres y un 48% mujeres.

La ISFE con los datos del último cuatrimestre del 2015 nos trae más cerca de casa y nos sorprende aún más: un 40% de los británicos, un 62% de los franceses, un 56% de los alemanes y un 42% de los españoles juegan a videojuegos un mínimo de seis horas a la semana.  ¿Y cuántos de esos jugadores son mujeres? La respuesta les sorprenderá (no).

2

Los números vuelven a estar casi igualados.

Podríamos seguir mirando (yo lo he hecho) y, salvo países concretos los porcentajes se mantienen. No existe un perfil estándar del jugador de videojuegos y de existir no sería un hombre ni de lejos.

¿A dónde quiero ir con todo esto? Diría que no lo tengo claro ni yo pero no es así, sencillamente, es complejo. Mucho.

Las mujeres somos uno de esos colectivos invisibles que disfrutan los videojuegos como el que más, que a nadie le importa que estén ahí mientras no llamen la atención. Es una regla no escrita que he vivido en mis propias carnes demasiadas veces en juegos online porque, tristemente, si dejas ver que eres una mujer en un juego de ese estilo aparece o la corte de white knights a salvarte o los que deciden tomar el camino contrario e insultarte. Y mientras tú has cometido el error de usar un pronombre femenino con tu persona o, cansada, has dicho que eres mujer porque al que no le guste que se aguante y te llueven los comentarios, un montón de mujeres en sus casas miran el chat y deciden callarse porque no les merece la pena. Y luego te hablan en privado y te piden perdón por sus compañeros, o se ríen contigo de la situación. O, sencillamente, te confirman que no estás sola.

Porque a nadie le gusta pensar que está solo y las mujeres que jugamos a videojuegos no lo estamos. A los números me remito.

Addendum

¡Pero Helena, los juegos de móviles no cuentan como juegos!

Sí cuentan. Buenas tardes.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com