Todo el mundo conoce a este ser.

Pikachu.png
Fuente.

Tu madre o padre llamará a todos los pokemon Pikachu. ¿Verdad? Al menos eso ocurría cuando comenzó la serie de anime. Y estarán deseando que salgas a la calle ahora. O, por el contrario, mi madre me advirtió que mirase bien al cruzar que está habiendo atropellos, “que la gente está enganchada a eso y sólo mira al móvil”, como si la gente descubriera ahora un smartphone y no fuera ya por ahí sin mirar la vida hacia delante. Qué tontunez.

La nueva novedad, para quien vive recluido de internet, la tele y la vida en general, es esto.

conseguir-polvo-estelar-en-pokecc81mon-go
Nadie se va a fijar, pero pongo la mano zurda porque yo lo soy. Fuente.

De modo que ahora eres capaz de capturar a los pokémon lanzando la pokéball. Consumiendo toda la batería de tu móvil, replanteándote comprar ese cargador portátil que viste por internet y exaltándote cuando tus amigos te mandan fotos del Snorlax a 591 PC que han capturado.

Eso es, amigas y amigos, ahora todo el mundo camina mirando hacia abajo como si ya no sucediera desde hace años, peleándose por Internet con otres porque los TRUE GAMER tienen el certificado del Profesor Oak de haber capturado los 151 pokémon en la edición Roja/Azul/Amarilla, no como la pokédex esa artificial de móvil del mindundi ese llamado Willow, impreso en su casa con la Game Boy Printer… Espera, yo no tuve eso, yo me acuerdo de esta estúpida canción y ya está.

La polémica que hay con la gente que vivió a la primera generación y ahora ve esto… Entre esas personas, donde me encuentro yo, hay bilis de dragón, de los TRUE GAMER. Antes de seguir, diré que no incluyo a las personas que realmente sufrieron bullying por jugar. Estas personas se merecen respeto, tampoco tienen derecho a juzgar porque entrarán en lo mismo que sus abusadores cuando eran peques, pero bueno. Es mi opinión.
No fue mi caso, mi infancia estuvo llena de estos monstruos de bolsillo, viciando con mi hermano menor, cada uno con una edición (POR SUPUESTO YO LA ROJA POIUPOIU). Seguí diciendo que jugaba hasta hacer bachiller y un módulo superior posteriormente (en torno a los 19 años), y alguna vez me miraron mal o me dijeron que eso era de niñes, pero nunca me hirieron físicamente. A mí me la pelaba bastante porque era palabrería. Cuando comencé a trabajar había gente que seguía jugando, así que no, no sufrí abuso de ningún tipo.

Total, personas que se creen con el derecho de criticar a otras porque “AH, ahora SÍ te gusta Pokémon, ¿no?”. Twitter (que es donde más me muevo) se llenó de chicas y chicos criticando a otres porque Squirtle es el “Vamo’ a calmarno'”, entre otras cosas. ¿Sabéis qué pienso yo? Que qué coñopollas te importa a ti, la verdad.

Se ha bajado esa personita desconocida una aplicación que le apetece jugar, ya sea porque socialmente vea que está de moda, le apetezca, le guste los pokémon por su infancia o quiere un Pikachu en su bolsillo. Whatever. ¿Qué más te da? Repito. Cada una que haga lo que quiera, preocúpate de que a ti te apetezca tenerlo o no, y deja a las demás personas jugar. O NO JUGAR. Que tampoco pasa nada por no tenerlo, demonios.

Algo que se aprende ya no con los años, sino siendo más consciente de las cosas, es que si el resto hace o deja de hacer algo, a ti te tiene que importar más bien poco. Como las opiniones ajenas. Lo que tienen las RRSS es que es muy fácil escupir a la otra porque no le llega físicamente. Así que de igual modo te tiene que resbalar. Te enseñan a preocuparte de qué va a decir la otra persona, pero eso es lo de menos, de verdad. Un consejo, va:

🌸 Si juegas, disfruta con quien también tiene la app capturando pokes y quedando. Si no juegas… juega a lo que te apetece a ti. O no juegues a nada. Haz lo que te dé la gana. Pero no critiques ni de un modo ni de otro. 🌸

¡Hasta la policía se anima!

Y no sólo ellos, también los negocios se están aprovechando de instalar en sus zonas poképaradas para que vaya la clientela. El juego abre un nuevo negocio con el patrocinio de las ‘pokeparadas’. Es increíble.

En esta web podréis ver qué pokes hay alrededor de donde vives, o donde quieras señalar, durante cuántos minutos. Bestial. https://pokevision.com/

Yo juego. Faltaría más siendo consolera (pff). No del modo de irme en mitad de la noche con el coche a un parque para capturar un Vaporeon, pero sí lo uso de camino al trabajo, o con gente miro un momento si hay algo interesante, o quedando para ir a capturar y de paso socializar y charlar.
Porque yo he jugado a Roja, me enamoré de Lugia en Plata, me chifló Rubí convirtiéndose en mi preferida, odié Diamante, dejé a la mitad Negro, ni toqué Negro 2 y me volví a enamorar con Y. Qué BONITO.

La sociedad ya vive enganchada a los smartphones. Ya lo tenemos interiorizado. ¿Qué más da si lo hacemos con una app más?

Buy Me a Coffee at ko-fi.com