The Legend of Zelda: Breath of the Wild es uno de esos videojuegos en los que entorno y protagonista funcionan de manera equilibrada. El mundo en su inmensidad sigue un desarrollo propio, haciéndonos sentir verdaderamente pequeños. El tiempo es dinámico, igual que la meteorología; Link puede, literalmente, morir de frío. Todos los elementos que lo componen están vivos y podemos interactuar con ellos, nos darán misiones secundarias, pruebas heroicas… o simplemente intentarán matarnos.

mundo
Un intimidante y maravilloso mundo abierto

Uno de los elementos del mundo de The Legend of Zelda: Breath of the Wild que más me llamó la atención fue el papel de las mujeres en el desarrollo de su historia. En este título han cobrado un peso importante, han roto estereotipos y, sobre todo, no han pasado desapercibidas. Aviso de spoiler: aunque únicamente hablaré de algunos personajes, lo haré incluyéndolos en la historia, por lo que puede que se me escape alguno.

Os pongo en situación: Link despierta 100 años después de que Ganon derrotara en el Gran Cataclismo a los campeones de Hyrule, dejando el Reino en ruinas. Zelda, de alguna manera, logró salvar a Link tras perder en su enfrentamiento contra Ganon.  Debido a que nadie era capaz de parar tal calamidad, se recurrió a un último recurso: confinar a Ganon en el propio Castillo de Hyrule. Durante nuestro tiempo de letargo, los rastros de civilización del Reino quedaron prácticamente cubiertos y consumidos por la naturaleza (*Breath of the Wild*).

Ganon
Ganon confinado en el Castillo de Hyrule

Para empezar a hablar de representación femenina, nadie mejor que Zelda, personaje que da nombre al título, y quien por primera vez en toda la saga (junto con el resto de personajes) tiene voz. Mediante ella se comunica telepáticamente con Link, guiándole por su aventura. Zelda es la líder de los llamados “Campeones de Hyrule”, seis campeones elegidos para luchar contra Ganon; Link, Mipha, Daruk, Revali y Urbosa, los cuatro últimos, mediante el uso de Bestias Divinas. Antes del Gran Cataclismo, dedicó gran parte de su vida al estudio de la antigua tecnología Sheikah: quiso dedicarse a la ciencia en vez de a la oración, pese a la oposición de su padre. Su vestimenta poco o nada tiene que ver con la de una princesa convencional; viste una camisa azul con bordados Hylianos, muy similar a la de Link y las usadas por el resto de campeones. Ha dejado el vestido a un lado y optado por algo más práctico, algo que una princesa guerrera realmente vestiría.

Zelda
Princesa Zelda en The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Mipha es la princesa y campeona de Hyrule de los Zora; comandaba la bestia divina Vah Ruta. Tiene la habilidad de curar, cualidad no compartida con ningún otro miembro de su especie, y haciéndola más única aún. Diseñó y creó la Armadura Zora, destinada en principio a quien se casara con ella. Tras su muerte, la armadura le fue entregada a Link, su mejor amigo de la infancia. Cumpliendo con su promesa de proteger a Link, su espíritu le otorgó el uso de la Gracia de Mipha, es decir, su poder curativo.  Pese a que su principal talento era la curación, Mipha fue también una excelente luchadora. Tiene una personalidad muy reservada y tímida; sin embargo, y al igual que el resto de Campeones, presenta un coraje excepcional. Viste, al igual que el resto de campeones, una simple bufanda azul, anudada en forma de toga.

Mipha_Artwork_(Breath_of_the_Wild)
Princesa Mipha en The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Urbosa, al igual que Mipha, combatió a Ganon durante el Cataclismo; es la campeona de Gerudo (sociedad organizada en un sistema matriarcal, por cierto) de Hyrule, y comandaba la bestia divina Vah Naboris. Como miembro de la raza Gerudo, Urbosa tiene la piel cobriza, el pelo rojo vibrante y los ojos claros. Su apariencia es imponente; es alta y musculosa,  y posee una habilidad fuera de lo común; la Furia de Urbosa, un poder destructivo nacido de una ira desenfrenada, invocando un poderoso relámpago la zona circundante.  El atuendo de Urbosa consiste en una armadura pectoral de diseño elaborado, dos hombreras, un cinturón de oro y una bufanda azul que usa como falda, símbolo de su papel como Campeona de Hyrule.

Urbosa
Urbosa en The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Prunia es una mujer sheikah, máxima responsable del laboratorio de Hatelia y experta en cultura ancestral de Hyrule. Debido a un experimento rejuvenecedor fallido, tiene la apariencia de una niña de 6 años, aunque realmente tenga 120. Durante el Gran Cataclismo y la batalla contra Ganon, Link resultó gravemente herido, por lo que Zelda pidió a los sabios, Prunia, Impa (hermana de Prunia) y Robbie, que lo protegieran. Prunia fue la encargada de trasladar a Link al Santuario de la Resurrección, con el fin de ocultarlo de Ganon y curar sus heridas. Tras confinar a Ganon en el castillo de Hyrule, Impa, Prunia y Robbie decidieron separar sus caminos para asegurarse de que por lo menos uno de ellos sobreviviera para ayudar a Link cuando finalmente despertara. Nuestro primer encuentro con Prunia resulta, cuanto menos, sorprendente. En nuestro primer diálogo con ella, nos dice que Symin es el jefe del laboratorio, y es con él con quien debemos hablar. Tras hablar con él, nos dice que es en realidad el ayudante de Prunia, y es ella quien verdaderamente maneja el cotarro.

“¡Ji, ji! ¿No te lo esperabas, verdad? Quien dirige el laboratorio no es Symon. La jefa soy yo, Prunia. ¡Tadá!”

Y he de decir, muy a mi pesar, que ni siquiera yo me lo esperaba.

Prunia
La “pequeña” Prunia

¿Qué nos viene a la cabeza cuando escuchamos el término “hada”? Seres mágicos, en general delicados, mujeres en su totalidad, con alas de una cuestionable proporción respecto a su cuerpo. Este concepto nada tiene que ver con el de las hadas que aparecen en The Legend of Zelda: Breath of the Wild. En concreto, las Grandes Hadas; son cuatro y habitan en lugares muy remotos, dentro de flores gigantescas. Sí, flores gigantescas, adecuadas a su tamaño. Las Grandes Hadas nos permiten mejorar nuestra armadura, a cambio de una propinilla y los materiales necesarios.

Hada
Una de las cuatro Grandes Hadas, otorgándonos su favor

Este es simplemente un pequeño ejemplo del papel que juega la mujer en este título; sin duda un rol de importante peso. Sorprende y a la vez cautiva cada una de ellas, bien sea por su personalidad, habilidades o apariencia física, y desde luego, no dejan indiferente a nadie.

Meses antes del lanzamiento del juego, comenzó a circular el rumor de que podríamos elegir el género de Link, nuestro protagonista. Eiji Aonuma (productor de la saga The Legend of Zelda) respondió:

“Pensamos en eso y decidimos que si íbamos a tener una protagonista, era más simple hacer de la princesa Zelda el personaje principal”. Finalmente la idea fue descartada, quedando Link como protagonista (de nuevo) del título.

Como conclusión, y para no comenzar una guerra dialéctica, me gustaría aclarar los conceptos de “protagonista” y “personaje principal” empleados en narrativa.

El protagonista de una historia es aquel que tiene un objetivo durante la misma, mientras que el antagonista se opone a ella; aquí surge el conflicto. El personaje principal (o personajes) es aquel de quien depende la existencia de la historia. Sin él, los acontecimientos del argumento no hubieran sucedido. El personaje principal es causa y consecuencia, es motor y necesidad del argumento. Protagonista y personaje principal pueden coincidir, no obstante.

Sí, Link es el protagonista de nuestra historia, pero no el personaje principal.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com