Yo había escrito un texto sobre Todas Gamers, pero he leído alguno más personal y qué narices: barra libre, dijo la jefa, así que aquí estoy con otro textazo porque puedo (y me dejan).

tumblr_m24g2dW2LD1r7a0pg
¿Vamos? Vamos.

Siempre me ha gustado escribir, empecé tarde pero desde que empecé no he parado. Escribir por el mero hecho de escribir, una letra tras otra, palabras tras palabras que, al final del día, sumaban páginas de texto. Desde artículos a reseñas, pasando por novelas y fanfics y textos de desahogo.

No soy novata en esto de los blogs, tuve uno en Blogger hace ya muchos años. Era más un blog personal que algo serio. Allá por noviembre del 2009 (ah… los ochenta *mira al cielo risueña mientras bebe té*) lo iniciaba con un capítulo de un pequeño fanfic que escribí. Y fui actualizando con todo lo que me parecía.

A saber.

Escribí novelas y fanfics. Artículos sobre algún juego puntual. Sobre bandas sonoras y música. Sobre libros. También tuve textos de rant. Y otros que harían llorar a muchos, porque necesitaba desahogar por algún lado.

Pero me cansé y lo cerré hace un año, tras siete años abierto, tras 565 entradas y unas pocas visitas Era como cerrar parte de mi vida. Una parte que quería dejar atrás por razones que no os interesan (y que no pienso contaros). Aaasí que ahí estaba yo, con ganas de seguir escribiendo y no sabía por dónde empezar.

tenor
¿WordPress? ¿Qué podría ir mal?

De manera que me decanté por WordPress. Escribí un par de cositas y tal; a mi ritmo de “cuando me dé la neura, escribo algo”. Y bueno, tuve un par de rants. Jaja, sí, de los míos.

¿Que qué tiene esto que ver con Todas Gamers? Qué prisas tenéis, un poco de paciencia *se ajusta la bata*

Yo las seguía desde julio de ese año (allá por el 2016, qué tiempos), por un hashtag de cuyo nombre no me acuerdo porque mi mente es guay, pero creo que era #YoSoyMujerGamer, y había pensado en enviar un correo o un algo para participar, pero claro…

“¿Qué crees que vas a aportar a esto?”

Pues nada. Y nada envié, evidentemente. Pero me encontraron. Estaba yo tranquilamente cenando tras salir de trabajar cuando una amiga me envió un mensaje con un “Oye, ¿éste no es tu blog?” y un enlace a este tweet:

Tweet
De aquella tenían el avatar del pug con la manta.

Creo que me atraganté con la comida o con el agua al verlo. Alguien que me quería entre sus filas. A mí.

Ja, ja, ja.

Ja, ja.

Ja.

Como soy una loca que actúa antes de pensar, les dije que sí, yo p’alante todo; al menos intentarlo, a ver qué salía. A ver qué salía, me hace gracia la expresión porque *risas* en serio, no podía ni imaginarlo. Si a mi yo de hace nueve meses le dijese todo lo que iba a conseguir me habría tirado una silla. Con pinchos venenosos. Y en llamas.

Pero, si he de ser sincera (y esto se volverá en mi contra, porque yo lo sé y conozco a quienes me rodean), resulta que sí que valgo para esto. No soy periodista, tampoco pretendo serlo (a fin de cuentas, ¿cuántos lo son realmente en las webs de videojuegos?); pero estar aquí ha coloreado algunas partes de mi vida que permanecían en gris, como una pieza de puzle que faltaba por colocar.

doc_2017-06-25_00-01-06 (1)
Thankius, pugatura.

Con esta iniciativa tan de “colegueo“, la pugatura ha creado un ambiente tan seguro que (personalmente) no me da miedo expresarme aquí. De cualquiera de las maneras, vaya. Puedo hablar sobre videojuegos en cualquiera de sus expresiones pero también puedo escribir un artículo un poco más… agresivo; no me preocupa que vengan a mí a tirar mierda porque yo no soy la misma que hace un año.

La diferencia es que antes me daría miedo, pero ahora no. Porque soy más fuerte. Porque ellas nos hacen fuertes. Nosotras nos hacemos fuertes. Y es gracias a ellas.

Y, la verdad, a mí me gusta eso. Porque los sectores que se echan la pomadita para el escozor son aquellos que temen que las mujeres nos hagamos fuertes en este sector (y en los demás). Porque poco a poco las batallas se van ganando y, al final, lo conseguiremos.

Porque estamos aquí para cambiar las cosas; para mejorarlas, y no vamos a callarnos venga quien venga. Porque quieren que estemos calladas, que seamos dóciles y que no demos guerra; porque “calladitas estáis más guapas”, pero eso no es lo que a mí me gusta. Ni a mí ni a mis compañeras.

Así que… hagámonos más fuertes aún. Cambiemos las cosas todo lo que podamos, esforcémonos en ser mejores cada día y cerremos bocas. El año que viene será mejor que este porque seguiremos rompiendo internet.

Y recordad: fight like a girl.

tumblr_nstljjrbSF1ucpfj5o1_1280
Fuente.

~Ka’alshya~