Hola, soy Ka’alshya y a veces veo videojuegos en YouTube. ¿Te jode? Mala suerte. No voy a dejar de ser igual de jugona que tú, que también ves gameplays. No voy a dejar de ser gamer igual que tú porque yo también los vea. Is qui si vis lis jiguis in Yitib ni pidis ipinir mira, qué cansinos sois.

Fucks

Podré opinar de todo salvo de los controles y esto es así. O ¿qué pasa, que si yo no tengo una consola concreta o no tengo dinero para comprarme los miles de millones de juegos que existen y quiero saber de qué van, no puedo verlo en YouTube? Bueno, sí, claro que puedo verlo, pero no puedo decirlo, por supuesto (y menos si soy mujer porque en seguida saltáis a la yugular con los “¡es una poser! ¡A por ella“). Tampoco puedo opinar de si su historia me parece una maravilla o me parece una mierda pinchada en un palo podrido. Porque en seguida saltan los listillos con sus is qui ni li his jiguidi, ni pidis ipinir, mira, que no. Que a mi no me vendéis la moto.

Vosotros, igual que todo el mundo, os habéis visto gameplays y walkthroughs en YouTube, y el que lo niegue, seguramente mienta. Que hay un porcentaje que no lo hace, PERFECTO, tomad, un pin; pero no vengáis a dar por saco con que no se pueda opinar sobre la trama, sobre las animaciones o la banda sonora de un juego que no he jugado porque eso es como decir aquello de “es que si no has visto la película en el cine, no puedes opinar de la calidad de fotografía ni de los sonidos ni blablabla”.

Me aburrís.

¿Y qué pasa si me encuentro con un juego cuyo gameplay es INSUFRIBLE y es IMPOSIBLE de jugar sin lanzar el mando/teclado+ratón a la pantalla pero cuya historia es buena? ¿Me jodo y me pongo de mala hostia? Si vuestra respuesta es sí, sois gente a la que le gusta sufrir y enfadarse por gusto y que no tienen nada mejor que hacer. Yo, igual que mucha más gente de la que pensáis, no tenemos tanta paciencia. Yo juego para disfrutar y si eso no lo entendéis, no me vengáis a hablar de qué es jugar porque, como la propia palabra dice, jugar es divertirse. Y si un juego tiene un sistema de juego infernal, ya no se disfruta y, por tanto, ya no es jugar, es una penitencia.

RememberMe
Remember Me, un juego con trama decente pero gameplay insufrible.

Y me parece muy bien que seáis penitentes, que os fustiguéis con unos controles que harían llorar al niño Gabe Newell de lo malos que son, que está perfecto; pero dejad a los que no tienen tanta paciencia, a los que prefieren dedicar su tiempo a disfrutar de los videojuegos, que vean lo que les salga de los bajos fondos en YouTube.

Dejad de dar por saco con que no se pueda opinar de una historia sin haber jugado a un juego, de no poder hablar del apartado sonoro, de la música y demás mierdas sólo por no haberlo jugado. Me importa una mierda. No, en serio:

Me. Importa. Una. Mierda.

Así, tal cual. Si yo veo un juego completo por YouTube, podré opinar de la trama porque la he visto, y podré opinar del desarrollo de personajes, porque he visto su evolución, y podré opinar de las animaciones y del sonido y música porque también las habré visto y oído.

¿Acaso no lo hacéis con las películas? Lo hacéis también con las basadas en novelas, no habéis leído el maldito libro y habláis como si lo supiérais todo. ¿Y sabéis qué? No. Pasa. NADA. ABSOLUTAMENTE NADA. Que sí, que siempre os viene el iluminado de turno a decir que en el libro esto o lo otro y lo hace de malas maneras, que os lapidan porque no habéis leído la novela en la que se basa la película.

Os contaré un secreto: el listillo que viene a deciros que “no te has leído la novela, no puedes opinar de la película”, sois vosotros cuando decís “no has jugado al juego, no puedes opinar”.

Scar

Ver un juego en YouTube es igual que ver una película. Porque nos guste o no, al final, los videojuegos son películas interactivas y más los actuales. Valoráis por encima de todo los gráficos, así que no es excusa para no hacer la comparación. Por tanto… ¿qué hay de malo en ver cómo una persona juega? Se lleva haciendo desde que hay videojuegos, cuando vuestros amigos tenían un juego nuevo y no os dejaban jugar.

Así que… ¿cuál es vuestro maldito problema? Ah, ya veo. Que necesitáis el “Yo he jugado a esto y por eso soy superior a ti”, claro. Ya no se trata de jugar por diversión, se trata de ser superiores a toda costa y de hundir a la gente que no sigue vuestra doctrina de secta.

Bueno, pues mira, allá con vuestra amargura. La que sigue siendo feliz jugando a los videojuegos soy yo, no vosotros.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com