Tras su paso por dispositivos móviles, el conocido arcade de conducción automovilística llega en una nueva versión para Nintendo Switch: Gear Club Unlimited. Este título, desarrollado por Eden Games (al igual que su predecesor para móviles) cuenta con dos modos diferentes de juego: campaña y multijugador.

24302002_10212709207438770_8359040713159431119_o
Las flechas guía varían según el nivel de ayuda a la conducción elegido

El modo campaña, o modo individual, tiene como objetivo convertir al jugador en el mejor piloto de coches del metaverso: para ello iremos desbloqueando nuevas ubicaciones en las cuales se desarrollan distintas competiciones, bien en pista o de rally. Cada ubicación se encuentra englobada dentro de una categoría, esto significa que tendremos que adquirir un coche de dicha categoría para poder acceder a las competiciones que se desarrollan en esa zona. Las categorías se clasifican por letras y números y van aumentando su nivel de dificultad progresivamente. Para adquirir dichos vehículos, tendremos que dirigirnos a un concesionario específico para cada categoría. Pero ojo, no sólo basta con comprar un buen buga, a medida que avancemos dentro de una categoría, aumentará el nivel de dificultad y tendremos que mejorar nuestro vehículo.

Aquí entra en juego uno de los aspectos que más me han gustado de Gear Club Unlimited: la gestión de nuestro propio taller o “Performance Shop”. Dentro de nuestra instalación, encontramos además pequeños espacios destinados a la mejora de unas características concretas de nuestros vehículos, o lo que es lo mismo, tunearlos:

  • Taller mecánico: permite mejorar el motor y la caja de cambios.
  • Taller estético: permite personalizar el parachoques delantero y trasero, alerón, capó, las llantas, el techo, faldones laterales y el capó trasero.
  • Taller de neumáticos: permite mejorar frenos y neumáticos.
  • Taller de carrocería: permite mejorar la carrocería para ganar velocidad, aceleración y manejo.
  • Taller de chapa y pintura: permite cambiar el color de nuestro coche.
  • Túnel de viento: permite mejorar la aerodinámica de nuestro vehículo.
  • Taller de rally: permite mejorar cualquier aspecto que influya en el vehículo a la hora de competir en un rally, los neumáticos, la suspensión y la caja de cambios.

Además de las mejoras de nuestro vehículo, podemos cambiar las instalaciones del taller, añadir objetos decorativos o remodelar la estética industrial que nos encontramos en un primer momento.

24173158_10212709210198839_2201548979491687190_o
El taller al completo, visto desde arriba

Por supuesto, tanto la adquisición de nuevos vehículos como todas las mejoras anteriormente citadas, cuestan dinero del juego, que podremos adquirir ganando competiciones, superando misiones, desbloqueando logros o subiendo de nivel. Tendremos que ser capaces, por tanto, de gestionar muy bien nuestros ahorros y valorar si nos compensa más la adquisición de un nuevo vehículo o la mejora de los que ya tenemos. O poner el taller bonito, claro.

Otro de los aspectos que más me ha llamado la atención del juego es el mapa: es enorme. En él se muestran las ubicaciones en las que tienen lugar las distintas competiciones, y si bien en un primer momento no podremos acceder a todas, iremos disipando la niebla que las oculta a medida que completemos las ubicaciones anteriores. Además de la niebla, otro factor que impide el acceso a nuevas ubicaciones son las estrellas: algunos lugares requieren de un número mínimo de estrellas para poder desbloquearlos. Éstas se consiguen, junto con el dinero, a medida que competimos: cuanto mejor sea nuestra posición en un circuito, más estrellas obtendremos.

24313227_10212709222559148_1597628873857521958_o
Mapa del juego, con (aún) muchas zonas por desbloquear

Además de dinero y estrellas, jugar nos proporcionará experiencia necesaria para subir de nivel: esto desbloqueará nuevos artículos y talleres para comprar.

Dentro del modo campaña (o individual), encontramos además la Liga, un modo online en el que batir los tiempos de jugadores de todo el mundo dentro de cada temporada (cada temporada dura unas horas). La Liga funciona a través de puntos, similares al ELO: si acumulamos los suficientes puntos como para alcanzar el nivel más alto entraremos en la Liga de Leyendas (¿League of Legends easter egg?).

Además del modo campaña, Gear Club Unlimited cuenta con un modo multijugador, pensado para explotar la capacidad de Nintendo Switch, tanto en modo sobremesa como en portátil, modo table-top y pantalla partida. En el modo multijugador tendremos a nuestra disposición todos los coches del juego, es decir, podremos probar aquellos que aún no hemos conseguido en el modo campaña. También puede activarse la opción de juego con nuestros coches del Modo Campaña, en caso de que queramos fardar de carro.

24291508_10212709256319992_3918896553264698202_o
¿Qué os parece mi cochazo?

La jugabilidad es muy sencilla y los controles fáciles de dominar, y gracias a los distintos talleres podremos modificar nuestros vehículos y adaptarlos mejor a nuestro estilo de conducción. Un detalle llamativo es que a la hora de competir contra la IA, ésta será un reflejo de nuestro comportamiento: si optamos por una carrera tranquila, ésta responderá de la misma manera, si por el contrario decidimos convertir el circuito en un GTA, la IA nos corresponderá.

Existen tres niveles de dificultad para la IA y otros tres niveles de ayuda a la conducción, lo cual se agradece enormemente. Además tendremos la posibilidad de rebobinar el tiempo en cualquier momento, que además de facilitar nuestro progreso en la carrera, cumple una función de aprendizaje donde podremos corregir una entrada demasiado rápida en una curva o cualquier otra imprudencia al volante.

En cuanto al apartado gráfico, Gear Club Unlimited tiene una resolución de 1080p en modo sobremesa y a 720p en modo portátil, con una tasa de 30 fps para ambos casos. Si bien es cierto que los coches cuentan con unas texturas muy buenas, no podría decir lo mismo de los paisajes, que en ocasiones se muestran poco definidos. El apartado sonoro sea quizás su punto flaco, con un pequeño y nada destacable repertorio de melodías y piezas, tanto en menús como en carreras.

He de admitir que el género de conducción no es para nada mi predilección y, pese a ello, he disfrutado poniéndome al volante de estos lujosos coches. Quizá sea por esto por lo que creo que es un buen título, sencillo, al más puro estilo arcade y que promete muchas horas de entretenimiento.

Muchas gracias por la copia de prensa proporcionada por Meridiem Games para TodasGamers.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com