KONA: exploración, misterio y… mucho frío

KONA: exploración, misterio y… mucho frío

El videojuego desarrollado por Parabole veía la luz en marzo del pasado año 2017 en PlayStation 4, Xbox One y PC (Steam). Un año más tarde, era adaptado a Nintendo Switch y este mes de junio acaba de dar el paso a la realidad virtual en PlayStation VR y PC (para Oculus Rift y HTC Vive).

La historia nos traslada a un frío pueblo de Canadá en 1970, donde en la piel del detective privado, Carl Faubert, se nos contrata para lo que a priori es un caso de vandalismo, pero la historia se complica hasta límites insospechados.

Nuestro cliente, William Hamilton, es un rico empresario que ha comprado la mayoría de negocios locales, y que tiene a los ciudadanos divididos en cuanto a su nuevo vecino. Algunos consideran que mejora la economía de la región, y otros que es un ser demasiado avaricioso que antepone sus propios intereses a las necesidades del pueblo. Además, la tensión entre los habitantes está en su peor punto, ya que Hamilton ha decidido reabrir la vieja mina del pueblo, lo que ha empezado a provocar derrumbamientos en la zona.

Absortos en esta presentación de los hechos nos tiene el narrador mientras avanzamos en nuestro automóvil para reunirnos con Hamilton, hasta que en un despiste colisionamos con otro vehículo (si es que no se puede estar a los subtítulos y a la carretera y a todo a la vez) y es entonces cuando cambia el ritmo del juego.

Un teléfono que no funciona en un juego de terror… unexpected

Buscar refugios y fuentes de calor será básico en Kona, si no queremos morir congelados. Estos puntos serán, además, los lugares en los que la partida se guardará de forma automática. Existen tres elementos importantes que debemos vigilar en el personaje: el frío, la cordura o concentración y la salud. Podemos mejorar los dos primeros acercándonos a cualquier fuente de calor como una estufa o una hoguera, mientras que para la salud necesitaremos medicamentos. La cordura también la podremos mejorar fumando cigarrillos. Es importante mantenerla alta, ya que a medida que baje nuestros movimientos serán más lentos (con el consiguiente peligro de congelarnos y morir al no alcanzar a tiempo un refugio), pero los cigarrillos también disminuirán nuestra salud, con lo que tendremos que buscar un equilibrio.

La temperatura desciende rápidamente fuera de los refugios

Tras el accidente (que a mi modo de ver es una especie de tutorial para comprender las debilidades de nuestro personaje y cómo evitarlas) conseguimos llegar al punto de reunión con nuestro cliente, Hamilton. Poco sorprendente resulta el hecho de encontrarle muerto (a ver quién nos va a pagar ahora…). A partir de aquí comienza la verdadera historia de Kona, ¿quién ha asesinado a William Hamilton?

Pero… ¿dónde está el terror? Que yo lo vea

Pese a estar catalogado como terror, Kona no tiene ni jumpscares ni una historia con mucho terror, pero sí elementos paranormales. Aunque estos solo suman misterio al entramado de la investigación del asesinato, es decir, en ningún momento el videojuego llega a dar miedo realmente. Kona adapta la leyenda del Wendigo, y quizá esta sea la parte más terrorífica en la historia. Una bestia que habitaría en los bosques de Canadá, de forma humanoide y con una gran cornamenta que se alimenta de carne humana.

Vamos, que hemos pasado de un problema de vandalismo a una investigación paranormal pasando por un asesinato, y aquí nadie tiene pinta de pagarnos por ello.

Yo ya avisé de que hacía frío…

Se trata de un título muy similar a Kholat, sentirse perdido en la nieve y con toda una investigación por delante de forma totalmente abierta para el jugador, sin ningún tipo de indicación que nos guíe en la trama. Podemos escoger ir a donde queramos y explorar en las distintas casas del pueblo para resolver el misterio, lo que hace la experiencia mucho más realista pero también más difícil.

Hay tres elementos que podemos considerar una especie de “ayuda” en el juego. El primero de ellos es el diario de Carl, en el cual recopila sus pensamientos ante las pruebas recogidas. El segundo son las visiones que nos ayudarán a encontrar objetos escondidos o pistas para saber hacia dónde dirigirnos.

Follow the leader

Y por último, el tercer elemento que merece mención aparte es el narrador. Una voz poco carismática pero cargada de ironía analiza cada acción y hecho en el videojuego. Y cuando digo cada acción es literalmente CADA acción. Puede que al principio resulte de ayuda e incluso gracioso, pero termina convirtiéndose en una de las partes más cansinas de la historia.

En conclusión, en Kona no encontrarás terror, pero sí un relato interactivo con una elaborada historia detectivesca y componentes de supervivencia en el frío norte rural de Canadá. Así que ya sabes, llévate una rebequita por si refresca.

 

 

humble-kona.jpg

 

Cómprame un café en ko-fi.com Become a Patron!

Dunkel
Dunkel @dunkel217

Acaricio gatitos durante el día. Horror addict. Diseño y desarrollo de videojuegos.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: