¡Paso, que voy ardiendo!

Análisis de Embr

Análisis de Embr

Quizá no sea la única persona a la que cuando le mencionan “simulador de” su mente automáticamente imagine un relajante videojuego antes incluso de escuchar la tercera palabra. Y es que confieso que es lo que hago yo y pienso en tranquilidad, puede que dejándome llevar por los que se pueden considerar gigantes en este género como Euro Truck Simulator o Farming Simulator, entre otros. Pero lo que desde luego no se viene a mi mente es un simulador de extinción de incendios. Y eso es, precisamente, Embr. Pero no te vayas a imaginar un ambiente serio en todo esto, Embr está cargado de humor, ironía y quizá me atrevería a señalar una pizca de crítica social en el mismo.

Desarrollado por Muse Games en colaboración con Curve Digital, Embr se ambienta en un mundo hipercapitalista en el cual no hay servicios de emergencia públicos. Metiéndote en la piel de un “Embr Respondr”, algo así como un bombero privado, tu misión será la de atender las llamadas de los clientes, apagar incendios y salvar sus vidas. En base a cómo de bien o mal resulte cada misión, obtendrás más o menos dinero que podrás invertir posteriormente en distintas mejoras. Para ello, en cada mapa tendrás una serie de objetivos principales, necesarios sí o sí para que tu misión no fracase, y una serie de objetivos secundarios que harán crecer tu recompensa final.

Tranquila, señora, ¿dónde está el fuego?

El videojuego se desarrolla en primera persona y a su inicio cuenta con un completo tutorial que nos facilita de forma rápida hacernos con la mecánica y los elementos del juego. Por un lado, tenemos las herramientas que podremos usar, como un hacha, una escalera y evidentemente una manguera, pero además contamos con un teléfono móvil capaz de localizar en qué parte del edificio se encuentran las personas en peligro que debemos rescatar. Esto último nos servirá de gran ayuda para gestionar el tiempo límite que tenemos para cumplir los objetivos de la misión antes de que el edificio haya ardido por completo.

Y por otro lado, tenemos lo que podemos llamar los peligros, ya que además del propio fuego, durante el incendio nos encontraremos con cables eléctricos que se desprenden, materiales explosivos, gases acumulados, estructuras del propio edificio que caen, la manguera que se ha quedado sin agua… vamos, una fiesta eso.

Afortunadamente, si se te hace muy cuesta arriba, en sus ajustes Embr facilita la opción de variar la dificultad del videojuego gracias a que podemos reducir o aumentar la velocidad de propagación del fuego y reducir o no el sistema de gravedad. De todas formas, como señalaba anteriormente, a medida que avancemos y consigamos más dinero, podremos realizar una serie de mejoras que nos ayudarán a alcanzar nuestros objetivos y lograr ser un Respondr de éxito. Para ello, en la tienda podremos comprar y mejorar nuestra ropa; este equipo no solo sirve para ir con más o menos estilo a una misión, sino que además nos puede reforzar y otorgar más defensa ante los distintos peligros del incendio.

Escoger las herramientas adecuadas para cada mapa determinará un mejor resultado

Podremos adquirir también nuevas herramientas, como aspersores o trampolines, entre otros elementos más peculiares, o mejorar las que ya tenemos. Además podremos tunear nuestro coche de trabajo, lo que causará una mejor impresión entre los clientes (mejor puntuación = más dineritos). Con tanto equipo y herramientas, para no liarnos, Embr nos permite configurar nuestros arsenales, es decir, configurar un kit personalizado con aquellas armas y herramientas preferidas para elegir de forma rápida cuál es el que mejor nos conviene usar al inicio de nuestra próxima misión.

En el apartado visual, gráficamente nos encontramos con un colorido cel shading que combina de maravilla con el apartado sonoro, y esa especie de fusión entre jazz y funky que han incorporado al juego desencadena un resultado muy apropiado para el tono de humor con el que ha sido creado el videojuego. Puedes ver el gameplay que hicimos Aonia y una servidora para el canal de YouTube de TodasGamers para ver mejor a qué hago referencia.

Y sí, si has visto un poco del vídeo anterior, un punto fuerte que tiene Embr, quizá el que más, es su modo cooperativo online, que permitiendo un máximo de hasta cuatro jugadores, es sin duda el modo con el cual más he disfrutado del videojuego. En conclusión, Embr es un juego muy divertido, ideal para una tarde con amigos que me ha hecho replantearme esa idea inicial de “simulación igual a tranquilidad” con la que abría este artículo.

Este análisis y el vídeo gameplay del canal han sido posibles gracias a un código de descarga facilitado por Curve Digital a TodasGamers. Puedes encontrar el título en acceso anticipado en la plataforma de Steam.

Cómprame un café en ko-fi.com

Dunkel
Dunkel @dunkel217

Acaricio gatitos durante el día. Horror addict. Diseño y desarrollo de videojuegos.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: