Imagina ser… ¡un simulador!

Imagina ser… ¡un simulador!

Una de las cosas que más me gustan en el mundillo de los videojuegos es la dirección que ha tomado el género de simulación. Al principio consistía principalmente en juegos de deportes, de guerra, de gestión de vida o incluso de citas, cosas dirigidas a un tipo concreto de jugadores, un grupo relativamente reducido en comparación con otros géneros más dinámicos. Sin embargo, ahora podemos encontrar simuladores de prácticamente todo lo que se os ocurra, desde un juego en el que puedes ser una Roomba, a otro en el que puedes ser una cucaracha, pasando por todos los trabajos que existen. Pero lo más sorprendente es que se las apañan para hacer que sea siempre genuinamente divertido, en gran parte porque nos dejan ser y hacer cosas que en la vida real no podemos, sea por dinero, porque no se nos dé bien cierto trabajo/hobby o… bueno, porque es un poco difícil eso de convertirse en un animal u objeto, y por eso aquí os traigo varios ejemplos de cosas divertidas que podríais hacer, ¡y sin esfuerzo!

 

ss_48948693e47ab6a31dd663ca1a5d54b5ae8343b4.600x338.jpg

House Flipper

No me vais a engañar, estoy segura de que habéis visto alguna vez el programa de los gemelos, o el de la decoradora y el vendedor de casas. Y os ha gustado. Este juego consiste en prácticamente lo mismo, pero con menos lujos. Tienes que tirar paredes, alicatar baños, amueblar, pintar, quitar la basura o incluso aspirar cucarachas (que pueden convertirse en cristales rotos), todo para que tus clientes sean felices con la casa de sus sueños. Un trabajo sorprendentemente relajante y en el que, entre chapuza y chapuza, puedes dedicarte a comprar, restaurar y revender casas, demostrando al mundo el excelente gusto que tienes decorando hogares ajenos. ¡Y además ahora puedes modificar el jardín!

 

ss_1892565852a14a83465ff6032226b2ecba85eaf0.600x338.jpg

PC Building Simulator

Más de una vez habréis pensado esa frase de «tengo que llamar a X para que me limpie el PC, monte X pieza nueva que necesito o vea qué le pasa al ordenador». Hay un miedo irracional a liarla solo por abrirlo, pero con este simulador vais a aprender a montar y desmontar cada pieza, viendo para qué sirven, dónde van colocadas y, lo mejor de todo, ¡sin que os cueste dinero! Poco a poco veréis que realmente un ordenador es como un puzle de 20 piezas, y que montarlo y ver cómo empieza a funcionar tiene un elemento completamente satisfactorio que consiguieron replicar muy bien en este simulador. Es relajante, aprendes cosas, y si la lías no importa porque bueno, no vas a morir de un chispazo inesperado.

 

ss_da0e7533eaddd86f2a74ec517031325426769d57.600x338.jpg

Cooking Simulator

Existen miles de juegos de cocina en los que tienes que coger pan, poner la carne, el queso, la lechuga y el tomate para servir la misma hamburguesa una y otra vez a los clientes hambrientos, pero en este caso se trata de una simulación de una cocina de un restaurante real. Bueno, lo más real que se puede, vaya. Aquí tienes que comprar los ingredientes, cortar los limones, coger la batidora, quemarte al quitar algo del horno porque se te olvida que está caliente y se te está calcinando el pescado, acordarte de todos los santos porque se te cae el plato al suelo y todas esas cosas maravillosas que suelen pasar cuando tienes que cocinar rápido y bien para que los clientes se vayan contentos a casa. Y no te preocupes, si lo haces bien… ¡te dan propina!

 

ss_a40041d508f4f0a7de07048e82660ff1d0f1f57a.600x338.jpg

Weedcraft Inc.

La premisa de “juego relacionado con la marihuana” suele llevarnos siempre a lo mismo: un juego con gráficos hechos con el Paint que consiste en fumar hierba mientras el protagonista cuenta lo maravillosos que son los porros en un texto en Comic Sans. Sin embargo (por suerte) Weedcraft Inc. no es así. Aquí tu trabajo es gestionar tus plantas, comercializarlas y meterte de lleno en el tema de la legislación, tratando de una forma bastante correcta tanto la problemática de la venta ilegal, como el posible beneficio (sea económico o medicinal) que podría llegar a tener con su legalización. O quizá no y te explote todo en la cara, que todo depende de cómo dirijas cada uno de tus movimientos porque tu problema principal no es que una planta crezca más o menos, sino que el mercado se mueve a su ritmo y si pierdes la partida es por culpa del capitalismo.

 

ss_a5dc044701ced947cd5b556eeaad870504492a8f.600x338.jpg

American Truck Simulator

Por último, y no por ello peor, tenemos al juego cuyo DLC superó en ventas a cualquier otro durante el E3 2019. Y no es para nada sorprendente, teniendo en cuenta que es de los simuladores más relajantes que podemos encontrarnos. Empezar con un camión trabajando para otros, aprender a aparcar una cosa tan grande, el drama de las curvas de horquilla, las oscuras carreteras nocturnas… todo es un pasito más hacia nuestra propia empresa de repartos. Nuestra misión es repartir entregas, yendo de ciudad en ciudad siguiendo las carreteras de EEUU, y esto quizá pueda parecer un poco aburrido, pero cuando lo pruebas ves que igual tenían un poco de razón en lo de que para ser feliz hace falta un camión. O al menos, para vaciar tu mente un rato, que siempre puedes dedicarte a conducir mientras escuchas un montón de podcast.

Cómprame un café en ko-fi.com

Nix

I run on coffee, sarcasm and lipstick. Hace años le vendí mi alma a Bioware y me convirtieron en la Shadow Broker. Tengo un papelito que dice que soy N7, pero no quieren darme mi propia nave. Me gusta llevarle la contraria a la gente y por eso soy una Inquisidora enana y pelirroja.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: