Retro análisis de Shantae: Half-Genie Hero

Retro análisis de Shantae: Half-Genie Hero

Llevaba bastante tiempo pendiente de jugar Shantae: Half-Genie Hero, cuarto juego de la saga creada por el estudio WayForward, así que gracias a las buenas gentes de Patreon he podido ponerme con ello. Esta entrega fue financiada por crowdfunding, con una campaña que duplicó la cantidad de dinero pedida para que Shantae diera el paso a las grandes plataformas, tras haber recibido buenas críticas en sus entregas en las consolas portátiles de Nintendo.

No nos encontramos con una trama muy compleja: atacan Scuttle Town, el lugar donde reside la medio genio Shantae, quien es responsable de protegerla. Una vez parado el ataque, descubrimos que el objetivo era robar los planos del invento más reciente de nuestro tío. Invento que le ayudaremos a completar recorriendo distintos lugares para hacernos con las piezas, al tiempo que vamos deteniendo villanos ya conocidos de la saga. Porque el juego es una continuación de anteriores entregas, aunque casi no se nota esto. El casi es debido a que, aunque la falta de contexto no es un lastre, sí hay momentos que te quedas mirando la pantalla y los personajes pensando “Pues… ¿vale?”, aunque el no conocerlos sólo hace que te pierdas las referencias.

Shantae bailando. Se ve la transformación de mona.

La aventura, como ya he dicho, es simple: ir por distintos escenarios consiguiendo objetos tras vencer al enemigo final. Para ello, iremos saltando de plataforma en plataforma, usando nuestro pelo como látigo para golpear a los enemigos. Además, a medida que avancemos el juego desbloquearemos bailes que transformarán a Shantae en diversos animalitos que nos darán distintas habilidades: con la elefanta podremos romper bloques, con la mona escalar por paredes, con la cangrejo nadar pero de forma más limitada que con la sirena… Todo esto fruto de ser bailarina de danza del vientre y medio genio. Estas transformaciones serán la clave para resolver los puzles que encontraremos por los escenarios, que servirán para conseguir objetos de la trama y mejoras. Estas mejoras serán desde habilidades nuevas para nuestras transformaciones a contenedores de corazón para conseguir más vidas. También tendremos acceso a una tienda en Scuttle Town, donde por un módico precio conseguiremos mejoras para Shantae, como champú para aumentar el daño que hace nuestro pelo y por tanto su velocidad, además de magias, como bolas de fuego.

A nivel gráfico los colores que tenemos en la versión de Steam son fuertes y brillantes, que junto con el trazo le dan un aire cartoon muy agradable. Sigue la línea de las aventuras previas de Shantae, pero aprovechando las capacidades de consolas más potentes. Las animaciones son fluidas y destilan un ligero aire cómico, presente en todo el juego. O eso creo, porque la localización al castellano es mala: frases que no tienen sentido, marcas de género incorrectas y erratas. Si no fuera por estas últimas, hubiera pensado que era una traducción automática, pero tiene pinta de que ha sido una localización que se ha pedido con prisas, sin dar el contexto necesario. Y sin revisor, para abaratar costes.

Y siguiendo con las cosas malas, donde más me ha rechinado el juego es en el diseño de los escenarios, al intentar darle un toque metroidvania. Esos juegos donde una de sus características es volver sobre tus pasos con las nuevas mejoras para conseguir nuevos ítems y secretos. En este caso es frustrante, porque sólo sabremos que un elemento del escenario es interactuable cuando tengamos la mejora o la transformación adecuada. Así que nos veremos obligades a recorrer los escenarios por completo tras cada nueva adquisición, para encontrar nuevos secretos.

Por si no fuera suficiente, en algunos momentos los controles patinan un poco, sobre todo la rueda de elegir transformación, que va bailando y en ocasiones escogeremos sin querer la transformación incorrecta. Varias veces. Todo esto lastra un juego corto, que es entretenido, más en su tramo final que en sus inicios, ya que la curva de dificultad no se ajusta del todo bien y la falta de mejoras en el inicio se nota al darnos de bruces con enemigos algo más fuertes de lo esperado. Así, a medida que avancemos y volvamos atrás, los niveles que tanto nos había costado pasar se recorrerán en un santiamén, fruto de la experiencia y de las nuevas habilidades.

Estas habilidades se centran en las transformaciones, que son bastante variadas y se agradece que no hayan caído en el truco de hacer el animalito sexy (salvo el caso de la sirena y la arpía). La elefanta tiene forma de elefanta, la mona de mona y la cangrejo de cangrejo. Esta falta de sensualidad está restringida a estas transformaciones, porque vale, Shantae es bailarina de la danza del vientre, pero el resto de señoras podrían llevar algo más de ropa, que están en el desierto y se van a quemar. Más cuando los señores llevan todos gabanes y ropas que les cubren por completo.

Aunque el viaje ha sido divertido, Shantae: Half-Genie Hero parece tratar de ser muchas cosas y eso no le permite brillar por completo en todo (además de la pésima localización). Por lo demás, es un juego que tiene secretos pero que no implican secuencias absurdas para encontrarlos y que visualmente es muy colorido y relajante. Una aventura plataformera bastante apañada al final.

Cómprame un café en ko-fi.com

Darkor_LF

Difusora de la palabra de Pratchett a tiempo completo. Defensora de causas pérdidas e inútiles. Choconiños o barbarie. Hipster por necesidad. Tengo una pipa falsa. +50 en pedantería.

1 comentario
Chuck Draug
Chuck Draug 04/08/2020 a las 10:48 am

Mira, todo lo que estás diciendo es, precisamente, lo que a mí me había pasado en su momento (aparte de la manía de Wayforward de quitarle ropa a las señoras). El problema de los juegos de Shantae viene, en primer lugar, con transformaciones tan dependientes del lugar (menos la mona) que las hace poco o nada útiles… aparte de que también está lo que dices del componente Metroidvania, pero es que si ya los juegos anteriores lo tenían, aquí lo han empeorado. En fin, una pena… y la razón por la que me quedo con el Pirate’s Curse (el DLC de Risky es lo más cercano) y también por la que no he comprado el siguiente juego.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: