Profecías autocumplidas

21/01/2019 | No hay comentarios

Junto con las paradojas bootstrap, las historias de viajes en el tiempo y la inevitabilidad del destino, las profecías autocumplidas son algo que me fascina y me encanta ver en la ficción. El cómo los diversos elementos y sucesos convergen hacia lo inevitable, haciendo que la profecía se cumpla pese a los malos y los buenos luchando contra ello es algo que me encanta, por un lado por los vacíos legales que se encuentran y, por otro, por el hecho de ver cómo ese pequeño detalle es el responsable último de todo. No hay que confundir este tropo con el del destino inevitable, que es cuando los héroes luchan contra los elementos en balde, como podría ser el caso del Ragnarok nórdico: el Ragnarok ocurrirá sí o sí, pero no hay ninguna profecía que diga cómo ocurrirá (se puede discutir un poco el tema de la muerte de Balder, pero esto me daría para hablar mucho tiempo).

Volviendo a las profecías autocumplidas, los ejemplos más claros y clásicos están en la mitología griega, con el mito de Perseo y la muerte de Acrisio, o la destrucción de Troya. Eso sin tener en cuenta que la base de las tragedias griegas es la inevitabilidad del destino, por lo general ligadas a profecías. En bastantes cuentos tradicionales es común encontrar este tipo de profecía, de reyes que tratan de matar a sus hijos para que no les asesinen y al final acaban siendo esos hijos desconocidos los que los asesinan.

En cine, está el caso de Las crónicas de Riddick, Cristal oscuro, Minority Report y La venganza de los Sith (bueno, esto un poquito solo), que no desgrano porque son la base de los argumentos en la mayoría de ocasiones. Se podría discutir si 12 monos entra dentro de esta categoría o se queda sólo en inevitabilidad del destino.

En el caso de los videojuegos, no parece ser un caso tan común, aunque se encuentran, como por ejemplo en Ocarina of time, donde Link permite el robo de la Trifuerza por parte de Ganandorf… cuando va a por ella y le revela su localización. Y como God of War bebe mucho de fuentes mitológicas griegas, es lógico que este elemento aparezca, en concreto en su segunda entrega. También nos encontramos profecías de este tipo en Final Fantasy VIII, con la creacción de los SeeD; o en el reciente Tekken 7, donde se revela que el drama familiar está producido por el intento de evitar que Heihachi destruya el mundo… que es lo que provoca que lo acabe queriendo destruir y todo el dramote familiar.

¿Tenéis más profecias autocumplidas por ahí? ¿O debates sobre la inevitabilidad del destino?

Cómprame un café en ko-fi.com

Darkor_LF

Difusora de la palabra de Pratchett a tiempo completo. Defensora de causas pérdidas e inútiles. Choconiños o barbarie. Hipster por necesidad. Tengo una pipa falsa. +50 en pedantería.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: