Voy a hablar de un juego de hace mucho tiempo, concretamente 15 años. Un juego que conocí en el Blockbuster de debajo de casa de mis padres un verano; que me pasé con la ayuda de una guía; que se quedó grabado a fuego en mi mente y que compraría años después en el Salón del Manga de Barcelona a precio de ganga. Estoy hablando del Shadow of Memories cuyo nombre fue cambiado a Shadow of Destiny para USA.

El juego fue desarrollado y distribuido por Konami y salió para la PS2 allá por 2001. Es una aventura gráfica cuya dinámica se basa en los viajes en el tiempo y la trama va sobre la posibilidad de cambiar nuestro destino. Según he comprobado en la wiki se volvió a sacar para la PSP con doblaje nuevo a finales de 2009/principios de 2010, aunque sólo lo sacaron para Japón y Norteamérica. A los europeos que nos den, parece ser.

Este juego, si mal no recuerdo, fue el primero que jugué que tocaba el tema de los viajes en el tiempo, lo cual por sí solo no era un tema que me apasionase. Sin embargo, tenía algo que me llamó poderosamente la atención: el hecho de que cada acción que realices o cada conversación que entables con un personaje puede alterar el curso de la historia misma. Así pues, al volver a la época actual nos encontraremos con algunos cambios fruto de nuestras decisiones en el pasado.

Si a eso le sumamos la gran variedad de finales disponibles (concretamente ocho), blanco y en botella. Como algunos ya sabéis, que un juego tenga múltiples finales gana muchos puntos según mi criterio. También encontraremos muchos elementos relacionados con la Alquimia durante la partida. Este tema, que me fascina desde siempre, fue otro factor determinante a la hora de hacer que me enamorase de este juego.

En Shadow of Memories encarnamos a Eike Kusch, un joven alemán que vive en la ciudad de Lebensbaum, lugar donde sucederá toda la trama. Nada más empezar nos matan y somos trasladados a una especie de limbo. Allí se nos aparece un ser andrógino que se hace llamar Homúnculus, quien nos hace entrega de un objeto llamado Digipad (el cual sirve para viajar por el tiempo) y nos resucita, no sin antes explicarnos que hemos de cambiar nuestro destino para evitar volver a morir.

Para ello deberemos movernos entre diferentes épocas y tratar de averiguar nuestra identidad (porque esa es otra, tenemos amnesia), la de la persona que intenta matarnos y el motivo por el cual desea hacerlo. Así comenzará nuestro viaje a través de las épocas donde iremos comprendiendo poco a poco la trama y realizando acciones que no sólo modificaran nuestro destino sino también el de otros personajes que conoceremos.

El juego se compone de un prólogo, ocho capítulos y un epílogo. En cada capitulo se nos indicará la hora de nuestra próxima muerte y nosotros tendremos hasta ese momento para tratar de evitarla. Debemos estar en el momento y lugar correctos a esa hora a fin de comprobar si los cambios que hemos hecho en otra época han surtido efecto. Si no es el caso moriremos, Homúnculus nos echará el puro por morirnos y se reiniciará el nivel.

El tiempo del que disponemos para salvar nuestro culo varía desde varias horas a unos pocos segundos según el capítulo. Si nos pilla en otra época, game over. Las primeras veces que se juega es más fácil que se te pase el tiempo y toque repetir, ya que no se sabe muy bien qué hay que hacer. Una vez se le ha cogido el tranquillo y se sabe qué hay que hacer en cada capítulo es pan comido.

Yo, como buena fake gamer girl, empleé una guía de PlayManía. En aquella época lo habitual era alquilarte los videojuegos que venían en la guía del mes y pasártelos. Eso de comprar juegos de forma habitual no se llevaba, al menos no en mi casa.

A nivel técnico diré que estaba muy bien de gráficos para ser de 2001 y que la ambientación de cada uno de los niveles al representar una época concreta a mí me gustó mucho, sobre todo por la forma de emplear una tonalidad de color distinta para cada una (sepia, tonos de gris, etc).

Hoy en día aún podéis encontrar ejemplares por la red; eso sí, de segunda mano. Es una joyita que no debería faltar en vuestra colección si os gustan las aventuras gráficas y los viajes en el tiempo. Sólo espero que vuestra vieja PS2 aún funcione. La mía sí.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com