¿Qué es aventura gráfica? Dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. Aventura gráfica es tener bolsillos del tamaño de los de Doraemon para llevar cosas tan extrañas como la cabeza de un navegante muerto o un pollo de goma con una polea en medio; es saberse de memoria las frases de algunos NPCs porque estás atascado y la desesperación te hace hablar con ellos una y otra vez aunque sabes que no van a decir lo que quieres. Aventura gráfica es un buen puñado de buenos recuerdos y mejores historias, es un pirata enclenque, un esqueleto con traje azul y una chica que camina entre dos mundos, o eso, a grandes rasgos, es para mí. Y hoy estoy aquí porque quiero hablaros de esa chica, esa con la que comenzó lo que sería uno de los viajes más fascinantes que he vivido con un videojuego.
Sí, estoy hablando de April Ryan y su “The Longest Journey”.

«Esta historia, como todas las historias buenas, comienza donde acaba, en una torre, en un mundo que ya no existe».

Cuando compré esta joya yo tenía unos 10 años y no hacía mucho que Funcom, su desarrolladora, lo había puesto a la venta a finales de 1999. Por entonces ya había jugado a Monkey Island y Grim Fandango (LucasArts siempre en la patata), por lo que estaba familiarizada con el género y el sistema de point and click, así que fui a casa y lo instalé esperando encontrarme una aventura interesante (porque con esa criatura horrorosa en la portada del juego, me dije, tenía que ser interesante como poco), pero lo que me encontré superó cualquier expectativa que pudiera haber tenido. Aquella historia era algo más que una trama entretenida y unos personajes bien caracterizados, era tan rica, tan única y tan épica que a menudo envidio a la niña que yo era entonces, la niña que soltó un “joder” cuando vio tantos CDs dentro de la caja y e hizo click por primera vez en la opción “comenzar la aventura” del menú de inicio.
Esa niña era muy afortunada, pero como sucede siempre en estos casos, en ese momento no lo sabía. Y ahora, 17 años después, la niña que se quedó dentro de este cuerpo adulto viene a contaros por qué “The Longest Journey” sigue siendo uno de los mejores videojuegos a los que haya jugado jamás.

Tras una escena inicial donde una anciana se dispone a contar una historia a la luz del fuego, comenzamos el prólogo. Nos encontramos en un lugar mágico, casi onírico, y por los diálogos que tienen lugar en esta parte ya se intuye que lo que TLJ va a contarnos tiene un gran contexto de fondo, que hay mucho que descubrir y aprender. Tras el prólogo empieza el primer capítulo, pues el juego está distribuido como si se tratara de un libro, y en parte así es, pues TLJ tiene, a mi parecer, importantes toques de las mecánicas narrativas propias de la literatura.
Ejemplo de ello son sus diálogos. En casi todos los videojuegos encontramos interacciones de este tipo entre los personajes, pero aquí están tremendamente trabajadas, son muy ricas y, por regla general, extensas. Usar todas las opciones de diálogo con un personaje puede llevarnos un buen rato, pero merece la pena oír lo que tienen que decir, sobre todo por cómo van descubriéndonos el mundo que nos rodea con sus comentarios y sus historias. Pero de los personajes hablaré luego, ahora sigamos con la historia.
tljh_conceptNuestra protagonista es April Ryan, una estudiante de arte que al comienzo del juego se queja de las extrañas pesadillas que llevan un tiempo martirizándola. April vive en una versión cyberpunk de nuestro mundo, en un futuro donde el ser humano tiene colonias en el espacio y los rascacielos se pierden entre nubes de polución. Pero pronto descubrimos que el nuestro no es el único mundo que existe, más allá de nuestra realidad se encuentra Arcadia, un lugar dominado por la magia, la cara opuesta a la ciencia y la tecnología, al metal y las luces de neón. Arcadia y nuestro mundo, conocido como Stark, están vinculados y en equilibrio, pero ese equilibrio está en peligro y sobre la pobre April recae la responsabilidad de hacer algo al respecto.

«—Allez, atraviesa la luz.
—No digas eso. Hay en esa frase cierto aire fúnebre que no me gusta nada. Sólo dime qué es lo que va a pasar.
—Vas a dar el primer paso de un largo viaje. El viaje más largo de tu vida».

Cuando se me planteó esta situación de entrada, siéndoos sincera, lo flipé. Dos mundos, magia y ciencia, y en mitad de todo eso está April, que intenta como puede hacer frente a todo lo que se le viene encima. Ella es uno de los grandes aciertos del juego. Es ocurrente, decidida y valiente, pero también insegura por momentos. Tiene dudas, pero actúa, no se deja amilanar, y aunque en el fondo esté muerta de miedo no se rinde, sigue siempre adelante con todas sus consecuencias. La personalidad de April está maravillosamente bien lograda, sus acciones tienen sentido, y también su manera de hablar. Ese tono sarcástico y el modo hilarante con el que a veces ve las cosas a veces harán que nos echemos unas buenas risas, porque eso sí, esta chica puede estar en la situación más jodida que uno pueda imaginarse, pero de un modo u otro consigue darle un toque de humor, a veces de manera espontánea y otras como si en el fondo lo hiciera para mantenerse calmada, como un mecanismo de defensa ante las situaciones extrañas en las que se ve envuelta.

A este nivel de profundidad y de variedad de matices tenemos que sumar la ausencia total de sexualización de April, obteniendo así al mejor personaje femenino con el que esa niña de diez años que fui una vez se pudo encontrar, y uno de los mejores con los que se ha topado hasta la fecha.

Pero April no es la única de TLJ que está bien construida. En este juego es raro dar con un personaje plano o mal llevado. Incluso los que tienen apariciones más breves llegan a ser memorables (aquí tengo que hacer mención al policía homosexual y a los penosos intentos de April para distraerle ligándoselo). Todos tienen un carácter definido, un modo de hablar y expresarse diferente que ayudan muchísimo a que nos sumerjamos en la historia. Podría detenerme con todos y cada uno de ellos, porque todos son únicos, desde el misterioso Cortez al rudo capitán que se niega a dejarnos montar en su barco hasta que rescatemos al viento de las garras del alquimista loco que lo ha robado, pasando por el maníaco y genial Burns Flipper hasta llegar a Cuervo, el pájaro parlante que será nuestro fiel compañero mientras estemos en Arcadia.

tumblr_mhbr5aubtz1rtjbxvo1_1280

El juego está completamente traducido y doblado al castellano con calidad de cine (la voz de April, sin ir más lejos, es la misma que dobla habitualmente a Nicole Kidman), lo cual es un gran acierto teniendo en cuenta la cantidad ingente de texto que vamos a tener que oír a lo largo del juego si queremos explorar todas las opciones de conversación.  En este sentido es cierto que a veces puede resultar algo tedioso, sobre todo con Abnaxus, un personaje que habla a ritmo de Ent y que puso a prueba mi paciencia, pero no temáis, porque a pesar de la gran carga narrativa que hay en los diálogos, no es imprescindible oírlos todos para saber lo que pasa en la historia. El jugador puede experimentar TLJ de un modo más o menos superficial según le apetezca. Si queremos avanzar con lo mínimo nos podemos quedar en los diálogos obligatorios para seguir adelante, dejando atrás todos los alternativos que, bien es cierto, enriquecen mucho el contexto del juego.

Otro punto negativo, que quizá no sea así para muchos, es la dificultad de algunos puzles, sobre todo de dos en los que, yo al menos, tuve que dejar al lado la lógica e ir probando suerte a la desesperada. Esto, en una época en la que no tenía Internet y no había guías disponibles que me ayudasen, supuso horas y horas de desesperación y tendencias a darme cabezazos contra el escritorio, pero el resto de enigmas del juego pueden resolverse sin demasiados problemas.

TLJ, en definitiva, es un juego inmenso a todos los niveles. No encuentro mejor palabra que defina a una historia tan grande, repleta de tantos caminos,  personajes y lugares, con una trama tan compleja presentada de modo que va atrapándonos poco a poco, mostrándonos cómo lo que en un principio parecía la típica historia de “la chica elegida”, va desenrollándose y expandiéndose para ser mucho más que eso. TLJ es una fusión de fantasía y ciencia ficción, de lo crudo y lo épico, de realidad y magia, es una historia de sacrificio y esperanza, una historia de sueños y de todo lo que nos une a través de ellos. Es, como decía, inmenso, y ni una ni mil reseñas serían suficientes para transmitiros cómo es jugarlo, vivirlo desde el comienzo, para eso tendréis que seguir a April a través de Stark y de Arcadia y verlo por vosotros mismos. Sólo así, habiendo pasado por cada capítulo hasta llegar al epílogo, podréis saber lo que realmente supone el gran viaje que es The Longest Journey.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com