Juega así porque es una chica

Juega así porque es una chica

Antes de entrar en lo que vengo a contar, me gustaría aclarar que siempre he sido, desde pequeña, una chica que ha tenido sus propias reglas a la hora de jugar. Sí es verdad que podía adaptarme a las reglas convencionales de los juegos (por ejemplo, era la mejor portera de mi clase en el fútbol y eso me fue reconocido hasta que los roles de género me apartaron de ese juego) también, a veces, le echaba un poco de creatividad a las cosas.

¿Conoces el tejo? Bueno, pues si las normas es que vas saltando usando una o dos piernas dependiendo de los números, a mí me apetecía jugar con una piedra, tenía que ir arrastrándola a la pata coja de número a número. Y recuerdo a mi profesora reírse y decir: “¿qué forma es esa de jugar?” pero a mí me daba igual, vaya.

También recuerdo que usaba las cuerdas para simular que era domadora de animales en vez de para jugar a la comba y mis amigos y amigas del colegio se enfadaban conmigo porque acaparaba la cuerda para eso, pero es que tanto saltar me aburría al rato.

Pues cuando entré en el mundo de los videojuegos también solía hacer lo mismo, me lo pasaba todo por el forro. Básicamente jugaba con mi hermano al Super Smash Bros como nos daba la gana. Usábamos el modo entrenamiento para tener pokéballs infinitas y lanzárnoslas a la vez en el campo pokémon, el juego se basaba en que el que quitara mayor vida al otro con su pokémon ganaba. Y mi primo siempre nos gruñía que jugáramos como Dios manda, que es dándonos de leches.

Resultado de imagen de super smash bros campo pokemon

Super Smash Bros, el campo Pokémon. Cada uno subía a una plataforma y nos lanzábamos las pokéball a la vez.

¿El Mario Kart? Nos dedicábamos a hacer el canelo. En la partida de la playa nos poníamos a jugar a pasar por el hilo de arena que se hundía cuando subía la marea, pero sin dejar que el agua nos tocara. Si eso pasaba, perdías. También jugábamos a esquivar los patos una y otra vez, o a hacer que el otro se chocara con ellos.

Imagen relacionada

Mario Kart. Mi pesadilla era cuando se cerraba ese camino y mi hermano me ganaba.

En el Joint Operation, un shooter, jugaba a tirar a mi compañero de la lancha y a hacerle seguirla a nado. Me partía de risa, sí. O a tirarme en paracaídas ahí donde pillara (y donde el enemigo no me moliese a tiros). Y cuando jugaba una LAN con mi padre y mi hermano los dos íbamos en equipo mientras mi padre se camuflaba en algún lugar, mientras el juego iba sobre conquistar el búnker del otro, mi hermano y yo jugábamos a descubrir dónde estaba camuflado mi padre, que se dedicaba a matarnos de disparos en la cabeza desde la lejanía antes de que pudiésemos descubrirle. El búnker nos importaba tres pimientos.

O hablemos del Age of Mythology, que me dedicaba a hacer ciudades geniales y granjitas porque me entretenía crear una ciudad enorme que el enemigo trataba de quebrantar cada dos por tres. Hasta que no me aburría no me daba por soltarle tres patadas en el culo, lo cual era más interesante porque al enemigo también le había dado tiempo a crear una ciudad enorme.

Y así he hecho siempre, quizás ahora menos porque lo poco que me permite jugar mi tiempo lo dedico a meterme en historias más serias, pero antiguamente yo era así con todo. Y ahí está el problema, aunque este tipo de juegos los propusiese yo, mi hermano me seguía la corriente porque le entretenían igual que a mí, pero la gente a mi alrededor siempre ha dicho que mi manera de jugar se debía a que era una chica, que no entendía el juego.

Realmente sí los entendía, pero daban por hecho que no, mi problema está en que soy muy creativa, muy inquieta y me aburro fácilmente, así que cuando las normas de tu juego se me hacen monótonas yo me invento otras nuevas. Creo que es algo que podría haber hecho tanto un chico como una chica, incluso como he dicho anteriormente, mi hermano me seguía la corriente porque a él le divertía, pero a él nadie le dijo que no entendía los videojuegos. Es más, me llovieron comentarios como que no le dejaba jugar bien porque era una víbora marimandona. Y vale, sí, yo siempre he sido muy dominante, pero eso no quita que mi hermano fuese el primero que quisiese jugar así.

Él es un chico, así que entiende las reglas del juego, sabe jugarlo, pero esa maldita bruja no le deja hacerlo correctamente, como debe ser. Ella es una chica y no sabe, está jugando así porque no sabe. Y punto, no hay más.

Resultado de imagen de joint operation

Una lancha del Joint Operation. Le falta esos dos de atrás nadando desesperados detrás mientras yo me río a carcajadas.

Esa fue una de las primeras cosas a las que me enfrenté en el mundo de los videojuegos y me molestaba mucho, nadie tiene el derecho a decirme cómo debo jugar ni mucho menos dar por hecho que no sé hacerlo sólo porque de vez en cuando se me cruzaban los cables creativos y me daba por hacerlo todo de otra forma. Porque sí, parte de las horas que tenía jugadas en el Pokémon eran a base de subir y bajar el carril bici intentando no chocarme con nada ni nadie (cof, cof, cosa que no conseguí nunca, cof, cof) pero el Pokémon me lo pasé y eso no me lo quita nadie.

También me dedicaba a intentar hacer figuritas de cosas en el Tetris (cof, cof, otra cosa que nunca conseguí, cof, cof) pero ahora se me conoce muy bien entre mis amigos por ser una bestia jugándolo y que en el Tetris modo batalla no se puede contra mí. ¡Menos mal que en mi cabeza es imposible que las reglas de ese juego entren, se almacenen y coloquen lo suficiente como para saber qué estoy haciendo!

Claro que lo entiendo, señores, no hace falta ser ingeniero aeroespacial para jugar al Pokémon, al Joint Operation o al Age of Mithology y entenderlo, ni hacer falta ser un machote de pelo en pecho para conseguirlo. Lo que sí hace falta es mucha imaginación para entretenerme mil horas con un juego que, quizás, de otra forma me habría cansado a la segunda vez de habérmelo pasado. ¿Que jugaba mal a esos juegos, aunque sea a posta y sabiendo jugarlos? Pues igual sí, pero es mi dinero, mi tiempo, mi entretenimiento y yo decido cómo lo gasto. El Rubius juega de pena para hacer la gracia y yo aquí no le critico porque me da igual si quiere matar de hambre a sus Sims o ir desnudo por el Skyrim disparando flechas con forma de pene rosa. Él hace gracia y hay mucha gente a la que le gusta. Yo me entretenía y así yo, y los que jugábamos, nos divertíamos. Pero claro, siendo mujer tienes la obligación de jugar bien y, aun así, insistirán de alguna forma en que no sabes hacerlo.

Resultado de imagen de age of mythology

Age of Mithology

Si eres de las mías y nunca te dejaron jugar como querías sin juzgarte, abrazo para ti. Si no, por lo menos espero haberte dado ideas de cómo hacer el canelo en un videojuego y divertirte igual (?).

            Lucybell.

(Fuente de imagen de cabecera: aquí)

Cómprame un café en ko-fi.com

Lucybell Haner
Lucybell Haner @LucybellHaner

Escritora del betseller en Amazon de fantasía oscura "Toboe". Publico recursos y ayudas para otros escritores en mi página web y de vez en cuando me cuelo por blogs ajenos a dar la tabarra. Artista no-frustrada, proyecto de ambientóloga y gamer sí-frustrada.

27 comentarios
Denbrough
Denbrough 07/01/2017 a las 12:50 pm

Inventarse las reglas, no seguirlas o hacer unas propias demuestra que tienes una imaginación desbordante y es algo increible!! Porque no poder saltar las reglas establecidas y hacer unas propias? Me parece completamente estúpido que te digan que juegas así porque eres chica, simplemente y como bien dices las reglas establecidas te aburren y necesitas nuevos retos, nuevas formas de diversión porque si no te aburres.

Me parece genial tú forma de ver los videojuegos y si inventarte normas, reglas y demás, muchos de los juegos de edge animan a inventarte las reglas, cambiarlas, modificarlas con la reseña al final de “El propietario del juego tiene la última palabra con las reglas”

Un saludo y no cambies nunca 😀

Angela Lucybell
Angela Lucybell 07/01/2017 a las 4:19 pm

¡Muchísimas gracias!
A mí también me parece absurdo, sobre todo porque, como digo en la entrada, hay algunos videojuegos que también me dedicaba a hacer el canelo pero luego era buenísima con ellos.
¡Muchísimas gracias por comentar! 🙂

adamantai
adamantai 07/01/2017 a las 1:33 pm

Viva tu forma de jugar 🙂

P. Dro
P. Dro 07/01/2017 a las 2:00 pm

¡Hala! Siempre me ha gustado jugar videojuegos y juegos de mesa o rol. Pero siempre he preferido esos dos últimos frente a los videojuegos porque me parecía que permitían mejor “romper las reglas” . ¡Pero tu forma de jugar m’ancantao!

Angela Lucybell
Angela Lucybell 07/01/2017 a las 4:34 pm

Hay muchos videojuegos que te permiten muchísimas opciones. El Skyrim es mi favorito por eso mismo: puedes ser del imperio, de los rebeldes, un neutral, un ladrón, un mago, miembro de una organización de licántropos… ¡Lo que elijas! Y encima si te aburres de la trama principal a cada paso que das te proponen treinta misiones secundarias. Te lo recomiendo.
¡Muchas gracias por comentar! 😀

P. Dro
P. Dro 07/01/2017 a las 5:36 pm

Yo desde que os leo ya no digo que soy “gamer” porque me he dado que no tengo ni idea de nada :-S Apuntada la recomendación.

Angela Lucybell
Angela Lucybell 07/01/2017 a las 7:09 pm

¡Anda, anda! Que no hace falta un master para ser gamer 😉 si te gustan los videojuegos, welcome.

Yuko Hoon
Yuko Hoon 07/01/2017 a las 3:32 pm

Lo de montarte tus propias fiestas con los videojuegos es perfectamente entendible y la mar de divertido. Cada uno decide cómo jugar, y ninguna forma es mejor o peor mientras todos los participantes se diviertan. Me pregunto qué pensarán de los speedrunners, que ya no es que se salten las normas, es que a veces rompen el mismo juego XD

Angela Lucybell
Angela Lucybell 07/01/2017 a las 4:33 pm

Totalmente de acuerdo, lo que pasa es que si eres una chica cualquier excusa es buena para recalcar que no sabes jugar.
¡Muchas gracias por comentar! 😀

María
María 07/01/2017 a las 3:43 pm

Formas originales de jugar y la tuya te felicito❤, a mí desde pequeña me gustan los videojuegos (en especial porque mi padre, me metió a ese mundo y se lo agradezco un montón hoy en día) pero cuando estaba en primaria yo también me topé con chicos que me decían que una chica no podía jugar GTA San Andreas porque no era de chicas, para ese entonces me decían marimacha y me ignoraban cuando les daba consejos para algunas misiones (por suerte, no todos pensaban así). Con el tiempo, llegó una chica que jugaba Counter Strike y pues fue la sensación del salón porque “wow, una chica que juega videojuegos de chicos” y ahí aprendí que cuando se es pequeño, se dice muchas tonterías.

Angela Lucybell
Angela Lucybell 07/01/2017 a las 4:29 pm

Ay, con el GTA me decían los mismo. Yo jugaba a coleccionar coches y de vez en cuando me subía a una azotea y hacía el truco para tener todas las estrellas y me venían helicopteros y todo a matarme.
Ese juego sí que está hecho para hacer el cabra, uff… lo que me reía yo.
¡Muchas gracias por comentar!

Ratonero Gris. (@GrayMouser_)
Ratonero Gris. (@GrayMouser_) 07/01/2017 a las 6:41 pm

Me has hecho recordar aquellos momentos de mi infancia en los que perdía el tiempo en el editor de niveles del Age of Mythology, y a gusto! Que te digan, o mejor dicho, que te obliguen terceros a jugar de una manera a un videojuegos es una gilipollez como un templo de grande. Que cada uno juegue como le sea divertido, ahí está la gracia del asunto!

Cada vez leo más vuestros post y cada vez se me hace más entretenido e interesante, porque descubro nuevos puntos de vista y me doy cuenta de ciertos detalles de la industria que antes me eran invisibles. Así que, eso, muy buen post! > <

Angela Lucybell
Angela Lucybell 07/01/2017 a las 7:31 pm

Muchísimas gracias!
Yo también he quemado el editor de niveles del Age of Mythology, a todo esto. ¡Lo amaba!

Alejandro Suárez Mascareño
Alejandro Suárez Mascareño 07/01/2017 a las 10:43 pm

Uff, eso de que el Rubius hace gracia habría que discutirlo mucho…

Yo me dedicaba a buscar los límites de los escenarios en los simuladores de vuelo y de carreras, y a ver que pasaba al cruzarlos.

Creo que al final todos hacemos este tipo de cosas de vez cuando (hoy en día hay un mercado enorme de juegos que son básicamente escenarios y sistemas para “hacer cosas”). Pero cuando lo hacemos los hombres a nadie le llama la atención. Somos hombres y sabemos jugar, todo el mundo lo sabe. Es más que evidente que estamos ampliando los horizontes del juego más allá de lo planeado. Cuando lo hace una mujer primero supongo que hay que pasarle un formulario para que rellene su experiencia pasada, hacerle una prueba práctica y explicarle un par de veces los conceptos del juego. No vaya a ser que no sepa lo que hace.

Angela Lucybell
Angela Lucybell 08/01/2017 a las 3:55 pm

Lo has resumido muy bien, es que no tengo nada más que añadir, de verdad. Tú lo has dicho.
¡Muchas gracias por comentar! 😀

FriKitty
FriKitty 07/01/2017 a las 11:44 pm

ME SIENTO MUY IDENTIFICADA. En mi caso yo sí que hacía el cafre en los juegos a los que no podía jugar bien, pero también en juegos que sí sé jugar. Ejemplo: el Mario Sunshine no me lo podía pasar de pequeña. Me daba miedo el jefe que era una raya. ¿Qué hacía? Llegaba hasta tener a Yoshi en la ciudad y me ponía a dar vueltas por la ciudad, imaginándome que Mario vive allí y tiene que comer y dormir. COMO SI FUERA JUGAR A LOS MUÑEQUITOS. Obviamente eso ya no me entretiene, pero me hace gracia que de pequeña me pusiera a hacer eso.

En Skyrim hago cosas menos absurdas ya, pero me pongo normas en los personajes. “Este personaje sólo va a subir estas habilidades, y va a meterse en estas organizaciones, y va a estar sólo en esta comarca, si quiero irme otra tengo que hacerme otro” y así.

Ponerse límites y reglas a veces es divertidísimo, y si los juegos nos permiten hacerlo, aunque no sea la intención del autor, sigue siendo una manera más de disfrutarlos. Total, hay gente que se dedica a romper los juegos (descubrir glitches) sólo por diversión, ¿cómo no va a ser igual de válido ponerte desafíos tú? xD

Por cierto, muchos juegos promueven ese “haz lo que te dé la gana”. Hacer lo que te dé la gana de todas formas en los juegos más “estrictos” denota simplemente más ganas de hacer lo que te dé la gana en cualquier ocasión xD.

Angela Lucybell
Angela Lucybell 08/01/2017 a las 3:53 pm

Ay, dios, me acabas de recordar que en el juego de la play de Harry Potter y el prisionero de Azkaban yo tenía una partida aparte guardada donde tenías que usar a Buckbeak para atrapar ingredientes de pociones. Me habré pegado HORAS volando con el hipogrifo por todo el castillo jajajaja

naitmarr
naitmarr 08/01/2017 a las 8:06 pm

Aish yo hacía cosas parecidas cuando jugaba con mi primo. Le sugería que nos inventáramos vidas paralelas de los pjs y que diéramos paseos y nos dedicáramos a crear una especie de spin off para descansar un rato de la historia principal. Hasta les poníamos voces. X_D

Angela Lucybell
Angela Lucybell 10/01/2017 a las 1:55 pm

¡Qué monos! Yo eso lo hacía con los dibujos animados cuando era más mayorcica, pero se salían de todo muy a menudo jajajaja

Pauler
Pauler 08/01/2017 a las 10:41 pm

Me he sentido muy identificada con tu texto porque yo hacía cosas parecidas. Sí que es cierto que nunca me han juzgado por mi forma de jugar pero sí que he percibido esa noción de “las chicas no juegan bien porque no les interesa competir, sólo hacer el tonto con los juegos”. Me pregunto si a los hombres a los que no les gusta competir y prefieren hacer el tonto con los juegos también les dirán estas cosas (spoiler: no).

Yo por ejemplo me entretenía en el Super Mario Kart intentando utilizar los objetos para saltar las barreras de la pantalla y alcanzar las zonas no jugables de los circuitos. Sencillamente tenía curiosidad por ver qué pasaba si saltabas fuera, y me gustaba probarlo en todos los circuitos en los que se podía hacer aunque no ganabas ABSOLUTAMENTE NADA con esto más allá de echarte unas risas xD. Mi hermano también era mucho de hacer el idiota, incluso más que yo, y empezaba partidas solo para poner nombres estúpidos a los personajes o respondía algo incorrecto en los diálogos sólo para “putear” al personaje que hablaba y hacerle repetir la frase mil veces XD.

En definitiva, que esto es el típico caso de misoginia + arrogancia (yo soy un JAMER de verdad mira qué bien juego y esta tía qué se cree jugando mal, encima es tía LOL poser no sabe jugar). Por suerte siempre podremos contar con un buen lanzallamas para lidiar con este tipo de gente :D.

Angela Lucybell
Angela Lucybell 10/01/2017 a las 1:53 pm

Totalmente, hay muchos chicos que hacen el canelo en los juegos pero a ellos nadie les dice nada 🙁

Lady Cygna (@cygnathreadbare)
Lady Cygna (@cygnathreadbare) 09/01/2017 a las 6:34 am

A mi me hace gracia porque lo de que juego mal me lo han llegado a decir chicas también, porque en los Sims lo que me gusta es el tema de diseñar y construir cosas (sobre todo tratar de replicar al detalle casas que conozco), y lo de tener personajes imbéciles rondando la casa ni lo toco porque me aburre soberanamente xD. Como mucho me hago a mí misma e importo algunas de mis camisetas favoritas para hacerme más idéntica, pero ya.

Y al Skyrim le habré metido cerca de 500 horas sin tener ni idea de como sigue la trama central a partir del inicio de la guerra civil, porque me lo paso mejor viviendo como una cazadora en mitad del bosque, con mi tiendecita de campaña, mi fogata donde pongo el agua de río a hervir para hacerla potable y preparo la carne, mi puestecito de venta de pieles y carne cuando subo a la aldea a vender, de vez en cuando escuchando a los aldeanos y si oigo que tienen algún problema les echo una mano (miniquests y tal, pero solo miniquests)… Adoro los mods y los juegos que permiten tanta flexibilidad.

Angela Lucybell
Angela Lucybell 10/01/2017 a las 1:27 pm

¡Me encanta! Nunca había pensado en jugar así al Skyrim pero me lo planteo para la próxima vez sin dudarlo 😀

bastienyaiba
bastienyaiba 06/02/2017 a las 4:01 pm

Hacer el paria en juegos de mundo abierto es muy fácil, pero para hacerlo en juegos lineales como Mario Kart hay que tener bastante imaginación, que les den a los aguafiestas, me ha parecido bastante entretenido el artículo

Delfar
Delfar 08/03/2017 a las 8:58 am

@Pauler “a los hombres a los que no les gusta competir y prefieren hacer el tonto con los juegos”, los mismos tontos que dicen esas cosas a las chicas, suelen dudar de su hombría o de su orientación sexual, pero es más difícil que se atrevan a decirlo, pero haberlos haylos.

A mi siempre me ha gustado rolear los juegos, crearme mis propios objetivos, explorar fuera de lo que se supone que era por donde debería andar o inventar reglas raras. Pero no ha sido hasta que he visto a mis sobrinos jugando que he alucinado con el juego que le sacan al Lego Marvel o el Goat Simulator, sobre todo ellas que se inventan una vida paralela de los personajes y disfrutan intentando simularla, y la más pequeña es excepcionalmente creativa inventando historias y poniendo voces (es doloroso cuando agudiza su ya de por si aguda voz). Pero merecen la pena los dolores de cabeza (no se calla ni bajo el agua) por estar con ella en esas historias, ya podía aprender los guionistas de Hollywood en vez de tanto remake.

Un artículo genial, que da ideas muy divertidas para jugar lo juegos. Que conste que yo siempre intento hacer lo de tirar a los demás de la barca, pero pocos juegos te dejan.

Delfar
Delfar 09/03/2017 a las 9:23 am

También es casualidad que después de leer este artículo Extra Credits saque un vídeo sobre el tema, creo que me vigilan:

chewrafa
chewrafa 03/05/2017 a las 12:33 pm

Me has hecho recordar a cuando jugué por primera vez a los Sims, al primero de todos. Me daba igual su vida, yo quería dinero para hacer una casa chula hasta que me quedaba sin espacio. Entonces es cuando, quizá, me preocupaba de ese bicho que se movía y pedía comida. Nunca avanzaba y me daba igual, volvía a empezar partida y a hacerme otra casa. En el resto de juegos siempre he seguido más las “reglas” marcadas por el mismo, por lo que te tengo mucha envidia (sana, creo) por saber sacarles las cosquillas a otros muchos juegos, demuestra la clase de imaginación activa que tienes (la mía parece ya gris y cansada en comparación xD). No la pierdas nunca!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: