Hace unos días leí unos comentarios de chicas que se quejaban por situaciones a las que están expuestas por ser mujer y hacer directos en Twitch. Leer lo que escribieron hizo, ya no sólo que me sintiese identificada con ellas, sino pensar en hasta qué punto nos afectan estas situaciones. Sea como sea, esto hizo que perdiese el miedo a compartir mi conclusión sobre ser streamer de videojuegos en Twitch siendo mujer.

Aclaro que esto es mi punto de vista, mi experiencia y como tal mi opinión personal. No digo que nos haya pasado a todas pero, por desgracia, sí sucede más de lo que podamos pensar.

Llevo más de un año haciendo streamings y siempre he escuchado la frase de “es que las chicas lo tenéis más fácil en Twitch”. Pues no.

Ser mujer y hacer directos no significa que lo tengamos todo hecho, ni que nuestro trabajo valga menos que el de un hombre. Ser mujer en Twitch implica tenerlo más difícil en muchas ocasiones.

Situaciones a las que tenemos que hacer frente

Por el hecho de ser mujer y retransmitir en directo se nos pone en duda constantemente:

  •  Se nos examina para comprobar si somos true gamers o si por el contrario estamos ahí para gustar (porque claro, ¿cómo una mujer va a hacer streaming por el simple hecho de que le gusten los videojuegos?).
  •  Se nos dedica toda clase de insultos sobre nuestro físico y/o te dicen lo que te harían sexualmente (sí, esto también es ofensivo).
  •  Que consideren que, en el caso de que tu rango sea alto, sea porque te han boosteado; para ellos una mujer es mala hasta que se demuestre lo contrario.
  •  Que lleguen a pensar que si eres simpática con ellos es porque quieres algo más allá de una simple conversación y si eres introvertida o les dices que no, es que eres una estrecha.
  • Los chicos que van a tu streaming a explicarte cómo jugar porque “quita mujer, que tú no sabes”.

El caso es que esto no es lo único, hay mil situaciones más a las que nos tenemos que enfrentar.

No niego que esto a los hombres también les pueda suceder. Supongo que sí, pero desde mi experiencia personal siempre que he visto una ofensa hacia un hombre (que han sido pocas veces, la verdad) ha sido relacionado con su nivel técnico. A nosotras sin embargo se nos juzga por todo: por nuestro nivel, por si somos demasiado delgadas o demasiado gordas, si somos guapas o si somos feas, si vamos maquilladas o si no, si somos muy simpáticas o si somos muy bordes. Se nos juzga por absolutamente todo.

Las mujeres no somos culpables

Habrá quien piense que hacer streaming conlleva unos riesgos y que esto es lo que nos toca. Siento ser yo quién lo diga pero no, la culpa no es nuestra. No se nos puede culpabilizar de ser tratadas como trozos de carne en los streamings porque no es nuestra responsabilidad que haya quien tenga actitudes propias de un cavernícola.

Cuando hablo de este tema hay quien se escuda diciendo que hay chicas que enseñan cacho y voy a explicar qué es lo que pienso al respecto. Sí, hay chicas que enseñan en Twitch y no están haciendo nada malo. Si a una mujer le apetece ponerse escote en su stream puede hacerlo porque es su cuerpo. Además ya no sólo eso, si está haciendo stream en ese momento es porque Twitch no considera que se quebrante ninguna de sus normas y si la propia plataforma da el visto bueno a ese directo, nadie tiene por qué decirle nada a ella. Ahora pasamos a que alguien pensará: “pero los chicos la están viendo por sus atributos físicos”. Esto en todo caso sería culpa de quien la ve porque considera que es un trozo de carne, no de ella que está haciendo lo que quiere sin romper las normas de la plataforma.

Somos puestas a prueba constantemente aunque no queramos. Es realmente agotador tener la sensación de que no se te permite meter la pata ni tener una mala partida, tener que demostrar que tus méritos son tuyos y sólo tuyos para que no te consideren una trepa.

Si algún chico está pensando que exagero, le animo a que piense que él no es quien pasa por esto. Así que, por favor, no habléis de lo que no sabéis. Antes de decir “lo mejor ante estas situaciones es ignorar”, mi respuesta es que cuando es una circunstancia tan ofensiva que se repite constantemente no se puede pasar por alto, no puedes mirar hacia otro lado porque eso es darles alas.

Al comenzar mi andadura por esta plataforma pensé que esto me pasaba a mí sola y que el problema era yo. Hablando de mi experiencia me sentí arropada por chicas que pasan por esta situación a menudo y es una auténtica lástima que sea más común de lo que pueda parecer.

Ser mujer en Twitch es un arma de doble filo y por mucho que nos intenten asustar, no nos vamos a ir a ninguna parte.


En los últimos meses he hablado de este asunto con varias personas y ni un sólo chico se ha dado por aludido porque no es un ataque hacia ellos. Sólo puedo decir que si a alguien le escuece leer este post quizás sea porque deba pararse a pensar si alguna vez ha contribuido a fomentar estas situaciones tan lamentables.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com