Podría describir este juego con el término correcto, que seguro que tiene uno, pero lo que más se me quedó en la mente al jugarlo fue lo siguiente: el Ragnarok Online pero offline. En realidad quería decir “MMORPG en offline”, pero a lo mejor me llaman poser porque el único que he jugado es el Ragnarok. Pues bueno. Eso, pero en cuqui. Aunque no haya porings. Y un poquito de Animal Crossing de por medio.

Todo eso, y un exclusivo sistema revolucionario de absorción de vida. Ve despidiéndote de tus familiares y amigos.

Fantasy Life es un videojuego desarrollado por 1-UP Studio y Level-5 para Nintendo 3DS, aunque en un principio iba a ser para Nintendo DS. Salió entre diciembre de 2012 y octubre de 2014 (y esta vez los europeos fuimos antes que los estadounidenses, milagrito). Los que conocéis a Level-5 por Profesor Layton (como yo) veréis claros parecidos en el estilo de los personajes, pero todo menos sepia. Para esta reseña hablaré del juego completo, con DLC incluido, que si bien se puede distinguir una parte (toda la zona de después de la historia principal es DLC), otra cambia cosas desde el principio del juego y quizás yo no distinguí si era DLC o no. Porque no tengo con qué compararlo. Pero bueno, más adelante hablaré de ello.

Lo primero que haces en Fantasy Life es crearte un personaje. Es bastante cuco el editor, y para mi agradable sorpresa deja elegir más de un tipo de cuerpo, de manera que puedes ser una señora regordeta si te da la gana. Que yo al final me hice el cuerpo más genérico y me hice un muñequito soso muy anime con el pelo azul, pues vale, pero tienes ahí para hacer cosas. También puedes elegir la voz que te apetezca, de entre unas cuantas según género. Pero claro, si te coges una chica casi que sólo hay dos modos: chica machorra o chica salida de un hentai barato. Yo elegí modo machorra, oír gemiditos en las peleas no es lo mío (pero da igual porque tus acompañantes femeninas sí que van a sonar así. Sigh).

Mira en qué mundo más majo te han soltao

Una vez creado tu personaje apareces en Reveria, concretamente en la ciudad de Castolia. Sí, el nombre viene de castillo, es a propósito. Y resulta que eres un ciudadano normal y corriente que ya va siendo hora de que elija un oficio, por lo que tienes que ir al castillo a visitar al rey Reinaldo (sí, también es a propósito) para informarle de ello y que te dé su bendición. Aquí la burocracia es una cosa un poco demasiado dramática. Pero oh, cuando vas a entrar no te dejan pasar por la puerta porque “no vas arreglado”, y mira, guardia pesao, no todo el mundo tiene dinero para comprarse un traje a medida, no me seas rancio, que no me ha dado tiempo a tener trabajo, qué clase de sociedad es esta. Antes de que te dé por comenzar la lucha de clases encuentras solución: una mariposa dorada que sabe hablar (eso en este mundo es sorprendente, por lo visto) quiere ver al rey, pero no la dejan pasar porque es un bicho. Así que se te va a poner en el cuello fingiendo ser una pajarita dorada y así te dejarán entrar. Y, por algún motivo, este plan funciona.

Así comienza tu historia en Reveria; además, esta curiosa mariposa decide quedarse contigo porque quiere vivir aventuras en este mundo y sola a lo mejor le va un poco mal, por aquello de ser minúscula y aplastable. Conforme avance la historia aprenderás más sobre tu nueva colega y el motivo por el que está contigo. Sobre tu personaje no, porque es ese tipo de protagonista vacío que nunca habla y siempre tiene la misma cara.

No cuento mucho más de la historia, por no hacer spoiler. Aunque sí te digo que es bastante obvio considerando la estética general, pero la historia es muy mona, muy flojita, muy happy, muy blandita y para niños. No habrá plot twists que te sorprendan (probablemente) ni tampoco te flipará, pero como mínimo sí que es simpática, como la serie de dibujos bonica que ve tu sobrino por la tele. O tú, que sé que estamos todos los veinteañeros y treintañeros viendo dibujitos de Cartoon Network. Vale, quizá es un mal ejemplo, Steven Universe es muy turbia. Pero a lo que yo iba, es una historia muy para niños.

Paso a algo más importante del juego, que es el tema de los oficios. En Reveria te cuentan que hace un montón de años los humanos estaban por ahí sin orden ni concierto, y  que tuvo que bajar la diosa del cielo para cumplir los deseos de las personas. ¿Qué pasa? Que somos monos y tenemos un porrón de descendencia (esto así no te lo dicen pero es la verdad), y la señora pues tiene poderes divinos pero no paciencia infinita. Con lo cual decidió darles a los habitantes de Reveria los oficios, de manera que toda persona podría cumplir los deseos de los demás según lo que mejor se le diera hacer, y así todos contentos.

Te dejan elegir tu primer oficio de una lista de doce: paladín, mercenario, cazador, mago, minero, leñador, pescador, cocinero, herrero, carpintero, sastre o alquimista. Digo primer oficio porque más tarde podrás cambiártelo en cuestión de segundos y sin ninguna restricción, así que no te angusties más de la cuenta eligiendo (yo lo hice). Aunque sí es útil planificar un poco. Para entrar más en detalle, los clasificaré en tres grupos:

Los oficios de combate son en principio opcionales, porque el arma por defecto para todo el mundo es la daga y bueno, por poderse se puede usar. También puedes ir sin arma a puñetazos, pero no lo recomiendo, al igual que tampoco recomiendo la daga: es el peor tipo de arma del juego. Básicamente es el arma para los que no eligen un primer oficio de combate, pero llegados a un punto de la historia más les vale elegir uno.

Los oficios de este grupo son paladín (espada de una mano + escudo, o espada de una mano sola), mercenario (espada de dos manos), cazador (arco) y mago (bastón mágico). Cada uno tiene sus peculiaridades y combos y usa diferentes stats, pero el estilo de combate es parecido: pulsar la A para atacar normal, A pulsado hace más daño, X ataque especial, X pulsado hace más daño. Cuando emprendas cada oficio te irán explicando poco a poco.

Los combates, como ya he dicho, recuerdan al Ragnarok Online: tú vas por el campo abierto y te encuentras a los bichos. Algunos se quedan como están, otros van a por ti, otros huyen cuando sacas el arma pero cuando les pegas se defienden, etcétera.

Le quita 6 de vida. Este se va a tirar un rato dándole

Los jefes son todos opcionales: algunos dan acceso a ciertas zonas pero no necesitas pasarte nada tocho en la historia, que de hecho es bastante fácil. Los jefes flojos (marcados con una corona plateada) puede que te persigan (no te preocupes, huir está tirado), pero hablando de los más fuertes (corona dorada), básicamente si no te acercas para pegarles te dejarán en paz. Y créeme, querrás no pegarle con bajo nivel al dragón que se echa la siesta. Por suerte, podrás llevar hasta dos NPCs contigo para que luchen a tu lado (puedes llevar a un gatete, esto es precioso), y algunos están tan OP que te vas a reír en la cara de algunos jefes. Eso sí, olvídate del sigilo si vas acompañado, en cuanto sacas el arma se lanzan hacia todo enemigo que vean cerca.

También el sistema de subir de nivel es como en el Ragnarok, tú eliges qué stats subir en cada nivel, así que ten cuidado. Por suerte hay un montón de información en Internet sobre qué stats benefician a qué oficios. Si no te gusta ser un sucio (pero feliz) tramposo, los NPCs te dirán pistitas sobre el gameplay, para que explores y descubras. Además, tras pasarte la historia hay formas de redistribuir tus puntos y arreglar esa cagada de reparto que hiciste desde el nivel uno al veinte y que resultó no ser buena idea.

Cambiando a los oficios de recolección, como su nombre indica estos oficios van de recoger cosas para bien venderlas o bien usarlas para tus movidas. Son los oficios de minero, leñador y pescador. En los dos primeros la mecánica es idéntica: te acercas a una veta de mineral/árbol con tu pico/hacha equipado/a y le das a la A repetidas veces. Esto consume PR (todavía no sé de qué son las siglas, pero vamos, la barrita azul de habilidad), así que tendrás que estar atento. También tendrás que dar vueltas alrededor de la veta o árbol para buscar el punto idóneo donde haces más daño, hasta que bajas la barra de “vida” (el árbol bueno, pero el mineral no está vivo (?)) y te aparecen los objetos, que en general suelen ser minerales o troncos. Incluso en estas profesiones hay jefes: rocas y árboles que van regenerando su vida poco a poco, así que si no haces el daño suficiente por falta de stats no podrás vencerlos nunca. No te preocupes, eso sí, porque si les quitas poco hay estrategias: buscar el punto idóneo y partirlos a base de especiales. Y pociones de PR. O volver en otro momento, que también está bien.

No te sientas mal por la ecología, esto reespawnea caminando dos mapas

La pesca va un poco aparte, aunque se parezca un poco. Los pescadores buscan en las orillas siluetas de peces (como en el Animal Crossing) y echan la caña (que a diferencia del Animal Crossing no necesita que tú apuntes, estoy blessed). Cuando el pez pica, le das a la A (si le das justo a tiempo empiezas mejor), y la dejas pulsada hasta bajarle la barra de vida al pez. Esto es como todo, dependiendo de la dificultad del pez y de tus stats puede que se te resista: cuando el pez se enfada y tira del sedal tienes que soltar la A para que no se te rompa y pierdas la captura. Así que ya sabes, a romperlo a especiales y/o subir de nivel. Aquí las pociones no sirven de nada, porque no puedes interrumpir la captura cuando la empiezas sin perder al pez.

Lo has adivinado, también hay jefes peces

Y por último, los oficios de creación, que son cocinero, herrero, carpintero, sastre y alquimista. Como has podido deducir, también se parecen todos entre ellos un montón. La mecánica básica es un minijuego de pulsar la A de diferentes formas, todo lo rápido que puedas, variando la duración y el tiempo límite, y contando con especiales que te hacen el proceso un poco menos tedioso. Aun así, se hace bastante repetitivo, porque son práticamente lo mismo.

Ah, sí, este es el quincuagésimo tercer lingote de hierro que fabrico. Un ratito más y lo quito

Aquí aprovechas mucho todos los materiales que se consiguen con los oficios de recolección (de ahí que el juego te anime a ir enlazando oficios según lo mucho que te beneficiaría tenerlos a la vez) para crear objetos. Llegados a un punto necesitas todos los oficios para conseguir todos los materiales, pero los que menos necesitan en un primer momento son el sastre (para crear ropa, corazas ligeras y algunos elemenos de decoración) y el alquimista (para crear pociones, bombas y accesorios para equipar).

El cocinero se beneficia en gran parte del pescador (aunque no todo lo que cocinas es pescado, pero la carne la puedes obtener con cualquier oficio de combate. La comida sirve más o menos para lo mismo que las pociones, pero con bastantes más mejoras temporales de stats), el herrero del minero (para crear armaduras pesadas, algunas armas, como espadas; y algunas herramientas, como martillos y sartenes), y el carpintero del leñador (para fabricar muebles, algunas armas, como bastones y arcos; y algunas herramientas, como cañas y sierras).

Sin embargo, y aunque enlazar oficios mola mucho, gran parte del oficio de creación de turno te lo puedes apañar simplemente comprando los materiales. Lo ideal, creo, es elegir un oficio de creación o recolección, ir subiendo stats que le beneficien, y cuando llegue un punto en la historia en el que los combates empiezan a ser difíciles con la daga, elegir un oficio de combate que use los mismos stats que ya tenías subidos. Yo elegí sastra, para subir destreza (que además influye en el daño que hace la daga), y después me hice cazadora, que también utiliza la destreza. Una vez llegué al máximo de destreza comencé a subirme la inteligencia, y me hice alquimista y luego maga. Pero bien podrías empezar siendo minero, subiendo fuerza, y a la vez paladín, subiendo al mismo tiempo vitalidad, para acabar haciéndote herrero y forjándote unas armas estupendas para matar monstruos usando los materiales que conseguiste picando.

¿Pero cuál es el premio de todo esto? Aquí es donde entra la absorción de vida: cada oficio cuenta con un mentor, que te da una serie de misiones para que tú completes. Estas misiones dan estrellas, y con un cierto número de estrellas puedes subir de rango. Al subir, te dará nuevas misiones, además de habilidades, y varios NPCs de tu mismo gremio se ofrecerán a acompañarte en tus aventuras. Y aunque todo esto suene a tener deberes pero en forma de videojuego, este tipo de grindeo se me ha hecho MUY adictivo y no he parado hasta conseguir el rango de leyenda en todos los oficios. Literalmente lo último que hay antes del DLC, que vas al rey y te dice «oye, igual deberías descansar de ese oficio un poco». Ese es el nivel. ¿Quieres perder horas y horas de tu vida picadísimo por conseguir completar cosas en un jueguico? Aquí tienes Fantasy Life.

De todas formas he mentido un poco, sí que hay un premio genial por llegar a rango héroe (anterior a leyenda) en cada oficio. TE DAN UN CONJUNTO DE ROPA SUPERMONO QUE TE SUBE MUCHO LOS STATS RELACIONADOS CON EL OFICIO. ¿He dicho que es ropa supermona? Porque lo es. La necesitaba. Toda.

Pero espérate, que hay más mecánicas. Confieso que la primera vez que lo jugué no estaba mentalizada y me agobié con tanta cosa, así que lo dejé y más tarde empecé de nuevo. Tenlo en cuenta si eres como yo, este juego es para echarle tiempo. Además de misiones de oficio, hay misiones secundarias, que te van dando NPCs repartidos por todo el mundo cuando les hablas. Se sabe que te van a dar una cuando tienen un bocadillo de pensamiento con «…» sobre la cabeza. Normalmente te piden que les traigas un objeto que se puede conseguir con alguno de los oficios, o que mates cierto número de monstruos. Ir buscándolas todas es un soberano coñazo, porque no siempre están todas disponibles al mismo tiempo y patearse la ciudad una y otra vez es horrible (lo he probado), pero si durante la historia te apetece hacer un par de cosas ya que vas de camino a nosequé cueva, acepta misiones, porque te dan dinero u objetos, además de experiencia.

Súbete la dicha para conseguir que te persiga un perrete o un gatete. Es malísimo, ¿pero y lo bonito?

La mariposa del principio, además de hablar por ti ya que eres un protagonista prácticamente mudo, te va pidiendo que le hagas un tour por cada sitio que visitas, más o menos. Resulta que ella quiere saber cómo es Reveria, así que en el menú aparece un listado de sus peticiones, tales como «vamos a hablar con la casera» o «vamos a la biblioteca». Y no son eso y ya, cuando vas a esos sitios siempre hay una escena con más personajes. Todas estas misiones son necesarias para continuar la historia, y todas dan dicha. Cuando acabas con el listado, vas a tu casa, hablas con la mariposa y cuenta la dicha que has conseguido, que llegado a cierto número te permite elegir bonus como llevar más objetos en el inventario, poder tener una mascota, o poder ir a cambiarte el pelo. Además de conseguir dicha con sus peticiones, puedes conseguirla con logros, como conseguir cierta cantidad de dinero en total desde que empezaste a jugar, estar ciertas horas jugando, o conseguir que cierto número de personajes se ofrezcan a acompañarte.

Después de recordar los buenos momentos con la mariposa avanzarás la historia, que por ejemplo no te deja llevar acompañantes, además de limitarte en otras cosas, así que si querías hacer algo antes de continuar con el meollo más te vale pasar un rato de ella.

Claro que para seguir desbloqueando zonas tienes que ir pasándote la historia. Es simplemente buscar el equilibrio entre «voy a seguir grindeando un poquito hasta llegar a este rango» y «no necesito esperar tanto, ya puedo continuar». No hagáis como yo, que me pasé la historia al nivel 50 o 60 porque me entretuve demasiado y me lo cargaba todo pestañeando.

Venga, que este mapa tan majo no se va a desbloquear solo

Llegados al DLC, lo más importante es que añade una nueva zona, bastante grande, además de un rango más allá de leyenda para todos los oficios: el rango de deidad. Esto además viene acompañado de subir el nivel máximo que puedes alcanzar, que antes estaba al 100, hasta el 200. Asimismo, los stats no se detienen al 50, sino al 100. Es la fiesta del grindeo. También incluye más NPCs para que te acompañen, que en general están rotísimos y te ayudarán a reventar a cualquier dragón que se te cruce. Además de varias opciones más desde el principio del juego, como ya dije, pero lo más notable es esto.

Mi consejo es que lo juegues desde el principio con el DLC instalado, si tienes dinero y si crees que el juego te va a gustar. Si no, siempre puedes pasarte la historia (o avanzar bastante en ella) antes de decidir si quieres invertir más dinero en esta trampa mortal a tu tiempo libre. Yo no me arrepiento. Lo he dejado pausado antes de conseguir todos los oficios en rango deidad y apenas he tocado la zona extra, pero algún día volveré. Igual que al Mystic Messenger. Porque soy así y me gusta perder mi vida.

Esas estatuas de la diosa que hay repartidas por Reveria tienen su función en el DLC

Antes dije que este juego era el Ragnarok Online pero offline, y más o menos es verdad, pero sí que tiene un modo multijugador y online. Puedes jugar con otras personas en modo local o por Internet, y aunque no lo he probado demasiado, es básicamente lo que pretende el juego que hagas si no tienes DLC y además no quieres grindear para siempre. ¿Cuál era la idea de los creadores? Que tus amigos y tú cogierais cada uno un oficio y os ayudarais entre vosotros, en plan: «para esta misión de herrero necesito este mineral que sólo puede conseguir un maestro minero, colega minero, rúlame uno». O, «tengo que pasarme este jefe pero me quita muchísimo y mi gato se muere cada dos por tres, colega mago, cúrame mientras yo le pego». Pero aquí entra la realidad: esto no es Japón, aquí muchos no tenemos tantos amigos, o nuestros amigos están ocupados, o nuestros amigos no tienen 3DS, o nuestros amigos no tienen Fantasy Life, o este juego es de 2014 y nadie lo juega ya. Así que para los que jugamos en solitario es más grindeo y tener DLC para conseguir los mejores acompañantes que mejor parten bocas. A mí me ha ido bien así.

Esto es lo que pretenden los creadores que hagamos. No tienen fe ni ná

Nos vamos del gameplay ya, y pasamos a la estética. La música, que me pareció suficientemente cuca, no sabía hasta que leí los créditos de quién era, y descubrí que la había compuesto Nobuo Uematsu. Así que quien sea fan del señor ya sabe. En general no tengo quejas sobre la música en sí, lo que sí me pasa es que algunas canciones salen en demasiados lugares: para por la noche en todas las ciudades suena lo mismo, en todas las zonas de combate también, y casi todas las cuevas tienen la misma canción todo el día. Me habría gustado algo más como «versión nocturna de la canción original», o algo así. Pero bueno. Normalmente acompaña bastante bien.

You vs. the girl she tells you not to worry about

Los gráficos son muy coloridos, muy bonicos, muy de cuento ilustrado, y muy para niños. Si bien no soy muy fan de los modelos 3D ni de todos los personajes, el estilo general me ha gustado, y las ilustraciones oficiales son lo más bonito. Una cosa que me decepcionó es que hubiera tan pocos vídeos, porque son PRECIOSÍSIMOS. Nada más llegar a la primera zona donde puedes combatir, Pastollanos, te enseñan una cinemática y yo ya iba con el hype de que cada zona que descubriera iba a tener una. Pero no. Así que no te emociones sin motivo. Los vídeos son boniquísimos pero escasos.

Como prueba aquí muestro el vídeo de la intro, donde salen un montón de personajes que vas conociendo cuando te haces de cualquier oficio. Ojalá una serie de esto.

Otra cosa que quiero comentar, que también es estética, son los nombres. Los juegos de palabras. El lore de Reveria. Lo que sea. El juego está completamente en español y tiene un montón de chistecitos y bromas en casi todos los nombres de cosas. La ciudad que se llama Castolia porque hay un castillo, la ciudad mágica llamada Terramago (en inglés aprovechan la estética árabe y la llaman Al Majiik), que el rey se llame Reinaldo, que la reina se llame Regina, que los árboles sean juegos de palabras con nombres de árboles reales (el sugar tree se llama dulciprés, el starry tree se llama estelarce). ¿No es precioso? ¿Tanta tontería mona? Yo lo adoro. Igual es un poco cacao, porque la wiki en español de Fantasy Life da pena, pero por suerte la wiki en inglés tiene un índice de nombres en todos los idiomas de objetos y de enemigos, y con eso se puede ir tirando bastante bien para buscar información, si eres de los que mira la guía como yo. De nada.

Y cubierto esto, vamos a mi parte favorita, la representación femenina y de roles de género. Que siempre tengo que poner la puntilla a todo, es mi hobby. Lógicamente en este juego, al ser tan apropiado para niños, no hay nada de sexualización, cosa que me alegra enormemente. Gracias, niños, me caéis todos mal, pero toda la ficción dirigida a vosotros es mi salvación. Lo que sí hay son roles de género tontos, como el hecho de que hay ropa que sólo te puedes poner si eres un chico o si eres una chica. Como mínimo esto no afecta a las armaduras que sirven para algo, sólo para la ropa puramente estética, y no es tanta cantidad. Pero me mosqueó un poco, porque qué les cuesta dejarte travestirte un poquito, ya en Animal Crossing se puede y está fetén.

Además, como tu personaje es una cáscara vacía y no pueden ponerle roles más allá de tus pronombres y de la ropa, porque la historia es igual te cojas a quien te cojas, te ahorras que te pongan un interés amoroso hetero sin ningún tipo de química. Que ya lo hacen entre algunos personajes, y es un poco «por qué era necesario esto, por favor, stop».

Pero quitando esos detallitos que siempre veo porque soy quisquillosa, me ha gustado bastante la representación femenina en este juego. ¿Por qué? Porque hay mujeres en todos los oficios, de todas las personalidades, de todas las formas. Hay luchadoras que lo parten todo, hay otras de oficios tranquilos, las hay torpes, las hay jefazas. Además del romance hetero innecesario no he visto nada que me haga resoplar. ¿Y sabéis qué más? Una señora acompañante con vestido supercaro (sí, se va de aventuras con el vestido puesto), rosita, arregladísima, y con el pelo que parece una tarta, ES LA MEJOR TANQUE DEL JUEGO. A mí esto es algo que me parece hermoso.

Para concluir este tocho gigantesco: hay muchas cosas que no he dicho. Este juego es inmenso. Tiene veintemil mecánicas (aunque sean un poco copypaste y equivalentes entre oficios), tiene un mundo relativamente grande, tiene bastantes secretos, un montón de mecanismos de grindeo, y una montaña de cosas que hacer en él. Sólo te puedo recomendar que, si este rascacielos de letras que me he marcado no ha sido suficiente, busques información sobre cómo se juega, porque si es el tipo de juego que te gusta te va a encantar. Y si sabes que te va a encantar creo que tenerlo con DLC vale la pena. Tan sólo asegúrate de que tu familia sepa que no te has muerto cuando dejen de verte el pelo durante meses.

I regret nothing

Todas las imágenes son oficiales, excepto la captura final, que es la prueba de mi decadencia. Aunque sigo teniendo más horas en Skyrim.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com