Watch Dogs: A George Orwell le gusta esto

Watch Dogs: A George Orwell le gusta esto

Nos encontramos ante un videojuego multiplataforma —PC, Xbox 360, Xbox ONE, PS3, PS4, Wii U— lleno de acción y desarrollado por Ubisoft Montreal.

Ambientado en la ciudad de Chicago, Watch Dogs nos presenta una red de ordenadores conocida como el ctOS que está conectada a prácticamente todo aparato electrónico y que controla, por tanto, datos e información de todos sus habitantes (Orwell… ¿qué has hecho?).

La historia como tal no es muy larga, pero tiene gran cantidad de misiones secundarias que merecen la pena tanto a nivel online como offline.

Por lo visto, el pasado delictivo de Aiden Pearce desembocó en una repentina desgracia familiar y ahora toca buscar justicia contra aquellos que osaron atentar contra su familia. Para ello, accederemos al ctOS llegando a controlar cámaras, semáforos, bolardos y la información personal de aquellos que se crucen en nuestro camino, entre otras muchas cosas. Básicamente, la ciudad será nuestra mejor arma.

Watch_Dogs2017-11-25-14-13-41

Al controlar la cámara, podemos seguir hackeando personas, vehículos, etc. sin ser detectadas

Personajes

Hacer un desglose de personajes quizás le quitaría encanto al juego, porque lo interesante es encontrarnos con ellos e ir descubriendo sus historias vitales y su relación con Aiden, así que no me voy a parar mucho y solamente mencionaré por encima a algunos para que tengáis una idea.

Aiden Pearce, nuestro protagonista. Es un hombre atormentado por las consecuencias de sus actos pasados. Gran hacker, mejor persona (?).

Nicole Pearce, hermana de Aiden. Es la voz de la razón, madre de Lena, la pequeña cuya muerte carga en la conciencia nuestro protagonista; y Jackson, a quien la repentina pérdida de su hermana dejó sin habla.

Jordi Chin, contacto principal de Aiden. Nos soplará información, encomendará misiones y sacará de quicio. Es a quien solicitamos los coches a través del smartphone.

Damien Brenks, exsocio de Aiden que sabrá cómo tocar la fibra sensible del justiciero para ponerlo a su disposición.

Clara Lille, hacker profesional y socia de Aiden. Misterioso personaje con un pasado oscuro.

T-Bone Grady, hacker profesional y ciberdelincuente que vive aislado de la sociedad.

Joseph DeMarco, filántropo. Acusado de varios delitos y absuelto de todos los cargos.

Lucky Quinn, mafioso.

Delford “Iraq” Wade, líder de la banda Black Viceroys.

Armado hasta los dientes

Tenemos a nuestro alcance un interesante arsenal de armas, desde pistolas y fusiles de asalto, hasta rifles de francotirador y lanzagranadas. Podemos obtenerlas a base de completar misiones o comprándolas en tiendas.

Asimismo, contamos con una porra o bastón retráctil que, aunque nos vendrá de lujo para los encuentros en los que optemos por el sigilo, está más enfocado a los enfrentamientos públicos con delincuentes de poca monta, ya que, si decidimos utilizar un arma de fuego, nuestra reputación se verá afectada.

También contaremos con inhibidores y explosivos, para cuando haya que adaptar las estrategias a las misiones.

Fast and furious

Como no podía ser menos, podemos acceder a diferentes tipos de vehículos para nuestro deleite (o locura al volante, como es mi caso). Bien robándolos, bien comprándolos o simplemente solicitándolos con el móvil. Tenemos a nuestra disposición literalmente cualquier vehículo del juego, sean motos, coches o camiones, con mayor o menor lujo… ¡Buffet libre!

Todos los vehículos tienen una durabilidad por lo que las persecuciones o la conducción temeraria afectarán a su calidad de vida. De todos modos, si no nos gusta o no nos apetece conducir, siempre podremos utilizar el metro o ir corriendo de un lado para otro.

Watch_Dogs2017-11-25-17-36-27

Acceso a vehículos desde el smartphone

Justiciero, pero con estilo

Y, por si nos apetece ponernos coquetas, Watch Dogs nos presenta infinidad de trajes para Aiden y, aunque el conjunto es invariable —gorra, pañuelo, abrigo, vaqueros y deportivas—, la combinación de colores aporta variedad.

Estos outfits pueden comprarse en tiendas de ropa (obvio) distribuidas por el juego. No aportan nada a la jugabilidad, tipo armadura, destreza y demás, pero le quedan como un guante.

Cosas que hacer everytime, everywhere

Existen numerosas y variadas misiones apartadas de la trama principal.

Por un lado, encontraremos minijuegos como partidas de ajedrez de diferentes estilos y de póquer; podemos echar unos tragos en diversos bares de la ciudad, poniendo a prueba nuestra capacidad de beber, con algunos efectos secundarios para darle un toque de realismo. También podemos pasar el rato jugando a las tragaperras o con juegos de realidad aumentada (sí, sí, como leéis), donde puede aparecernos, por ejemplo, una simulada invasión alienígena que tendremos que detener. Además, existen varios puestos de trile —esos de los vasos y el “¿dónde está la bolita?“— por las calles de la ciudad. Vamos, ¡de todo y para todos los gustos!

Por otro lado, tenemos la opción de ir aprovechando la información que hackearemos mientras nos movemos por la ciudad para atrapar delincuentes y aumentar nuestra buena reputación. También nos irán notificando de pequeños delitos detectados a nuestro alrededor, por si nos apetece desviarnos un momento del camino.

Watch_Dogs2017-11-25-13-55-49

Acceso a información delictiva

Por su parte, tenemos los Contratos de agente, en los que tendremos que robar un vehículo y escapar de la policía; conducir un vehículo sin matrícula de un punto a otro, tratando de hacer el menor daño posible al mismo (o intentarlo); o conducir un vehículo por determinadas zonas vigiladas para llamar o desviar la atención, actuando, pues, como señuelo.

Además, podemos ajustarnos bien la máscara de justiciero e ir a por los Convoyes criminales, donde tendremos que matar o incapacitar a los objetivos marcados de un convoy en marcha; o ir directos a los Escondites de banda, en los que analizar un lugar para encontrar, intimidar e incapacitar objetivos. Quizás aquí es donde más emplearemos la estrategia para cumplir con la misión.

Algo más relacionado con la historia y que, de todos modos, podremos recolectar a lo largo de todo el juego —sea continuando con la misión principal o perdiéndonos por nuestra cuenta, buscando o no misiones secundarias y minijuegos— serán las investigaciones y los coleccionables.

Para ello, recogeremos cajas de comercio a lo largo de la ciudad, captaremos códigos QR (esto me encantaba), hallaremos personas desaparecidas (con una sub-historia de lo más interesante) o buscaremos teléfonos desechables. También invadiremos la privacidad de determinadas personas, colándonos en la seguridad de un edificio, con resultados de lo más diversos; recolectaremos canciones y, especialmente, encontraremos multitud de registros sonoros, que nos ayudan a desvelar algunas incógnitas de la trama.

A nivel online podremos enfrentarnos a otros jugadores en un uno contra uno, bien siguiendo con sigilo a nuestro objetivo —el modo menos invasivo del sistema online— o hackeándole a escondidas, ya que si nos detecta, tratará de eliminarnos del mapa.

Watch_Dogs2017-11-25-13-58-56

Notificación de contrato para Hackeo en línea

También podemos enfrentarnos con hasta ocho jugadores en Carreras en línea de vehículos, compitiendo para descargar un archivo en el Descifrado en línea u optar por el modo libre con o sin amigos.

Me gustaría destacar que Ubisoft sacó una app con la que, aparte de llevar tu perfil del juego y demás, puedes competir en el modo ctOS mobile, en el que el jugador de la app controla un helicóptero de la policía de Chicago (y otras unidades policiales) con el que perseguirá a sus oponentes accediendo además a todos los dispositivos que abarque el radio del helicóptero; mientras el jugador de Watch Dogs tratará de huir pasando por los puntos de control antes de que el tiempo acabe.

Completando todas estas cosas, iremos desbloqueando armas, vehículos, logros y demás.

Por mi parte, no lo considero un juego difícil en absoluto, pues la trama es sencilla y la jugabilidad básica. La historia es estupenda y nos sumergirá en una red criminal bastante completa, llevándonos de un lado para otro continuamente y visitando gran cantidad de escenarios urbanos. Además, la libertad que nos da el juego permite que nos mimeticemos con el personaje, haciendo nuestra su historia (Nota: Véase el final del juego, donde —spoilers aparte— seremos nosotras quienes pongamos la guinda, diferenciando entre venganza y justicia).

También es de esos juegos en los que puedes continuar haciendo “vida virtual” tras el final, lo cual no está nada mal, teniendo en cuenta la cantidad de misiones secundarias que hay y, sobre todo, de cara al modo multijugador online.

En mi opinión, lo único que me molestó del modo multijugador es que, al basarse en invasiones, en más de una ocasión me fastidió en plena misión o de camino a una, aunque admito que suma un punto de realismo, ya que, si te han de hackear, no van a esperar a que acabes con lo que estés haciendo; al revés, si te pueden joder, mejor. ¿Lo bueno? Que el sufrimiento dura poco y no tardaba en volver a lo que estaba haciendo. Además, se pueden inhabilitar las invasiones en el menú de opciones. Y, por su parte, aparecen notificaciones para invadir o pequeñas señales que indican que podemos ser o estar siendo invadidas.

Personalmente, Watch Dogs me atrapó desde el vídeo de presentación, así que era difícil fallarme y, de hecho, el juego no me decepcionó en absoluto, llegando a invertir un buen número de horas tanto en la trama principal como perdida por la ciudad atrapando criminales o curioseando sin más. La verdad es que la idea del justiciero que hackea la ciudad me atrae un montón.

Por su parte, nunca vi necesaria una segunda parte, por lo que la llegada de Watch Dogs 2 me pilló de sorpresa y, tras ver alguna cosilla, no terminó de llamarme la atención lo suficiente como para darle la oportunidad. Aunque… tampoco digo “de esta agua no beberé” o en la piel de ese hacker no me meteré.

Todas las imágenes son capturas propias del juego.

Cómprame un café en ko-fi.com

Aonia Midnight
Aonia Midnight @@AoniaMidnight

Curiosa, reflexiva y torpe // Palomitas y cerveza // Mi mente está llena de mundos en los que evadirme de la realidad // Nothing is true, the cake is a lie

5 comentarios
Tio Braulio
Tio Braulio 06/01/2018 a las 1:05 pm

Sorprende encontrarse a estas alturas un análisis de un juego de “aquellos tiempos”. Sorprende también ver una opinión tan discrepante con la avalancha de mie*** que le cayó en su día. Parece que a ti no te afectó el famoso downgrade.

Aonia Midnight
Aonia Midnight 06/01/2018 a las 7:40 pm

Jajajaja, es que nado a contracorriente ^_^
¡Gracias por tu comentario!

Momar
Momar 07/01/2018 a las 12:08 pm

¿”Aquellos tiempos”? Leñes, ni que el juego tuviera veinte años…

Lo del “downgrade” del juego lo he leído varias veces, pero no tengo ni idea de a qué se refiere. ¿Alguna explicación?

Aonia Midnight
Aonia Midnight 07/01/2018 a las 2:46 pm

Si no me equivoco, el “downgrade” es crear una serie de expectativas durante la promoción del juego, que luego no se cumplen.
Por ejemplo, hacernos pensar, mediante cinemáticas o lo que sea, que se podrá realizar tal o cual cosa y luego, juego en mano, descubrir que nada más lejos de la realidad.

tiobraulio@gmail.com
tiobraulio@gmail.com 09/01/2018 a las 11:05 am

Este juego fue presentado en el E3 de 2012 junto a otros juegos como The Last of Us. Lo que se vío en aquel trailer era la leche, nos voló la cabeza a todos ya que daban a entender un juego con una calidad gráfica similar o superior a The Last of Us pero de mundo abierto.

En consecuencia el mundo del videojuego espero su lanzamiento con unas expectativas bastante (MUY) elevadas… el problema llego cuando el juego que se lanzó se quedó bastante lejos de lo prometido en el E3.

Aquello supuso la apertura de la caja de los truenos para Ubisoft, ya que este no fue el único titulo lanzado por la compañía que se quedaba bastante por debajo de lo prometido. En consecuencia todas las reviews que recuerdo ponían al juego a caer de un burro.

Quede claro que yo no he jugado el juego, no se si es “bueno” o “malo”, simplemente quería conocer la opinion de Aonia sobre todo aquello.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: