¡Qué posada más majica, co!

Análisis de Innchanted

Análisis de Innchanted

Para ser una persona que prefiere jugar en solitario, la verdad es que me lo paso como una enana en títulos cooperativos. Encuentro muy satisfactorio colaborar para superar escenarios, remar en la misma dirección y probar diferentes estrategias cuando un nivel se complica. Es por esto que, habiendo exprimido al máximo Overcooked, nunca desperdicio la oportunidad de probar juegos del estilo. Y hacía tiempo que no encontraba ninguno que terminara de atraparme, hasta que apareció Innchanted, un título inspirado en el folclore indígena australiano.

La premisa del juego es sencilla. Un mago malo, malísimo, se ha hecho con la posada familiar de Yarrul, y debemos recuperarla. Para ello, con ayuda de la IA o, mejor, con hasta 3 personas más, intentaremos gestionar el lugar sin perder demasiado nuestra cordura… o nuestras amistades. Y es que, como no podía ser de otro modo, nos enfrentaremos a niveles que pondrán a prueba nuestras habilidades y, sobre todo, nuestra tolerancia a la frustración. Pero vayamos por partes.

Innchanted no cuenta con un selector de dificultad. Cada nivel irá incorporando mecánicas nuevas, aumentando progresivamente el reto que enfrentaremos. Así, nuestros primeros pasos servirán a modo de tutorial, para familiarizarnos con los controles, pero se añadirán nuevas tareas según avancemos en nuestra partida. En cualquier caso, podemos consultar o modificar las teclas o botones cuando queramos. Y si bien es igual de cómodo utilizar teclado o mando, la verdad es que se recomienda este último. También funciona estupendamente en Steam Deck, aunque algunos textos pueden resultar demasiado pequeños y no es posible aumentar su tamaño desde los ajustes.

Sin embargo, sí cuenta con otros ajustes de accesibilidad, como la opción de mantener o pulsar para correr. Aunque se echa en falta algo más de información en algunas opciones, ya que en ocasiones no sabremos a qué hacen referencia hasta que no volvamos al juego. También podremos regular el sonido a nuestro gusto o consultar los tutoriales, por si necesitamos refrescar la memoria. O por si se incorpora alguien nuevo, que ya sabemos que estos juegos a menudo ponen a prueba nuestras relaciones.

La dinámica de Innchanted es sencilla. Siguiendo el camino marcado por Overcooked, nos enfrentaremos a diversos niveles y deberemos obtener la mayor puntuación en el menor tiempo posible. Sin embargo, hasta aquí llegan sus similitudes, y comienzan las diferencias. Y es que aquí no solo prepararemos y serviremos diversas comandas, sino que tendremos muchas más tareas. A veces puede que incluso demasiadas para gestionar en grupo y, sobre todo, en solitario.

Captura de Innchanted de un nivel con la IA.

Nuestro camino para demostrar que sabemos regentar el lugar mejor que el malvado mago se divide en varios días. Cada día, a su vez, se divide en mañana, tarde y noche. Durante los dos primeros tramos, proporcionaremos el mejor servicio posible a nuestra clientela. Y por la noche dispondremos de tiempo para practicar técnicas o movimientos —por ejemplo, lanzarle algo a otra persona—, y exploraremos actividades que influirán en nuestra siguiente jornada. Así, escogeremos entre diferentes tareas nocturnas donde se nos presentará una circunstancia, y la decisión que tomemos podrá suponer una ventaja o una desventaja para el siguiente día.

En el tramo nocturno también podremos charlar con algunos personajes o invertir en mejoras las conchas obtenidas durante la jornada. Esto nos facilitará bastante el trabajo durante futuras sesiones, pero lo más importante será la organización. Y aquí es donde entra la importancia de jugar con más gente. Existe la posibilidad de invocar a un personaje controlado por inteligencia artificial, pero no del todo, ya que parte de nuestra atención se centrará en decidir qué tarea debemos mandarle según nuestras necesidades. Y si bien es cierto que se trata de un movimiento rápido, en determinados momentos supondrá más un estresor que una ayuda.

Innchanted está hecho para jugar con otras personas. Y la comunicación del grupo será vital para lograr superar cada nivel de forma satisfactoria. Lejos de la dinámica de preparar y entregar comandas, aquí la lista de tareas puede resultar excesiva. Cada jornada viene delimitada por tramos de trabajo y descanso. En los últimos, podremos recomponernos o prepararnos para la siguiente oleada. Pero en los primeros no siempre encontraremos un momento para planificar nuestros movimientos, o respirar.

Deberemos atender a la clientela, sin ningún tipo de orden, preparando las comandas mientras sentamos a personajes especiales en mesas determinadas, logramos comunicarnos con quienes acuden con un estado o requisitos concretos y tratamos de no dejar de lado a aquellos con paciencia limitada. Asimismo, cada acción lleva su tiempo y la mecánica QTE de Momento Justo no siempre será suficiente para ir rápido. Y, por si fuera poco, aparecerán algunos enemigos para obstaculizar, más si cabe, nuestra labor. Además, no solo deberemos servir las mesas, también tendremos que recoger las conchas del pago y llevarlas a la hucha.

Captura de Innchanted mostrando la mecánica de enemigos.

La jornada finalizará si atendemos correctamente a toda la clientela, o si nos quedamos sin tiempo. En cualquier caso, recaudaremos los últimos pagos y aparecerá una pantalla con las estadísticas del nivel. Cabe decir que, aunque pueda parecer lo contrario, obtener una puntuación de tres estrellas no es excesivamente complicado. Al menos si nos comunicamos bien con el resto del equipo. Pero la carga de actividades puede no invitar a repetir el nivel en busca de la estrella bonus. Por suerte, los niveles no son demasiado largos si queremos, o tenemos que, volver a intentarlo.

Por su parte, jugar a Innchanted con más gente es bien sencillo. En caso de optar por el juego en local será tan fácil como conectar hasta 4 mandos. Para partidas en línea, podremos crear una sala privada y que otras personas se unan aleatoriamente, desde la lista de amistades o utilizando un código. O hacer lo propio con otras partidas. Sea como sea, disponemos de cuatro personajes a elegir: Yarrul, Florian, Rani y Celsius. Escoger uno será una cuestión de simpatía, dado que no cuentan con habilidades propias de ningún tipo.

Según avancemos en nuestra partida, y cumplamos con determinadas condiciones, desbloquearemos aspectos para estos personajes. Así como una buena cantidad de logros, y nuevas mejoras en la tienda. De igual modo, a partir de cierto punto, podremos decorar el interior de la posada. Esto último puede parecer algo nimio, pero la verdad es que el apartado audiovisual es uno de sus puntos fuertes. Gráficamente es precioso, optando por un estilo bastante adorable. Y el sonido termina de poner la guinda al pastel, con una melodía agradable que no resulta molesta por mucho rato que juguemos.

Innchanted es un título desafiante, pero asumible. Nos atrapará gracias a su humor ligero, apto para todas las edades, su apartado audiovisual y la variedad de mecánicas. Si bien es cierto que, a menudo, pueden resultar excesivas, cooperar y superar los niveles en grupo produce una satisfacción que invita a seguir jugando. Además, se encuentra en múltiples idiomas, entre ellos el nuestro, y la traducción ha sido acreditada en el apartado correspondiente. Ahora bien, no me hago responsable de las amistades, parejas o familias en general que se vean afectadas por una mala gestión del estrés y la frustración.

Humble Bundle Instant Gaming

Cómprame un café en ko-fi.com

Aonia Midnight
Aonia Midnight @AoniaMidnight

Curiosa, reflexiva y torpe // Palomitas y cerveza // Psicóloga porque lo dice un título // Mi mente está llena de mundos en los que evadirme // Nothing is true, the cake is a lie

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%d