Dicen que las cosas malas suceden siempre por una razón y que las cosas buenas suceden por otras. También dicen que si no pasan cosas malas, las buenas no se saben apreciar del mismo modo. Todo esto es algo que, posiblemente, sea discutible pero no es mi intención abrir ese debate.

Cosas malas han pasado a las mujeres en todos los ámbitos de la vida. Cosas como acoso, discriminación, agresiones, invisibilización e invalidación, luz de gas, techo de cristal, asesinatos… Y siguen pasando, es triste pero estas cosas continúan ocurriendo; la diferencia es que ahora somos más conscientes de todas ellas, tanto mujeres como hombres.

Hace ya un año que se presentó al público una web que nació entre amigas, una web cuya idea era dar un sitio seguro donde las mujeres pudieran escribir sobre videojuegos en cualquiera de sus formas. Hace un año decidimos que íbamos a cambiar este ambiente en el sector de los videojuegos.

Hace un año que nació Todas Gamers.

*Tira confeti*

Como ya he dicho, Todas Gamers nació entre amigas y, actualmente, está formado por amigas que tienen los brazos abiertos para acoger a cualquier mujer que quiera entrar. Ese es uno de los puntos fuertes de esta web: la cercanía, el cariño y el apoyo que las redactoras se dan entre sí incluso si nuestras opiniones son contrarias. Sororidad lo llaman.

Y esta web que comenzó con colegueo se ha terminado convirtiendo en un Medio de Referencia™. Y no lo digo porque yo forme parte de esto, que en parte también es así, pero todo lo que hemos conseguido en este año, en estos trescientos sesenta y cinco días, pueden dar fe de ello.

Hemos conseguido que gente del medio nos aprecie, que valore nuestro trabajo y esfuerzo en hacer bien las cosas. Hemos conseguido que gente que nunca pensamos que podría dedicarnos un mínimo de atención, nos haya dado tanto con gestos que para mucha gente podrían parecer una tontería. Pero mirad, me da igual; a todas nosotras nos da igual porque estas tonterías son las que nos animan a seguir adelante, son las que nos arrancan una sonrisa y nos hacen reír de manera nerviosa, es una de esas recompensas que no se pueden pagar con dinero. Como mucho con croquetas (?).

Todo esto nos anima a seguir aquí, buscando nuevas formas de reinventarnos y de ofrecer contenidos interesantes siempre con ese carácter desenfadado que nos caracteriza, que es ya seña de identidad de la web.

He hablado de cosas malas y cosas buenas y he mencionado las malas… pero las buenas son todas estas redactoras que trabajan cada día para mantener esta web. Cada una de ellas es una cosa buena que forma parte de otra cosa buena a la que llamamos Todas Gamers.

Muchas gracias a todas, sois las mejores. Y muchas gracias a todos los que nos leéis y apoyáis, vosotros moláis.

Nos leemos.

~Ka’alshya~