A la hora de empezar a jugar un videojuego, una de las primeras cosas que nos vamos a encontrar, aparte de la posible o no historia introductoria, es el personaje principal. Con el que vas a compartir horas de tu tiempo. A mí personalmente me gusta sentir algún tipo de vínculo con el personaje. Sentirme identificada de alguna forma. Por ello, me gustan más los videojuegos protagonizados por mujeres.

Tras la elección o la imposición de nuestro personaje comienza la historia. Historias que, al igual que en el cine, o la literatura, suelen tener en mayor o menor medida algún tipo de romance. Y es aquí cuando noto que la industria cojea en la representación de un personaje principal concreto: ¿qué pasa con las mujeres a las que nos gustan las mujeres?

Son amigas, son como hermanas

Y es que al final, tratando de contentar a todo el mundo, nos encontramos con situaciones que llegan a ser ridículas. Los videojuegos en su mayor parte, ante un personaje lésbico, tratan de jugar con el desconocimiento, el no decirlo claramente, y dejar que el jugador pueda imaginarse lo que le dé la gana. En la trilogía de Final Fantasy XIII podemos encontrarnos con este caso entre dos de los personajes que componen el grupo principal, Fang y Vanille, las cuales se definen como “compañeras”, compañeras que estarían dispuestas a dar la vida por la otra si hiciera falta. Otra situación parecida a la que ocurre en League of Legends entre Caitlyn y Vi.

Claro, como hermanas… (Fuente de la imagen)

Claro que no hay nada de malo en no reconocerlo abiertamente ya que a nadie le resulta cómodo que se le marque con una sola etiqueta. Pero se trata de tener representación en la industria, normalizando algo, sin tener que crear esa ambigüedad para que resulte atrayente hacia todo el mundo, sin tener que pasar por esa situación de “morbo”.

Otro caso, también en Square Enix, que nos tuvo en tensión con el juego del serán o no algo más, es el de Life is Strange. Al igual que en el caso anterior, al no tratarlo como algo normal y jugar con la tensión de “amigas”, “compañeras” surgen las típicas frases de “son como hermanas” en aquellas personas, que aunque remarquen que tienen amigos gays, no son capaces de aceptar que la protagonista de un videojuego pueda ser lesbiana. ¿La solución? distintos finales para tener a todas las partes contentas. Con lo que siempre surgen justificaciones, antes de asumir que las protagonistas o los personajes del videojuego puedan tener una historia de amor.

Claro, yo también miro así a mis amigas. (Fuente de la imagen)

Pero sí que existen muchos personajes que… espera, ¿de verdad?

Evidentemente hay muchos personajes lésbicos en el mundo de los videojuegos… espera… pero ¿personajes principales? ¿De verdad? Lo que seguro te viene a la cabeza es pensar en dos gigantes de la industria: Bioware y Bethesda.

Skyrim y Fall Out son totalmente libres en cuanto a orientaciones. Es decir, tú puedes elegir que tu personaje sea chica, y ligar con Aela en Skyrim, pero también puedes hacerlo si tu personaje es chico. Y lo mismo con los personajes femeninos más famosos de Dragon Age y Mass Effect: Leliana y Liara, las dos chicas de Bioware con las que siendo chica puedes tener una relación, pero también siendo chico, como pasa con varios personajes de estos títulos. Entonces realmente no se trata de una representación para mí. Yo quiero a una chica que diga NO si eres chico, al igual que pasa con infinidad de mujeres en estas sagas si no eres hombre: Morrigan, Miranda, Jack, Ashley, Cora…

En este punto Bioware da un paso más y tanto en Mass Effect 3 con Samantha Traynor y en Dragon Age Inquisition, encontramos la situación de que una mujer, como Sera, rechace al Inquisidor, diciéndole que sí, que es cierto, que teneis muchas cosas en común, como que a ella también le gustan las mujeres… ¡ZAS! Más recientemente podemos encontrar en Mass Effect Andromeda un personaje también representativo en Suvi.

El épico zasca se ha oído en todo Thedas. (Fuente de la imagen)

¿Pero en el resto de videojuegos? A día de hoy siguen existiendo comentarios como para llevarse las manos a la cabeza, recordemos si no la que se montó cuando de manera oficial se publicó que el personaje de Tracer de Overwatch tendría novia y sería abiertamente homosexual. ¡Si hasta había gente dispuesta a devolver el videojuego por ello!

Y aquí me quedo yo, reflexionando sobre el tema, y pensando que realmente ni gráficos, ni grandes historias, ni siquiera diálogos comprensibles, los Sims les llevan años de ventaja a todos los demás videojuegos en la normalización de personajes homosexuales.

Fuente de la imagen de cabecera.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com