Kingdom Rush Frontiers es un juego interactivo desarrollado por Ironhide Game Studio, una compañía uruguaya fundada por tres personas en 2010, que actualmente cuenta con más de veinte personas en su equipo. Es posible que los reconozcáis por la saga de Kingdom Rush, disponible para navegadores web (aunque no completa), para smartphones y en las plataformas digitales de distribución de videojuegos Steam y GOG.

La Saga Kingdom Rush es una saga compuesta por tres juegos: Kingdom Rush, Kingdom Rush Frontiers y Kingdom Rush Origins. Los tres se corresponden con el género tower defense, un subgénero de los juegos de estrategia. La dinámica y objetivos en este género es simple: el jugador deberá emplazar diversas construcciones a lo largo de un camino, para evitar que el enemigo alcance un determinado punto. La no consecución de este objetivo llevará a una inevitable derrota, y al reinicio del nivel jugado. Por lo general, se pueden adquirir mejoras en las construcciones, o hacer que evolucionen a nuevos edificios, con una mayor defensa y potencia de fuego. Siempre con el objetivo de que los adversarios no alcancen el punto. Para falicitarnos esta ardua tarea, contaremos con la inestimable ayuda de un héroe.
Este pequeño avatar ayudará al jugador en la inmersión, permitiéndole imaginarse que está dentro del juego, y proyectarse en esos pocos píxeles que nos darán la sensación de ser el ansiado héroe que salvará al mundo. Para contribuir a esta inmersión, el juego nos brinda un amplio abanico de opciones: guerreros, ninjas, piratas, hechiceras, maestros de artes marciales, gólems, dragones e incluso monos. Si bien se presenta un gran surtido de opciones, se sigue echando en falta una mayor representación del género femenino, ya que predominan los avatares masculinos.

20170826154432_1

Estas figuras heroicas, como nuestras torres de combate, podrán subir de nivel, aprendiendo nuevas habilidades y creciendo junto con nosotras en esta divertida aventura.
Y es que este juego ante todo es divertido y desenfadado: la paleta de colores alegres y brillantes le da un aspecto agradable y engañosamente infantil, ya que el juego no deja de representar una guerra, donde nuestros soldados morirán una y otra vez. Al fin y al cabo, no dejan ser mera carne de cañón en el juego cuya única función es retrasar el avance de las unidades enemigas hasta que las unidades de arqueros, magos y artilleros terminen el desagradable trabajo. Este magno sacrificio de nuestras unidades puede provocar una leve disonancia ludonarrativa, ya que al poco de morir serán reemplazadas por unidades exactamente iguales (al menos en los niveles iniciales), o con pequeñas modificaciones de aspecto. Pese a este fallo menor, el sacrificio de estos soldados no será olvidado, ya que recibiremos un logro por entrenar tropas, en una especie de monumento a los caídos digital.

20170807150722_1

Volviendo al tema gráfico, está la mencionada paleta de colores, que le da un rasgo distintivo alegre y desafandado, que contrasta con el tono bélico del título. Esto hace que sea un juego para todos los públicos, ya que tanto los colores como los gráficos, de formas redondeadas y de trazo grueso, le dan un aspecto cautivador para todas las edades.
Esto no es aplicable a la curva de dificultad, ya que la mayoría de niveles sufren de la dinámica del ensayo-error para poder completarlos existosamente. En muchas ocasiones nos encontraremos con desagradables sorpresas, enemigos creando nuevos caminos de ataque, lo que nos hará replantear por completo toda la estrategia cuidadosamente planificada. Asimismo, no conoceremos la composición de las oleadas enemigas hasta poco antes de que aparezcan, lo que no deja margen de actuación ni improvisación, ya que los recursos son limitados y deberemos saber gestionarlos sabiamente, o nos quedaremos contemplando con impotencia cómo los preciados corazones, indicadores de vida, disminuyen dramáticamente hasta el cero, haciendo que perdamos, y obligándonos a repetir el nivel por completo.

Pero no todo son malas noticias en este aspecto, ya que al pasar cada nivel con éxito, nos recompensarán con hasta tres estrellas, que podremos invertir en mejoras para nuestras torres y los apoyos (la lluvia de meteoritos y los soldados de defensa). Y una vez conseguidas las tres estrellas de cada nivel, podremos rejugarlos en modos especiales que nos brindarán algunas estrellas extra. Estos modos especiales te forzarán a estar más atenta a la pantalla que el modo Historia, en el cual en ocasiones deberás esperar pacientemente a que pasen unas cuantas oleadas para subir de nivel y mejorar las torres. Toda esta dinámica se realizará con un simple click, haciéndolo de nuevo un juego accesible a todos los públicos, por su simpleza de mecánicas, aunque no es lo mismo con su curva de dificultad, como ya he mencionado previamente en estas líneas.

20170626205349_1

Para ir cerrando, debo comentar el modo Historia. Y es que aquí no tendremos una sucesión de niveles sin sentido, sino que el estudio se ha preocupado de darle una temática y una historia a cada región y escenario. Antes de entrar a cada región, se nos presentará una pequeña historia en formato cómic, aunando dos medios narrativos de forma perfecta. Por otro lado, antes de iniciar cada nivel habrá una pequeña introducción de texto que nos dará el contexto narrativo necesario para ponernos en el papel que nos toca representar de general encargado de la defensa del lugar.

20170808231201_1

Finalizo haciendo mención a que el juego, al ser desarrollado por un equipo uruguayo, está en español, aunque en ocasiones haya regionalismos propios, como puede ser el uso de la palabra “chance” para “oportunidad”, que puede romper ligeramente la inmersión al verla la primera vez. Por lo demás, los textos son impecables, plagados de referencias que harán las delicias de los más veteranos jugadores.

En resumen, Kingdom Rush Frontiers es un juego que esconde bastante complejidad estratégica bajo su apariencia alegre y desenfadada, y que permite jugarlo tanto en sesiones largas de varias horas como en pequeñas dosis de quince minutos. Un juego más que recomendable.

Este texto ha sido escrito sujetando una pipa falsa.
Todas las imágenes son capturas propias del juego.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com